Seguridad

El Defensor del Pueblo cuestiona la prueba de ortografía en las oposiciones de la Policía Nacional

Reprocha que el formato actual no mide el conocimiento de la lengua, sino la riqueza léxica de los aspirantes

Oposición de ingreso en la Policía Nacional.
photo_camera Oposición de ingreso en la Policía Nacional.

El Defensor del Pueblo advierte a la Dirección General de la Policía sobre el examen de ortografía que tienen que superar los opositores al ingreso en la Escala Básica del cuerpo. La institución ha analizado la queja que presentó un sindicato del cuerpo, la Confederación Española de Policía (CEP).

Desde el Defensor del Pueblo han comunicado al sindicato CEP la información que le ha trasladado la Dirección General de la Policía, ante sus preguntas por esa queja.

La Policía Nacional asegura que la prueba de ortografía se considera un medio adecuado y necesario para seleccionar a los candidatos entre el elevado número de opositores que se presentan al proceso selectivo.

Añade que el hecho de que un opositor sepa discriminar palabras mal escritas o discernir aquellas palabras que están, o no están, incluidas en el diccionario de la Real Academia Española es una forma válida y objetiva de demostrar los conocimientos ortográficos de los candidatos y efectivamente útil para la tarea que deberán desarrollar en su futuro laboral, dada la alta carga de trabajo documental que deberán tramitar los funcionarios de la Policía Nacional.

Termina diciendo que la prueba ortográfica se basa en métodos objetivos, y para ello no hay método más fiable que el diccionario de la RAE.

El Defensor del Pueblo explica que trasladó a la Dirección General de la Policía que no cuestiona la inclusión de una prueba de ortografía en las oposiciones de acceso al cuerpo. Simplemente considera que el contenido de esa prueba debe responder a las bases de la convocatoria y cumplir la finalidad de “evaluar la capacidad ortográfica del opositor”, es decir, los conocimientos ortográficos de los aspirantes, por ejemplo el uso correcto del abecedario o de las reglas de acentuación.

El alto comisionado de las Cortes finaliza las actuaciones de oficio sobre este asunto, pero lo hace con un recado: reitera ante la Dirección General de la Policía “que ha de reparar en que el criterio de evaluación empleado para la corrección de esta prueba ortográfica relativo a si el término en cuestión figura o no figura en el Diccionario de la Lengua Española puede medir la riqueza léxica del opositor”.

Es decir, serviría para que el aspirante a policía demuestre conocer qué está y qué no está en el diccionario de la RAE. Sin embargo, según el Defensor del Pueblo, ese criterio de evaluación puede “no alcanzar a medir el conocimiento de la lengua a través de sus reglas ortográficas y gramaticales”.

Eso, concluye, “podría alterar la finalidad” de la prueba de ortografía “y generar inseguridad y poca fiablidad en los participantes en el proceso selectivo”.

Santiago Abascal: “Cada día que pasa este Gobierno merece ser censurado con más rotundidad”

Comentarios
Somos ECD
Queremos escucharte y queremos que nos ayudes