Seguridad

La Audiencia Nacional reabre la investigación del incendio del Windsor tras las revelaciones de Villarejo

El caso se cerró sin sentencia judicial tras un acuerdo confidencial entre las partes implicadas. Los papeles del ex comisario insinúan que fue parte de una operación para proteger a Francisco González

Edificio Windsor.
photo_cameraEdificio Windsor.

La Audiencia Nacional va a abrir una investigación sobre el incendio del edificio Windsor, que resultó completamente calcinado el 12 de febrero de 2005. Hoy exactamente se cumplen 14 años.

Según ha sabido ECD de fuentes judiciales bien situadas, la Audiencia Nacional va a solicitar a Moncloa.com todos los datos referentes a la posible relación del ex comisario Villarejo con la catástrofe del Windsor. Y confirman que con esos datos se va a reabrir la investigación, cerrada en su día sin conclusiones.

La relación de ambos se remontaría a la denominada ‘Operación Trampa’, el dispositivo de inteligencia, escuchas y operaciones encubiertas que puso en marcha el ex comisario por encargo del BBVA. El objetivo era proteger a la entidad y a su cúpula del ‘asedio’ al que estaba siendo sometido el Consejo de Administración por parte de la constructora Sacyr, en su intento por hacerse con el control del banco.

En ese marco, según desgranan los papeles de Villarejo desvelados hoy, Sacyr intentaba dañar a Francisco González con unas supuestas irregularidades cometidas durante la venta de FG Valores, empresa fundada por el que luego sería presidente de BBVA, a la firma Merryl Lynch.

En plena investigación judicial sobre este movimiento, la fiscalía solicitó a Deloitte que entregara toda la información referente a la auditoría realizada por la firma antes de la venta de FG Valores. La petición se realizó el viernes 11 de febrero de 2005.

La única copia que existía de esos documentos se encontraba sobre la mesa de un socio de Deloitte, en un despacho de la planta 23 del edificio Windsor donde se ubicaba entonces la sede central de la consultora en Madrid.

El incendio, que según las investigaciones se originó en la planta 21 presuntamente por un cigarrillo mal apagado, acabó calcinando toda la torre y destruyendo todos los documentos. Así lo confirmaría días después Deloitte a la fiscalía cuando esta envió un emisario a por los papeles.

En los documentos filtrados de Villarejo se cita textualmente una ‘misión’, denominada ‘Proyecto Trampa’, para evitar que esos papeles fuesen entregados a la fiscalía.

Ahora, tal y como ha confirmado ECD, las revelaciones serán investigadas en una pieza separada en la Audiencia Nacional.

Comentarios
Somos ECD
¿Quieres ser protagonista del Confidencial Digital?