Seguridad

El niño murió estrangulado el día de su desaparición

La detenida por la muerte de Gabriel no encuentra abogado que la defienda

Ha intentado contratar varios letrados y se le ha tenido que asignar uno del turno de oficio

El domingo, la Guardia Civil detenía a Ana Julia Quezada, pareja del padre de Gabriel, cuando trasladaba el cadáver del pequeño en el maletero de su coche desde el pozo donde lo había ocultado. La autopsia ha revelado que el niño falleció estrangulado el mismo día de su desaparición.


Los agentes trasladaron a Quezada a dependencias policiales, donde permaneció detenida en el calabozo. Más adelante, la condujeron a una sala de interrogatorios donde, tras informarle de sus derechos, se le tomó declaración.

Antes, a Quezada se le permitió hacer gestiones telefónicas para ponerse en contacto con su abogado, ya que es necesaria la asistencia de un letrado que ejerza de defensa para los interrogatorios de los detenidos.

Según ha podido saber El Confidencial Digital de fuentes cercanas al caso, Quezada realizó varias llamadas para conseguir un abogado, pero todas resultaron infructuosas.

No consiguió convencer para que le asistiera a su letrado habitual, con el que lidiaba los asuntos legales de su bar, el Black, situado en el municipio de Las Negras.

Una vez conocida la negativa de este abogado, se puso en contacto con despachos y bufetes de Almería para intentar conseguir un abogado que la defienda durante la investigación de la muerte de Gabriel, de la que es la principal sospechosa. Sin embargo, las gestiones no dieron resultado.

Finalmente, durante la mañana del lunes, Quezada se puso en contacto con el colegio de abogados de Almería para que se le asignara un letrado del turno de oficio, según ha sabido ECD. Desde la institución, se realizaron los trámites pertinentes de urgencia y fue designado el abogado Esteban Hernández Thiel.

Éste tendrá que defender a Quezada ante el juez que investiga los hechos, Rafael Soriano, titular del juzgado de instrucción número 5 de Almería. La principal sospechosa de la muerte de Gabriel se enfrenta a dos posibles delitos: bien al de homicidio, bien al de asesinato.

Para determinar qué penas se le deben aplicar, deberá dilucidarse si Quezada realmente mató a Gabriel, si, en ese caso, actuó con alevosía, y si intentó ocultar la muerte del pequeño a las fuerzas de seguridad.

Expertos en Derecho penal se inclinan por afirmar que sí existen ambos elementos, dada la diferencia de fuerza entre Quezada y el niño, de ocho años, y los doce días que ha estado oculto el cadáver.

Para los que apoyan el periodismo de exclusivas

Confidencial Digital publica noticias exclusivas, que solamente se leen en estas páginas. Y ha creado una comunidad de amigos, Somos ECD, a quienes además se ofrece otras informaciones más, para que sean lectores mejor informados aún, junto con varios servicios y ventajas. Súmate a este proyecto periodístico incorporándote a Somos ECD.

Comentarios
Somos ECD
Periodismo libre, valiente, independiente, indispensable