Seguridad

El asalto con rehenes a la embajada de Corea del Norte, un “trabajo interno” para evitar una deserción en España

La inteligencia española relaciona el suceso con la misteriosa desaparición y posible traición del embajador norcoreano en Italia el pasado mes de noviembre

Kim Jon Un con Donald Trump durante su encuentro en Vietnam.
photo_cameraKim Jon Un con Donald Trump durante su encuentro en Vietnam.

Tarde del viernes 22 de febrero. La habitual tranquilidad del madrileño barrio de Aravaca se rompió con la aparición de una decena de vehículos de la Policía Nacional y del Samur en torno al número 43 de la calle Darío Aparicio. Ahí es donde está la sede de la reservada embajada de Corea del Norte en España. A menos de un kilómetro de la blindada sede del Centro Nacional de Inteligencia.

Horas antes, un grupo de hombres había tomado la embajada. Una de las trabajadoras diplomáticas consiguió escapar y, a gritos en coreano, pidió ayuda a los vecinos en plena calle.

Amordazados

Agentes de policía se personaron en el lugar y se la llevaron a comisaría, donde un intérprete les tradujo lo que denunciaba: Unos hombres habían entrado en la embajada y amordazado al personal diplomático.

La patrulla que se presentó allí pudo hablar con un hombre de “rasgos asiáticos” -tal y como ha podido saber ECD- que les abrió la puerta, con un traje negro similar a los que lleva Kin Jon Un y un pin del dictador. Les dijo que no ocurría nada. Los agentes se quedaron en los alrededores suficiente tiempo como para ver que poco después dos coches de alta gama abandonaban el recinto. A bordo pudieron distinguir a la persona con la que habían hablado.

Requisaron ordenadores

Minutos más tarde comenzaron a salir de la embajada el personal que había permanecido amordazado y maniatado durante cuatro horas. Pese a que se registraron intervenciones sanitarias a varias personas por heridas leves, no hubo denuncias.

La Comisaría General de Información, que ha tomado las riendas de la investigación, también constató que los asaltantes había sustraído equipos informáticos y se los habían llevado durante su huída.

Un “trabajo interno”                 

El suceso plantea numerosas dudas sobre la autoría y móvil de los asaltantes. Dudas intensificadas por el carácter misterioso que rodea cualquier actividad del régimen más hermético del mundo.

Lo ocurrido en la tarde de ese viernes 22 de febrero también genera incógnitas entre las fuerzas de seguridad y la inteligencia española que investigan el suceso. Pero según fuentes bien situadas a las que ha podido consultar ECD, hay una cosa bastante clara: Los asaltantes fueron “norcoreanos”.

Las sospechas de los investigadores giran en torno a una hipotética operación internacional del régimen de Kin Jon Un relacionada con la extraña desaparición del embajador norcoreano en Italia el pasado mes de noviembre.

La fuga del embajador italiano

La huida de Cho Seong-gil, que se hizo pública en enero, supuso un golpe duro para la imagen del régimen norcoreano. Las sospechas apuntan a que pudo haber desertado a Corea del Sur junto a su mujer. De ser así, se trataría del mandatario de más alto nivel que ha desertado desde que Kim Jon Un llegase al poder en 2011, superando la deserción del número dos de la emabajada en Londres en 2016.

Desde la desaparición del embajador en Italia, explican las fuentes de inteligencia consultadas por ECD, Corea del Norte habría intensificado sus labores de contrainteligencia para evitar que se produzca algo similar en otras embajadas. Y menos antes de una cita tan crucial para el país como el encuentro en Vietnam entre Kim Jon Un y Donald Trump de ayer para hablar de la desnuclearización del país.

Las pesquisas policiales, en las que como ha sabido ECD también participa el CNI, apuntarían a que quien entró en la embajada norcoreana en Madrid fueron agentes del Departamento de Seguridad Estatal norcoreano desplazados a la capital de España ex profeso  para “algún tipo de misión de contrainteligencia”. Por ello, creen, ningún trabajador de la delegación diplomática ha presentado denuncia alguna por estos hechos.

Para los que apoyan el periodismo de exclusivas

Confidencial Digital publica noticias exclusivas, que solamente se leen en estas páginas. Y ha creado una comunidad de amigos, Somos ECD, a quienes además se ofrece otras informaciones más, para que sean lectores mejor informados aún, junto con varios servicios y ventajas. Súmate a este proyecto periodístico incorporándote a Somos ECD.

Comentarios
Somos ECD
¿Buscas un medio de información libre, que no se casa con nadie?