Seguridad

Ante la Comisión de Secretos Oficiales

Sanz Roldán se ha visto forzado a informar sobre las grabaciones a Corinna

El director del CNI ha optado por comparecer voluntariamente en el Congreso antes de que le ‘obligue’ Podemos

Félix Sanz Roldán ya ha registrado una petición en el Congreso para acudir a aclarar la relación entre el CNI y Corinna zu Sayn-Wittgenstein. El director del servicio secreto, que esperaba adoptar un perfil discreto al respecto, ha dado un paso al frente para evitar que sea la oposición quien fuerce su convocatoria.


En el Centro Nacional de Inteligencia dan “nula credibilidad” al contenido de las cintas filtradas la pasada semana, en las que Corinna acusa al rey emérito Juan Carlos de blanqueo de dinero y asegura que el director del CNI le amenazó gravemente. Consideran que el origen de la información, que sitúan en el entorno del ex comisario Villarejo, invalida cualquier posibilidad de “tomarla en serio”.

Según contó ECD, el Centro Nacional de Inteligencia tenía previsto evitar involucrarse en la polémica. No estaba previsto ni siquiera un comunicado con su posición oficial. Sin embargo, el director ha optado por adelantarse a los acontecimientos y solicitar su comparecencia voluntaria en el Congreso ante la Comisión de Control de los Créditos Destinados a Gastos Reservados, antes conocida como de Secretos Oficiales.

Lo que se cuente en dicha comisión no podrá ser hecho público por ninguno de los portavoces de los distintos grupos parlamentarios. Sin embargo, el director del CNI no tenía previsto en un principio acudir al Congreso. Lo hará para evitar que sea la oposición, principalmente Podemos, quien fuerce su convocatoria y le obligue a ir. Así lo admiten fuentes conocedoras de este movimiento.

Cuando saltó el escándalo, el diputado de Izquierda Unida Alberto Garzón aseguró que estaba preparando varias “iniciativas” parlamentarias para que tanto Sanz Roldán como la ministra de Defensa Margarita Robles sean convocados a comisión por la Diputación Permanente del Congreso.

Sin embargo, la presencia de Podemos en dicha comisión está en entredicho. A ella sólo pueden acudir los portavoces de los grupos parlamentarios y no es posible delegarlo en otro compañero de bancada. Con la baja por maternidad de Irene Montero, es más que probable que nadie de Podemos pueda conocer lo que va a decir Sanz Roldán.