Seguridad

Células del Daesh se instruyen para atentar en Europa con armas químicas

Un equipo de expertos del Consejo de Seguridad de la ONU alerta de la proliferación de cursos online para formar a lobos solitarios

Militantes del Estado Islámico en Siria.
photo_cameraMilitantes del Estado Islámico en Siria.

Tocados, pero no hundidos: los yihadistas del Daesh han perdido el territorio que llegaron a controlar en Siria e Irak, pero continúan causando problemas en estos países de Oriente Medio y además suponen una amenaza para otros países, especialmente en Occidente.

Así lo pone de relieve un informe reciente de la ONU, consultado por Confidencial Digital, que advierte ahora del posible uso de armas químicas por parte de este grupo terrorista.

“La amenaza más inmediata para la seguridad mundial”

El Consejo de Seguridad de la ONU creó un comité y un “Equipo de Apoyo Analítico y de Vigilancia de las Sanciones” sobre el Estado Islámico en Irak y Levante (Daesh), Al Qaeda y otros grupos similares que operan en Siria e Irak.

Hace unas semanas ese equipo remitió a la presidencia del Consejo de Seguridad de la ONU un informe en el que analiza la situación en la que se encuentra el Daesh después de que el pasado mes de marzo los yihadistas perdieran su último bastión: Baghuz, en Siria. Esa caída se interpretó como el fin del “califato” proclamado en 2014 por el “califa” Abu Bakr Al-Baghdadi, pero lo cierto es que muchos de sus miembros siguen operando en el noroeste de Irak y en zonas de Siria.

El informe del equipo de vigilancia creado por el Consejo de Seguridad de la ONU, en base a información pública pero también con datos aportados por varios estados, concluye que, en la pugna con Al Qaeda por el liderazgo mundial del yihadismo, Daesh es mucho más fuerte en materia de finanzas, cobertura mediática, experiencia de combate y actividades terroristas que el grupo fundado por Osama Bin Laden, y sentencia que continúa siendo “la amenaza más inmediata para la seguridad mundial”.

Esa amenaza no sólo se cierne en los países en los que el Daesh tiene sus bases, como Irak, Siria y algunas zonas de África. Los expertos de la ONU consideran que los dirigentes de la organización terrorista pretenden establecer células durmientes en el territorio que controlaron “como preparación para un eventual resurgimiento”. Además, utiliza la propaganda “para mantener la reputación del grupo como la principal marca terrorista mundial: el califato virtual”.

De ahí que adviertan que “si cuenta con tiempo y espacio para reinvertir en una capacidad de operaciones externas”, el Daesh “dirigirá y facilitará ataques internacionales, además de los ataques que inspira, que siguen produciéndose en muchos lugares del mundo”. De hecho, destacan que atentados como los de Sri Lanka en abril y los de Nueva Zelanda “muestran el persistente atractivo de la propaganda y el riesgo de que se incuben células locales en lugares inesperados y generen una capacidad significativa de cometer actos terroristas”.

Cursos online para fabricar armas químicas

En ese contexto, llama la atención una de las recomendaciones que se repite en el informe, y que va dirigida a los estados miembros de la ONU, para que tomen medidas de seguridad. Se recoge específicamente en la parte dedicada al desarrollo de la amenaza yihadista en Europa.

Por un lado, el informe señala que “la amenaza química, biológica, radiológica y nuclear del Daesh sigue siendo baja”, debido principalmente “a la complejidad que entraña fabricar y entregar esos dispositivos sin que las autoridades los detecten”.

Sin embargo, pone en alerta al Consejo de Seguridad de la ONU, y pide que se transmita a los estados miembros, ciertas intenciones que servicios de inteligencia han detectado en el núcleo dirigente del grupo terrorista: “Está tratando de desarrollar las aptitudes técnicas de los posibles atacantes, en algunos casos mediante la publicación de cursos en línea sobre la fabricación de armas químicas y biológicas caseras”.

Durante sus años de máximo poder, el autodenominado Estado Islámico llegó a controlar armas químicas gracias al control de laboratorios universitarios en Mosul (norte de Irak). “Aunque las existencias del agente en posesión del Daesh pueden haberse agotado, los conocimientos técnicos para producirlo y desplegarlo podrían difundirse a otros teatros de operaciones”, advierte el informe.

En todo momento los miembros del Equipo de Apoyo Analítico y de Vigilancia de las Sanciones basculan entre la advertencia y la intención de no alarmar. Añade también que “es poco probable” que el Daesh pueda producir cantidades adicionales de agentes químicos sin tener acceso a instalaciones adecuadas, similares a los laboratorios que controlaba en Mosul.

