Seguridad

Órdenes sin precedentes a la policía: Ni banderas republicanas ni de ultraderecha, ni senyeras esteladas, ni elefantes, ni Urdangarín, registros de mochilas y cacheos en el estadio

Un intenso despliegue policial en los accesos al Vicente Calderón decomisará cualquier enseña que no sea constitucional e impedirá la entrada de carteles contra la Corona y las instituciones

Ganadores de la Copa del Rey 2012
photo_cameraGanadores de la Copa del Rey 2012

Los independentistas vascos y catalanes y los grupos de extrema derecha tendrán difícil aprovechar la final de la Copa del Rey para dar rienda suelta a sus reivindicaciones.

Según información recogida por Confidencial Digital en fuentes de la seguridad del Estado, los agentes de la Unidad de Intervención Policial encargados del control de los accesos al estadio del Atlético de Madrid han recibido orden tajante de no permitir el paso al estadio de cualquier material que pueda suponer una ofensa contra los “símbolos constitucionales de España”.

En concreto, “se impedirá introducir al campo de cualquier bandera no reconocida a día de hoy por la Constitución, ya sea la catalanista estelada, la republicana o la franquista con el águila, por ejemplo”.

Ofensas a la Corona, no

Igualmente, al policía tiene instrucciones de requisar cualquier cartel que ofenda a la Corona. Las fuentes consultadas explican: “La propia Constitución recoge en su articulado que se considerará delito el ataque a la institución, por lo que se hará cumplir la Ley”.

Por tanto, “no se permitirán pancartas con caricaturas del rey, con elefantes, o de Iñaki Urdangarín encarcelado, como han promovido desde varias plataformas”.

Para evitar la entrada de material de ese estilo, “se registrarán las bolsas y mochilas de todos los aficionados, y también se les cacheará, para comprobar que no esconden ninguna bandera o pancarta que ataque a los símbolos constitucionales”.

Con el objetivo de evitar un colapso a las puertas del estadio, “iniciaremos ese control cuatro horas antes de que empiece el partido”, han explicado fuentes policiales a las que ha tenido acceso ECD.

Impedir que sea un acto de reivindicación política

Las fuentes consultadas explican que las estrictas instrucciones de cara a la final de la Copa fueron aprobadas en una reunión de coordinación entre la Delegación del Gobierno de Madrid, la Jefatura Superior de Policía, y los responsables de la Unidad de Intervención Policial, cuyos efectivos se desplegarán en los alrededores y en el campo.

En ese encuentro, los asistentes se marcaron como objetivo prioritario “impedir por todos los medios que un evento deportivo se convierta en un acto de reivindicaciones políticas y de ataque a las instituciones del Estado”.

Desde la Unidad de Intervención Policial de Madrid aseguran que “con las medidas de prevención ordenadas, y pese a que se nos pueda ‘colar’ alguna bandera o pancarta, tenemos la seguridad de que la operación será un éxito y no se repetirán las imágenes de la final de Copa entre los mismos equipos de hace dos años”.

Evitar altercados entre las aficiones

El despliegue organizado para garantizar la seguridad durante la final de Copa del Rey lo forman un total de 2.300 agentes, entre Policía Nacional, Municipal, Guardia Civil, Mossos d’Esquadra y Ertzaintza. De todos ellos, la Unidad de Intervención Policial es la que más efectivos aporta, con un total de 1.500 agentes antidisturbios.

Dichos agentes estarán repartidos en un total de 20 grupos: diez procedentes de la UIP de Madrid, 3 de la Central, y el resto llegados de Valladolid, La Coruña, Vigo y Valencia.

Además de controlar los accesos al estadio Vicente Calderón, los antidisturbios se encargarán de evitar incidentes entre las aficiones del Fútbol Club Barcelona y del Athletic de Bilbao: “el desplazamiento de los seguidores de ambos equipos hasta el estadio estará custodiado por nuestros agentes”.

También se destinará un nutrido grupo de antidisturbios para cubrir la manifestación de Falange, que ha sido autorizada finalmente por el Tribunal Superior de Justicia de Madrid: “El objetivo es evitar que se crucen con aficionados de cualquiera de los dos equipos y se pueda provocar una pelea en la calle”.

Desde la Policía Nacional explican que “el dispositivo de seguridad se ha dividido en tres fases: la previa al encuentro, durante el partido, y una vez concluida la final. Deberemos estar especialmente atentos a la salida del estadio de las dos aficiones y a la posible celebración por las calles de Madrid”,

“Tenemos informes –añaden las mismas fuentes- sobre los grupos de seguidores más violentos de ambos equipos, que ya han promovido altercados durante la temporada en otros estadios. Será a ellos a los que se hará un seguimiento exhaustivo durante toda la jornada”.

Multas a los clubes si ‘animan’ a pitar el himno

Además de controlar el acceso de banderas no constitucionales y de pancartas ofensivas contra la monarquía, el Gobierno quiere rebajar, en la medida de lo posible, la previsible pitada al himno de España por parte de las dos aficiones.

Para ello, además de haber acordado con la Casa del Rey que se emita la versión más reducida del Himno Nacional, con una duración no superior a los 27 segundos, desde el Ejecutivo se ha lanzado una advertencia a las directivas de los dos clubes, avisándoles de que “serán multados si con sus declaraciones incitan a las aficiones a pitar el himno de España”.

El martes, el presidente del Fútbol Club Barcelona, Sandro Rosell, se manifestó sobre este asunto afirmando que “animaba a los aficionados del Barça a expresarse libremente durante la celebración de la final de Copa del Rey”.

Comentarios
Somos ECD
Queremos escucharte y queremos que nos ayudes