Seguridad

Bomberos de Galicia alertan: las cámaras y los drones contra incendios son inútiles

Consideran una campaña de marketing los nuevos dispositivos y reclaman un refuerzo de los agentes forestales. La Xunta responde: ha incorporado este año a 548 nuevos efectivos

Incendio en Bayona, Pontevedra.
photo_cameraIncendio en Bayona, Pontevedra.

La Xunta de Galicia ha terminado este año la implantación de 118 cámaras que vigilarán el monte con el objetivo de prevenir los incendios. Según informes de la Consellería del Medio Rural, permitirán monitorizar más del 50% del territorio, casi dos millones de hectáreas.

Otra de las novedades anunciadas por la Xunta es la utilización de drones, que "incorporarán cámaras de vídeo y térmicas para mejorar la vigilancia móvil en las montañas".

Estas medidas se encuentran dentro del Plan de Prevención y Defensa contra los Incendios Forestales de Galicia (el plan Pladiga) que está en vigor desde el 2 de mayo de este año. En él se matiza que estas cámaras están situadas en 77 zonas con alta actividad incendiaria.

En el documento del plan Pladiga también se detalla que la cifra de efectivos movilizados para prevenir y extinguir incendios este año es de 7.000 efectivos, contando las de la propia Junta, la Administración del Estado y los ayuntamientos, con el apoyo de unas treinta bombas aéreas y 360 motos, entre otros medios.

"La Xunta vende la moto"

Sin embargo, según ha podido conocer Confidencial Digital, desde la Agrupación Profesional de Bomberos de Galicia (Apropiga) no consideran que estas medidas tomadas por el ejecutivo gallego sean suficientes y declaran que "la Xunta vende un poco la moto anunciando estas novedades".

Entre sus reivindicaciones se encuentra la falta de personal de bomberos forestales en las brigadas y la falta de personal en los puntos estratégicos de vigilancia y emisoras en los distritos.

Destacan que, a pesar de que la Xunta ponga sobre papel que hay 7.000 efectivos trabajando, "la realidad es que los trabajadores viven una situación precaria", pues muchos tienen estos trabajos de forma temporal y, sobre todo, los efectivos no están "bien gestionados".

Una de las preocupaciones que más destacan es la falta de personal en los puntos de vigilancia. Señalan que apenas la mitad de los puntos cuentan con personal las 24 horas.

El principal desencadenante, explican, es que el Ministerio de Medio Ambiente Rural no cubre víctimas, vacaciones o permisos de personal, por lo que encontramos brigadas con un solo efectivo o cabinas de vigilancia cerradas.

En cuanto a las cámaras, explican que estas no son 360 grados. Es decir, que solo "miran" en una dirección, lo que les parece que es efectivo "a medias". Además, destacan que, a veces, mediante estas cámaras es difícil distinguir si está habiendo un fuego o no.

Lo mismo, dice, pasa con los drones: "está por determinar su efectividad". Señalan que estos aparatos se tienen que desplazar entre cinco y diez hectáreas para hacer una panorámica del incendio.

Destacan que no se ha establecido aún una coordinación efectiva con los mismos. "si coinciden con los helicópteros, podrían provocar accidentes". Aclara que no queda claro aún cómo y en qué circunstancias van a hacer uso de ellos.

Eficacia probada de las cámaras y nuevas vacantes

Confidencial Digital ha contactado con la Xunta de Galicia para que pudieran responder a las reivindicaciones hechas por los bomberos.

Desde el ejecutivo gallego señalan que la eficacia de las cámaras sí está probada "no solo cuando se trata de detectar incendios forestales, sino también de seguir su evolución". Señalan que su potencial radica en identificar puntos calientes, columnas de humo y verificar si está ocurriendo un incendio.

Destacan que esta red de videovigilancia, que monitorea más de la mitad del territorio gallego, está supervisada por el centro de coordinación central ubicado en Santiago de Compostela y en los centros de coordinación provinciales, así como por los centros de coordinación de cada distrito.

En cuanto a lo drones sí confirman que todavía está por adaptarse su funcionamiento al tratarse de una novedad. Sin embargo, alegan que tendrán gran utilidad por las cámaras de vídeo y térmicas que tienen incorporadas.

Otra de las cuestiones que planteaba Apropiga es el hecho de que Interior envíe militares a la zona que desconocen el terreno en el que trabajan. Ante esto, la Xunta ha sido clara: son una ayuda para un operativo de más de 7.000 personas.

Destacan, ante la reivindicación por la falta de personal, que la Xunta ha lanzado este año 548 nuevas vacantes cuyos seleccionados ya están trabajando en las labores de prevención y extinción.

Por último, aclaran que "la coordinación entre todas las administraciones y agentes involucrados es máxima" porque en Galicia existe "una figura de comando única" que corresponde al director de extinción de incendios. Todo el personal involucrado en la extinción responde ante él.

Para los que apoyan el periodismo de exclusivas

Confidencial Digital publica noticias exclusivas, que solamente se leen en estas páginas. Y ha creado una comunidad de amigos, Somos ECD, a quienes además se ofrece otras informaciones más, para que sean lectores mejor informados aún, junto con varios servicios y ventajas. Súmate a este proyecto periodístico incorporándote a Somos ECD.

Comentarios
Somos ECD
¿Buscas un medio de información libre, que no se casa con nadie?