Seguridad

Medidas excepcionales frente a la avalancha de inmigrantes en Melilla: un helicóptero de la Guardia Civil vigilará por la noche los 12 kilómetros de la valla fronteriza

Melilla está sufriendo este verano la mayor presión migratoria desde 2005, y la Delegación del Gobierno de la ciudad autónoma ha conseguido refuerzos de la Policía Nacional y la Guardia Civil para reforzar la seguridad del paso fronterizo. Además, un helicóptero vigilará por las noches la valla para evitar nuevas avalanchas de 'sin papeles'.

Según ha sabido El Confidencial Digital, el helicóptero ha empezado a operar esta misma semana, ante la amenaza de que un millar de inmigrantes de origen subsahariano estén preparados para saltar la valla fronteriza de Melilla.

El aparato, perteneciente a la Guardia Civil, se encargará de patrullar desde el aire a lo largo de los 12 kilómetros de la verja que separa la ciudad autónoma con Marruecos.

Las labores de vigilancia del helicóptero se realizarán durante las noches, iluminando todo el perímetro a través de unos potentes focos, para evitar que los inmigrantes aprovechen la oscuridad para pasar al otro lado de la valla.

De hecho, y según las fuentes consultadas por este diario, en lo que va de mes ya han conseguido saltar la valla unas 100 personas, después de dos acciones coordinadas en las noches del 19 y del 14 de agosto. Todos los que consiguieron pasar a suelo español fueron trasladados al Centro de Estancia Temporal de Inmigrantes de Melilla.

Desde la Guardia Civil explican que “la incorporación del helicóptero era fundamental para controlar la zona, ya que por la noche, los coches no tienen tanta visibilidad y es casi imposible evitar que algunos de los integrantes de una gran avalancha de personas pueda traspasar la verja”.

Los antidisturbios de la Policía y la Guardia Civil reforzarán la seguridad

Además de las labores de vigilancia del helicóptero de la Guardia Civil, la Delegación del Gobierno de Melilla ha logrado que el ministerio del Interior enviara a la ciudad autónoma al Grupo de Reserva y Seguridad de la Benemérita especializado en control de masas.

Junto a esos guardias civiles, también ha sido enviado un grupo de 15 agentes antidisturbios de la Policía Nacional, que se unirán a la Unidad de Intervención Policial que tiene ya sede fija en Melilla.

En opinión de los policías y guardias civiles consultados por ECD, “el despliegue organizado por la Delegación del Gobierno es de garantías, aunque la duda está en saber si Marruecos está poniendo el mismo empeño en evitar que lleguen a nuestra fronteras estas avalanchas de subsaharianos”.

Comentarios
Gratis
Quiero estar informado con el Boletín Diario en mi correo