Seguridad

Para vender alarmas y cámaras de seguridad

“Mirad lo que le ha pasado a vuestros vecinos”. Comerciales de seguridad invadieron Guadalajara

El día en el que se conoció el cuádruple asesinato, desembarcaron en la urbanización Las Suertes y visitaron todas las casas

Domicilio de la familia brasileña asesinada en Guadalajara
photo_camera Domicilio de la familia brasileña asesinada en Guadalajara

Muchos vecinos de la urbanización Las Suertes, donde fue hallada asesinada la familia brasileña,  no salían de su asombro: apenas habían pasado unas horas y la zona ya se había llenado de comerciales de empresas de seguridad. “Mirad lo que les ha pasado a vuestros vecinos”, les decían mientras les ofrecían alarmas y cámaras de vigilancia.


La tranquila localidad alcarreña de Pioz, con apenas 3.500 habitantes y situada a 50 kilómetros de Madrid capital, se vio sobresaltada el pasado domingo cuando la Guardia Civil confirmó el hallazgo de cuatro cuerpos –dos de ellos descuartizados- en un chalet de la urbanización Las Suertes.

Se trataba del matrimonio brasileño Marcos Campo y Janaína Santos, de 39 años, y de sus dos hijos de uno y cinco años de edad. Los dos adultos habían sido desmembrados e introducidos en bolsas de plástico, mientras los niños aparecían con signos de haber sido degollados. Se estima que fueron asesinados hace más de un mes. De las causas o autores del crimen –se sospecha de sicarios llegados desde Brasil- poco se sabe: el juez ha decretado secreto de sumario.

La noticia provocó un fuerte impacto entre los vecinos de esta urbanización de 596 chalets próxima a Pioz, una pedanía en la que nunca había ocurrido nada semejante. Quizás “algún robo, como en todas las urbanizaciones, pero lo normal”.

Policías, periodistas… y comerciales de seguridad

Ahora, explican algunos de sus habitantes a ECD, viven con cierto miedo. “Es inevitable no tenerlo”. “Vemos las noticias y escuchamos como murieron… parece sacado de una película de terror” asegura por teléfono a este confidencial una persona que reside a escasos metros de la casa donde se cometió el crimen.

Desde el domingo, la zona vive bajo el continuo trasiego de agentes de las fuerzas del orden, periodistas y, lo que más ha sorprendido a los vecinos, comerciales de empresas de seguridad. Pocas horas después de saltar la noticia comenzaron a llegar al municipio y a hacer su labor de venta puerta por puerta.

“Mirad lo que les ha pasado a vuestros vecinos”

Nos decían mirad lo que les ha pasado a vuestros vecinos”, y les instaban a adquirir productos de seguridad como alarmas o cámaras de video vigilancia. Fueron varios los vecinos que decidieron adquirir alguno de estos sistemas. “Porque el miedo vende mucho” aseguran a ECD un habitante de la urbanización.

El malestar ante esta visita inesperada es palpable entre los vecinos. Y es que, según cuentan, su labor comercial fue bastante insistente. Algunos incluso recibieron en su domicilio a varias personas de una misma empresa durante el mismo día. “Yo me he negado –a comprar- porque este es un lugar seguro, no me van a convencer” asegura un habitante de Las Suertes.

El vídeo del día

La pandemia de coronavirus suma cerca de 630.000 casos a nivel mundial.

Consideran que estas visitas se han realizado con ‘poco tacto’. “Lanzaron una manada de vendedores para que fuesen llamando a todos los chalets”. Algunos consideran que no hay motivo de preocupación, ya que la urbanización cuenta con vigilancia 24 horas y patrullas nocturnas a cargo de una empresa de seguridad. 


Comentarios
Somos ECD
¿Quieres ser protagonista del Confidencial Digital?