Pero al mismo tiempo piden al Comité del Consejo de Seguridad de la ONU encargado de vigilar al Daesh que se dirija por escrito a los estados miembros de Naciones Unidas “acerca de los posibles riesgos de atentados terroristas químicos, y aliente a los que aún no lo hayan hecho a que desarrollen la capacidad de responder a esos ataques, mejorando su gestión de la escena del incidente químico, la capacidad de investigación y mitigación, en particular mediante el intercambio de buenas prácticas y la colaboración con la Organización para la Prohibición de las Armas Químicas y los cursos de capacitación de la INTERPOL diseñados para abordar estas deficiencias”.

Lobos solitarios y retornados

Más allá del uso de armas químicas, los estados miembros consultados por este equipo del Consejo de Seguridad de la ONU “expresaron su creciente preocupación por la posibilidad de que sus ciudadanos inicien ataques terroristas a nivel interno”. Es decir, que “como consecuencia de las dificultades del Daesh para enviar operativos a Europa”, decidan atentar los llamados ‘lobos solitarios’, individuos radicalizados sin conexiones concretas con un grupo terrorista.

La parte positiva es que, al menos hasta ahora, “los servicios de seguridad de Europa han señalado una tasa relativamente alta de desbaratamiento de los ataques, debido a la falta de preparación y los métodos rudimentarios de los presuntos atacantes”.

Otro foco de amenaza, además de los ‘lobos solitarios’, se sitúa en las cárceles. Por un lado, el informe destaca que “la radicalización de los delincuentes en el sistema penitenciario continúa siendo una preocupación fundamental en Europa”. En los países europeos “las cárceles ofrecen un foro para que las ideologías radicales influyan en los reclusos afectados por la pobreza, la marginación, la frustración, la baja autoestima y la violencia”.

Pero además, el problema se agrava porque “se prevé que algunos de los primeros regresados del ‘Califato’ que fueron encarcelados serán puestos en libertad el año próximo”. No son “los combatientes más endurecidos por las luchas, que cumplen condenas más largas”, a los que aún les quedan años de cárcel.

Sin embargo, los autores del informe advierten de que “los programas de desradicalización no han  demostrado ser plenamente eficaces. La preocupación por el riesgo que representan las personas que pronto van a salir de la cárcel sigue siendo elevada”. Aunque la mayoría de quienes vuelven tras combatir en Siria e Irak “se sienten defraudadas con el Califato, muchas de ellas mantienen opiniones extremistas”.

El informe aporta datos sobre el destino de los entre 5.000 y 6.000 terroristas que viajaron de Europa a la zona de Irak y Siria para unirse al Daesh u otros grupos yihadistas: entre el 30% y el 40% murió allí, un 10%-15% se encuentran detenidos allí, otro 10%-15% se han reubicado y entre el 30% y el 40% ha regresado a Europa. Lo preocupante es que “muchos de ellos”, de los terroristas retornados, “siguen en paradero desconocido”.

El peligro de la “deep web”

Por último, otra información destacada del informe encargado por el Consejo de Seguridad de la ONU se refiere a la “deep web” o “web oscura”, páginas de Internet donde se registran actividades ilegales como la compra-venta de armas. “Si bien no puede considerarse una fuente importante de armas para las zonas de conflicto”, señalan los autores del estudio, “plantea un riesgo como fuente importante de armas para los actores solitarios y los grupos pequeños, especialmente en las jurisdicciones en las que existen otras reglamentaciones para la compra de armas”.

Además, un estado miembro de la ONU informó al Equipo de Apoyo Analítico y de Vigilancia de las Sanciones sobre el Daesh y Al Qaeda que se habían utilizado los mercados online para obtener documentos falsificados que podrían haber servido para facilitar los viajes transfronterizos de presuntos terroristas.

Por eso, ese equipo propone contactar con los gobiernos de todo el mundo “para poner de relieve la amenaza terrorista relacionada con los mercados y los proveedores de la web oscura, y alentar a los Estados Miembros que aún no lo hayan hecho a establecer dependencias especializadas encargadas de hacer cumplir la ley para detectar e investigar delitos relacionados con la web oscura y puntos de contacto nacionales por conducto de los cuales los Estados Miembros puedan compartir y recopilar datos”.

Para los que apoyan el periodismo de exclusivas

Confidencial Digital publica noticias exclusivas, que solamente se leen en estas páginas. Y ha creado una comunidad de amigos, Somos ECD, a quienes además se ofrece otras informaciones más, para que sean lectores mejor informados aún, junto con varios servicios y ventajas. Súmate a este proyecto periodístico incorporándote a Somos ECD.

Comentarios
Somos ECD
¿Quieres ser protagonista del Confidencial Digital?