Seguridad

“Borrad la agenda”, “no confiéis en nadie”: pánico en los CDR por los ‘topos’

El miedo a los infiltrados policiales se extiende entre los Comités de Defensa de la República. Algunas células están extremando las medidas de precaución

Manifestantes se dirigen por carretera al aeropuerto de El Prat.
photo_cameraManifestantes se dirigen por carretera al aeropuerto de El Prat.

“Los CDR han evolucionado hasta el estadio de máxima clandestinidad, donde los miembros que permanecen son los más comprometidos con la ‘causa’. Para conseguir dicha clandestinidad, los CDR se han dotado de avanzadas medidas de seguridad, principalmente en sus comunicaciones, debido a que las acciones llevadas a cabo han ido aumentando paulatinamente de intensidad, conscientes de la naturaleza ilícita de las mismas y de la responsabilidad penal que éstas pudieran acarrear...”.

Así describen los agentes de Información de la Guardia Civil en Cataluña las crecientes medidas de seguridad de algunos miembros de los Comités de Defensa de la República en los últimos tiempos, según un informe que consta en el sumario de la investigación de la Audiencia Nacional los independentistas radicales detenidos en septiembre por preparar explosivos para cometer ataques.

Precisamente esas detenciones, a finales de septiembre, desataron entre los independentistas que integran estos grupos radicales cierta histeria por miedo a los ‘topos’ de las Fuerzas de Seguridad, a tener pinchados los teléfonos...

Confidencial Digital ha podido comprobar que esa sensación de histeria, de pánico, de paranoia por la infiltración policial ha rebrotado en las últimas semanas, coincidiendo con la oleada de protestas del independentismo catalán contra la condena a los líderes de la intentona secesionista de 2017.

Dos tipos de alertas

ECD ha tenido acceso a una amplia variedad de mensajes que en las últimas semanas se han publicado y han circulado en los grupos de Telegram en los que los independentistas más movilizados preparan y anuncian sus acciones, como cortes de calles y carreteras: tanto de Comités de Defensa de la República de determinados municipios y comarcas de Cataluña y de barrios de Barcelona, como de otros grupos similares que han ido surgiendo en los últimos tiempos.

En estas últimas semanas se han multiplicado en estos grupos dos tipos de mensajes. Por un lado, están circulando con profusión consejos, algunos en modo de lista, de supuestos colectivos expertos en seguridad tecnológica, que servirían para evitar que las Fuerzas de Seguridad ‘fichen’ a los participantes en estas protestas y acciones de bloqueo y boicot.

Por otro lado, también son frecuentes los mensajes en los que activistas por la independencia, en grupos de discusión, muestran su inquietud ante la posibilidad de estar siendo ‘controlados’, al menos en lo que se refiere a su teléfono móvil y a esas grupos de Telegram, por las mismas Fuerzas de Seguridad.

Consejos de seguridad

En cuanto al primer tipo de mensajes, están circulando algunos difundidos por diversos colectivos que en los últimos meses e incluso años han ganado mucha notoriedad entre el independentismo catalán más movilizado, como Anonymous Catalonia.

Este y otros grupos, así como incluso ‘personalidades’ de referencia en el secesionismo, han puesto en circulación en los últimos días y semanas consejos concretos para evitar dejar rastro en este tipo de acciones.

Están difundiendo recomendaciones de seguridad en las comunicaciones como las siguientes:

-- “Seguridad en Telegram, cinco cosas imprescindibles:

1) Retirar los permisos de acceso a los contactos del móvil;

2) Borrar la agenda interna de contactos propia de Telegram;

3) Remover la configuración hasta encontrar la opción que oculta el número del teléfono;

4) No ponerse fotos de perfil reconocibles. Ponerse una anónima y asegurarse de que se borran las previas;

5) Ponerse alias, pero que no sea @+Nombre+Apellidos”.

