Seguridad

Un centenar de antiguos miembros del CNI integran el ‘club de espías jubilados’

La asociación se creó hace diez años, monta debates restringidos sobre geopolítica y realiza visitas a ex agentes solos o enfermos

Centro Nacional de Inteligencia (CNI).
photo_camera Centro Nacional de Inteligencia (CNI).

Todos ellos formaron parte del Centro Nacional de Inteligencia (CNI), de su antecesor, el Centro Superior de Información de la Defensa (CESID), e incluso del Servicio Central de Documentación (SECED) creado por Carrero Blanco. Dejaron de trabajar para el servicio hace años, pero se han unido en una asociación para mantener lazos de amistad y debatir sobre el mundo de la inteligencia.

La Asociación de Exmiembros del Servicio de Inteligencia Español (AEMSIE) cumple diez años. Su puesta en marcha se hizo pública en junio de 2012, cuando un grupo de ex espías españoles depositaron los estatutos de la nueva entidad en el registro de asociaciones del Ministerio del Interior.

Confidencial Digital ha podido conocer algunos detalles del funcionamiento actual de este ‘club de espías jubilados”.

Desde su fundación, la asociación ha ido ganando socios, y ya cuenta con más de 100 miembros, todos ellos retirados del servicio de inteligencia. La mayoría pertenecen a las generaciones de los impulsores que fundaron la asociación entre 2011 y 2012, pero también se han ido sumando antiguos espías de otras épocas.

Reuniones presenciales y virtuales

Los socios se encuentran repartidos por distintos lugares de España. Algunos mantienen contacto con la asociación por correo, para recibir boletines e información sobre sus actividades, o por medios telemáticos.

La AEMSIE cuenta con una sede física, en Madrid, en la que los ex espías se reúnen con cierta periodicidad para celebrar debates, conferencias y encuentros internos.

Antes de la pandemia, solían celebrar reuniones semanales, que se interrumpían en las vacaciones de verano, Navidad y Semana Santa. También organizaban una asamblea general anual de la asociación.

La pandemia del coronavirus dificultó esos encuentros presenciales. Ahora, muchas de esas reuniones son mixtas: quienes residen en Madrid o cerca, acuden a la sede, y los que viven más lejos se conectan por una plataforma telemática.

Debates sobre inteligencia y geopolítica

La mayoría de los actos son restringidos: sólo se invita a los socios, todos ex miembros del CNI o de los servicios anteriores.

 

Celebran conferencias, seminarios y debates sobre asuntos de actualidad relacionados con temas de inteligencia, y sobre relaciones internacionales y geopolítica como puede ser la tensión actual entre la OTAN y Rusia en torno a Ucrania.

Miembros de la asociación explican que este ‘club’ les permite hablar con otros ex miembros del CNI de temas que no pueden comentar con personas ajenas al servicio. Pueden, por ejemplo, comentar experiencias personales como oficiales de inteligencia destacados en otros países, sus relaciones con otros servicios...

Charlas en universidades

La Asociación de Exmiembros del Servicio de Inteligencia Español participa también en algunos actos de carácter más abierto. La asociación o el propio CNI han llegado a acuerdos con universidades, como la San Pablo CEU y la Universidad Rey Juan Carlos. En esta última existe una Cátedra de Servicios de Inteligencia y Sistemas Democráticos que, junto a la Universidad Carlos III, imparte el Máster Interuniversitario en Analista de Inteligencia.

Algunos de los antiguos miembros del CNI que pertenecen a la asociación son invitados a dar conferencias en estas universidades.

También organizan en ocasiones visitas culturales a las que pueden asistir familiares de los asociados.

Apoyo del CNI

Aunque se trata de una entidad independiente, la asociación cuenta con el respaldo oficial y apoyo del Centro Nacional de Inteligencia.

La nueva web del CNI incluye un apartado sobre la asociación, en el que se detallan su origen, fines y actividades.

“En el Centro Nacional de Inteligencia se honra el recuerdo de los miembros que ya no están, y que nos enseñaron prácticamente todo lo que sabemos. En un ámbito tan particular como el de un Servicio de Inteligencia, el legado adquiere una gran importancia, y somos conscientes de que hemos llegado a ser quienes somos gracias a la labor de otros que nos precedieron”, se dice.

Esa es la motivación que llevó en 2011 a algunos ex agentes del CNI a poner en marcha la asociación. “Los socios de esta asociación, similar a las que existen en la mayoría de los países de nuestro entorno, son antiguos miembros del Servicio”, se explica en la web.

ECD ha podido saber que la inspiración directa de la asociación procede de la Direction Générale de la Sécurité Extérieure (DGSE), el servicio de inteligencia exterior de Francia, que desde hace años cuenta con una asociación de ex agentes.

Fines

El Centro Nacional de Inteligencia detalla los fines de la asociación:

-- Mantener lazos de amistad y solidaridad entre los ex miembros del Servicio de Inteligencia español.

-- Prestar asistencia a sus asociados en situaciones de dificultad personal o familiar.

-- Contribuir a mantener la imagen del Servicio de Inteligencia español, preservar su memoria y reivindicar su contribución a los logros de la sociedad española.

-- Prestar apoyo, en su caso, al Servicio de Inteligencia español.

-- Establecer y mantener, en su caso, relaciones de amistad con asociaciones similares de otros países.

-- Contribuir a la difusión de la Inteligencia.

Actividades

Para cumplir esos fines, la asociación realiza una serie de actividades, explica la web del CNI:

-- Organizar grupos de estudios y de reflexión.

-- Organizar encuentros, seminarios y conferencias.

-- Difundir periódicamente boletines de enlace y de información.

-- Fomentar trabajos de investigación sobre asuntos históricos, técnicos, etc., relacionados con la Inteligencia.

Además, precisa que “la organización interna y el funcionamiento de la asociación son libres, plurales y democráticos”.

Visitas a ex agentes

Las fuentes consultadas por ECD remarcan especialmente los dos primeros fines: “mantener lazos de amistad y solidaridad entre los ex miembros del Servicio de Inteligencia español”, y “prestar asistencia a sus asociados en situaciones de dificultad personal o familiar”.

En este segundo ámbito, los impulsores de la asociación destacan la importancia que tiene el club para antiguos espías que, ya retirados y en muchos casos de edades avanzadas, se encuentran solos o enfermos.

Tratan de organizar visitas de pequeños grupos de socios a los que se encuentran en situaciones más complicadas, como se ha dicho, para aliviarles la soledad o la enfermedad que puedan sufrir.

Recopilación de artículos

Un proyecto que la asociación está valorando es editar una recopilación de artículos de análisis y opinión que han ido publicando sus socios en distintos medios.

Se enmarcaría en el objetivo de “contribuir a la difusión de la Inteligencia” mediante el fomento de “trabajos de investigación sobre asuntos históricos, técnicos, etc., relacionados con la Inteligencia”, para promover eso que se conoce como “Cultura de Inteligencia”, es decir, ampliar el conocimiento y valoración que la sociedad tiene sobre los servicios de inteligencia.

En cuanto al apoyo al CNI, antiguos miembros del centro, que pertenecen a la asociación, han sido contactados en los últimos años desde la dirección para informarles del proceso de puesta en marcha de la Academia de Inteligencia, en la que se forma a los recién ingresados.

Se estudia alguna forma de colaboración de los antiguos agentes en la formación que se imparte a los nuevos miembros del centro.

Primeras imágenes del rey emérito Juan Carlos I al llegar a España

Comentarios
Somos ECD
Queremos escucharte y queremos que nos ayudes