Seguridad

Un centenar de opositores de la Guardia Civil presenta un recurso de alzada contra la prueba de ortografía

El tribunal rechazó las alegaciones por las palabras de poco uso, como “javaque”, que se incluyeron en uno de los exámenes

Imagen de archivo de unas oposiciones de ingreso a la Guardia Civil.
photo_camera Oposiciones de ingreso a la Guardia Civil.

Los aspirantes a acceder a la Guardia Civil que se vieron perjudicados por la prueba de ortografía celebrada los días 13 y 14 de julio no se rinden en su empeño de anular los exámenes ante lo que consideran una clara “desigualdad” entre las palabras incluidas en uno u otro día.

La jefatura de Enseñanza dejó sin efecto una palabra, pero esa decisión no dejó satisfechos a muchos opositores.

Confidencial Digital ha podido saber que al menos cerca de un centenar de opositores ha presentado un recurso de alzada ante la Dirección General de la Guardia Civil. Concretamente, lo han interpuesto ante el general jefe de la Jefatura de Enseñanza de la Guardia Civil.

Uno de los opositores implicados explica que tras la polémica por las denuncias de desigualdad en los exámenes de los dos días se crearon grupos de aspirantes, que ahora se han organizado con despachos de abogados.

Legal Oposiciones es uno de estos despachos, y fue el que encargó un informe pericial a un filólogo que puso de manifiesto esas diferencias notables en la exigencia de la prueba en los dos días de examen.

En base a ese informe, decenas de opositores presentaron alegaciones -en los cuatro días siguientes a la publicación de las notas provisionales- ante el propio tribunal que celebró los exámenes. Lo hicieron tras la publicación provisional de las calificaciones, que puso de manifiesto un porcentaje de suspensos en ortografía mayor entre quienes se examinaron el sábado 13 de julio (cuando cayeron palabras como “javaque”, “halodio”, “frange”...) que entre los que lo hicieron el domingo 14 de julio.

El tribunal desestima las alegaciones

El tribunal de selección rechazó esas alegaciones en pocos días, con un correo electrónico en el que afirmaba la justicia de las pruebas de ortografía:

“Las bases de la convocatoria son las reglas que rigen el proceso. En dichas bases no se establecen cuales deben ser las normas o reglas de ortografía aplicables a la prueba (se hace referencia en el informe a "ortografía básica" y "reglas básicas"), ni cual debe ser la frecuencia de uso de las palabras que se incluyen en la misma. En este sentido, teniendo en cuenta el procedimiento de calificación establecido que permite hasta 10 respuestas erróneas, se considera que debe haber palabras de mayor dificultad que otras, las cuales no tienen por qué responder necesariamente a un lenguaje coloquial contemporáneo, exclusivamente; por ello se considera que en su conjunto son adecuadas a la finalidad de la propia prueba.

Por otro lado, se muestra en el informe presentado un análisis de términos utilizados en la web de la Guardia Civil, que a estos efectos se considera no guarda relación con el objetivo de la prueba, dado que en ningún caso se da a entender en las bases de la convocatoria antes citadas que la prueba de ortografía deba circunscribirse a terminología de uso frecuente en el Cuerpo de la Guardia Civil, ni relacionada exclusivamente con funciones policiales.

Respecto a la dificultad de ambos exámenes hay que decir que éstos se elaboran con la pretensión de que sean lo más similares posibles, siendo a priori, poco probable conocer el nivel de exigencia de cada uno, que no únicamente puede determinarse en base a la medición de la frecuencia de uso de las palabras que incluye el examen o en función del tipo de normas aplicables.

EL TRIBUNAL DE SELECCIÓN”.

Recursos de alzada

Una vez desestimadas las alegaciones, el siguiente paso es el que ya han seguido al menos un centenar de opositores. Se trata del recurso de alzada ante la administración convocante de la oposición, es decir, la Jefatura de Enseñanza de la Dirección General de la Guardia Civil.

Había un plazo de un mes desde la publicación de las notas oficiales, que tuvo lugar el 26 de julio, por lo que dicho plazo se agotó este pasado lunes.

Los recursos de alzada son en todo caso individuales, pero decenas de ellos se basan en el modelo elaborado por Legal Oposiciones, que toma como fundamento el informe pericial del filólogo Antonio Martín Fernández.

Rechazada la suspensión de las oposiciones

Fuentes consultadas por ECD explican que los recursos de alzada pedían la suspensión del proceso selectivo para la Escala de Cabos y Guardias de la Guardia Civil, ya que continúa después de las pruebas escritas de julio (incluida la de ortografía), y de hecho el 3 de septiembre los opositores que han aprobado las pruebas escritas comienzan a examinarse de la parte física.

Sin embargo, esta petición de paralizar el proceso hasta que se resuelvan los recursos ha sido rechazada en todos los casos por la Dirección General de la Guardia Civil, que ahora tiene tres meses para resolver el fondo de la cuestión; si anula o no las pruebas de ortografía de julio, en base a la desigualdad denunciada por los afectados.

La administración tiene ahora tres meses, por lo que es probable que cuando resuelva, ya se hayan incorporado a la academia de Baeza (Jaén) los nuevos alumnos, en torno al 3 de octubre.

En caso de silencio administrativo o de que se desestimen los recursos de alzada, muchos opositores están ya decididos a llevar el caso a los tribunales. Desde Legal Oposiciones prevén que sean muchos los que denuncien el caso ante la Sala de lo Contencioso-administrativo del Tribunal Superior de Justicia de Madrid, una vez que se agote la vía administrativa del recurso de alzada ante la Dirección General de la Guardia Civil.

Terremoto de cerca de 6 grados golpea Creta

Comentarios
Somos ECD
Queremos escucharte y queremos que nos ayudes