Seguridad

Sáenz de Santamaría se olvidó de Luis de Guindos en la Comisión Delegada para Asuntos de Inteligencia, y Presidencia del Gobierno tuvo que rectificar su error

Una de las primeras disposiciones del nuevo Gobierno fue reorganizar las comisiones delegadas para adaptarlas a la nueva estructura ministerial. Entre ellas, la comisión para Asuntos de Inteligencia. Sin embargo, Presidencia se equivocó, dejó fuera a Luis de Guindos, ministro de Economía, y tuvo que corregir su error.

La ausencia era tanto más relevante cuando la intención del Gobierno es dar, dentro de los cometidos y misiones del CNI, especial importancia a los asuntos económicos, y el titular de Economía es precisamente una de las personas más afectadas.

La adaptación de las comisiones se aprobó el 30 de diciembre, mediante el real decreto 1886/2011, que estableció la composición y funciones de las comisiones delegadas del Gobierno: para Situaciones de Crisis, para Asuntos Económicos, para Asuntos de Inteligencia, para Política Científica y Tecnología, para Política de Igualdad y para Asuntos Culturales. El fallo se produjo en la segunda.

Una semana después, el 6 de enero, el Boletín Oficial del Estado publicaba una “corrección de errores”, precisando que donde decía que forman parte de la comisión “los ministros de Asuntos Exteriores y Cooperación, Defensa y del Interior”, debía decir esos tres más el de Economía y Competitividad.

La reforma del CESID

La reforma del CESID aprobada en 2002 se aprovechó para organizar la comunidad de inteligencia, mediante la creación de un nuevo órgano en forma de comisión delegada del Gobierno a través del cual se establecieran las necesidades de información del Gobierno mediante la Directiva de Inteligencia y sirviera para coordinar a los distintos organismos, e informar a los responsables ministeriales.

La Comisión Delegada para Asuntos de Inteligencia es la encargada de proponer al Presidente del Gobierno los objetivos anuales de los servicios, y aquellos que han de integrarse en la Directiva Anual de Inteligencia, cuyo su contenido es secreto y que puede ser modificada según aparezcan nuevas necesidades o amenazas.

La Directiva de Inteligencia era inicialmente elaborada por el CNI, de acuerdo a sus estimaciones, pero desde el año 2009 se sigue una ruta distinta. En el mes de marzo de cada año, las diversas instituciones (ministerios de Defensa, Interior, Economía, Industria...), presentan al CNI sus necesidades de inteligencia.

En función de esas necesidades y de las capacidades, medios y recursos disponibles el CNI, presenta en septiembre un borrador ante la Comisión Delegada del Gobierno para Asuntos de Inteligencia, que puede cambiar las prioridades y aprueba la Directiva de Inteligencia para el año siguiente.

El CNI, pero no policía y guardia civil

La Comisión Delegada del Gobierno para Asuntos de Inteligencia, que se reúne al menos una vez al mes, vela por la adecuada coordinación de todos los servicios de información e inteligencia del Estado para la formación de una comunidad de inteligencia.

Esta presidida por el vicepresidente del Gobierno que designe el Presidente (actualmente, Soraya Sáenz de Santamaría) y la integran los ministros citados, así como el Secretario general de la Presidencia, el Secretario de Estado de Seguridad, y el Director del Centro Nacional de Inteligencia, que actúa como secretario.

En ámbitos de la seguridad se ha criticado la ausencia de los responsables de los servicios de información de la Policía y Guardia Civil (aunque asista el Secretario de Estado de Seguridad), y del responsable de la inteligencia militar.

Comentarios
Somos ECD
Periodismo libre, valiente, independiente, indispensable