Algunas son más técnicas y sofisticadas:

-- “Alerta: intentad tener estar opciones controladas por seguridad:

- Código de acceso y Touch ID & Verificación en dos pasos por si os roban / requisan el teléfono, para que de primeras no puedan entrar;

- Esconded el número de teléfono, última conexión, limitad la foto de perfil, y no poned al usuario nombre, apellidos y foto;

- Activad que la cuenta se elimine automáticamente al cabo de unos meses / semanas. Si estáis preparando acciones o actos comprometidos esto es esencial ponerlo a pocos días a posteriori;

- No sincronicéis los contactos y si tenéis que hablar con alguien directamente preguntadle el usuario por Signal u otro lugar, nunca de forma directa;

- Borrad las fotos de perfil que habéis tenido anteriormente, se puede hacer cuando vais a configuración y clicáis sobre el avatar, podréis ver/eliminar las que habéis usado anteriormente.

- Borrad las conversaciones a menudo y pensad siempre qué encontrarán si ahora mismo os entran al teléfono, simplemente haciendo habitual esta práctica evitaremos daños mayores”.

Otras recomendaciones son más caseras, más sencillas, con un aviso incluido sobre el carácter de las acciones de protesta que organizan y preparan estos grupos:

-- “Para tener una red segura, recordad que hay que borrar los historiales de los grupos y chats privados cada noche, todo bien limpio.

Recordad que no vamos a pasar el día a Port Aventura.

Pedimos vuestra colaboración para mantener un buen nivel de seguridad personal y colectiva”.

Además, en algunos grupos están utilizando herramientras “anti-trolls”, ya que los independentistas constatan que determinados canales de Telegram poco restringidos “han quedado infestados de trolls españolistas”, según los denominan.

Esas herramientas tratan de forzar a los usuarios del canal a identificarse ante los administradores del canal, pero no es del todo exitosa.

De hecho, ECD ha podido comprobar que al menos ha habido un caso concreto de una “infiltración españolista” que ha acabado en denuncia. Según ha relatado con posterioridad en uno de estos grupos, un usuario que en realidad no era independentista, al ver que otros usuarios estaban difundiendo información -supuestamente- sobre cómo fabricar cócteles molotov, aprovechó para hacer pantallazos y apuntar el número de teléfono de esas personas que especulaban con los artefactos incendiarios.

Después, denunció los hechos a la Policía Nacional, que se habría puesto a investigar el asunto para tratar de identificar a los responsables de esos planes, difundidos en uno de estos grupos de Telegram de CDR y similares. Los administradores se percataron de la “infiltración”, y expulsaron al “topo”, en este caso no un agente de las Fuerzas de Seguridad sino un antiindependentista.

Miedo a los topos: “No confiéis en nadie”

“Nuestro grupo ya no lo usamos, no me fío un pelo”: también independentistas de estos grupos, a título individual, están estos días propagando el temor a los infiltrados y a que pueda haber policías vigilando lo que se vuelca en los chats de Telegram.

Más de uno se pregunta, de forma que el resto le secunda, si entre las decenas, a veces cientos de personas de canales que parecen restringidos, “¿Creéis que no hay ningún topo?”.

“Este no es el lugar para hablar de eso”, cortan en alguna ocasión los más concienciados, para evitar que alguien ‘se caliente’ y cuente en uno de estos canales datos claves de próximas movilizaciones, como nuevas acciones para bloquear el tráfico en carreteras de Cataluña.

Algunas recomendaciones que están rebotando entre grupos de los CDR y de otros colectivos independentistas pone el foco en esa necesidad de evitar publicar datos de acciones sensibles:

-- “No habléis de cosas ilegales en grupos públicos, eso sólo en grupos privados con personas que conocéis. Borrad conversaciones y salid de los grupos”.

-- “Vigilad, no confiéis en nadie. No es posible hablar de acciones ilegales en un grupo con cien personas”.

Por último, cabe reseñar un caso real. Tras hablar de ciertos preparativos para una próxima acción de bloqueo de carreteras, uno de los impulsores de un grupo explica que ha hablado con un contacto de un sindicato independentista, y en dicha conversación han aumentado sus temores:

-- “Ya me he acojonado cuando me han dicho que puede ser que tenga los teléfonos pinchados (al final de la llamada)”.

Comentarios
Somos ECD
Periodismo libre, valiente, independiente, indispensable