Seguridad

El dirigente de ETA ‘Josu Ternera’ tiene cuatro causas pendientes en la Audiencia Nacional

Ha sido detenido en Francia. Debe responder por el asesinato de 11 personas en la casa cuartel de Zaragoza, por impulsar el brazo político de la banda y por un delito de lesa humanidad

'Josu Ternera' y su hijo Egoitz.
photo_camera'Josu Ternera' y su hijo Egoitz.

Fin a 16 años de fuga. José Antonio Urrutikoetxea Bengoetxea, alias ‘Josu Ternera’, ha sido detenido en Francia, en la localidad de Sallanches (cerca de los Alpes), en una operación conjunta de la Guardia Civil y de la Direction Générale de la Sécurité Intérieure (DGSI) francesa.

‘Josu Ternera’ está considerado uno de los dirigentes más importantes de las seis décadas de historia de ETA, y se cree que fue quien puso voz al mensaje con el que los terroristas proclamaron su disolución en mayo de 2018. En su última etapa, en torno a los años 2003-2006, se le consideró el jefe del aparato político de ETA y uno de sus máximos responsables.

Confidencial Digital ha podido consultar con abogados de la Asociación de Víctimas del Terrorismo (AVT), que señalan que Urrutikoetxea tiene “al menos” cuatro causas pendientes con la justicia española, y por las que ahora tendrá que rendir cuentas si Francia entrega al detenido.

En primer lugar estaría el asesinato de Luis Maria Hergueta Guinea, directivo de Michelín, el 25 de junio de 1980 en Vitoria.

Por otro lado, tiene pendiente el atentado contra la casa cuartel de la Guardia Civil en Zaragoza (diciembre de 1987), en el que fueron asesinadas once personas, entre ellas cinco niños. La justicia considera a Urrutikoetxea el responsable de la orden directa que colocar el coche bomba en ese lugar.

Este dirigente de ETA huyó en 2003 precisamente cuando fue imputado por el Tribunal Supremo (era entonces diputado en el Parlamento Vasco por Euskal Herritarrok) por un delito de atentado por este caso.

Fuentes de la VT explican que como el auto de procesamiento se dictó en 2002, se detuvo el plazo de prescripción por este atentado con once víctimas mortales.

Lesa humanidad y Euskal Herritarrok

A esta causa se añade otra por su responsabilidad en Euskal Herritarrok, uno de los nombres con el que el brazo político de ETA funcionó en los años 90 y 2000, y que fue ilegalizado (como HB, Batasuna y otras marcas) por su dependencia y vinculación con la banda terrorista.

Y, por último, hay que añadir que más recientemente la Audiencia Nacional abrió un procedimiento contra varios líderes notables de distintas etapas de ETA como responsables de un delito de “lesa humanidad”. ‘Josu Ternera’ es uno de los dirigentes etarras apuntados en este caso.

Una vez que ha sido detenido se abre la puerta a que las autoridades judiciales españolas pidan a Francia la entrega de José Antonio Urrutikoetxea Bengoetxea para que responda por todos estos casos.

Eso sí, las fuentes del equipo jurídico de la Asociación de Víctimas del Terrorismo señalan que este destacado etarra tiene también una condena pendiente en Francia. Un tribunal francés le condenó en rebeldía por un delito de asociación de malhechores, por lo que debe cumplir varios años de cárcel (entre cinco y ocho, según dichas fuentes).

Cabe por tanto la posibilidad de que la Audiencia Nacional solicite su extradición para notificarle los autos de procesamiento e incluso para juzgarlo por estos asuntos. Después, tendría que cumplir la condena en Francia y las eventuales condenas (si las hubiera) que le imponga la Audiencia Nacional por esos tres casos citados.

Tanto el atentado de la casa cuartel de Zaragoza como el del brazo político de ETA ya fueron juzgados, con Ternera huido. Sin embargo, el proceso contra líderes de la banda por lesa humanidad aún está siendo instruido por un juez de la Audiencia Nacional.

A todo ello no se descarta que se sume alguna otra causa en la que haya indicios de responsabilidad de Urrutikoetxea. Hay que recordar que la Audiencia Nacional y las Fuerzas de Seguridad están analizando una ingente cantidad de documentación y material de la banda, entregada por Francia hacia tiempo, para tratar de resolver alguno de los cerca de 300 asesinatos de ETA que no han sido ni siquiera juzgados por no haberse encontrado en su momento indicios ni datos sobre sus responsables.

Comentarios
Somos ECD
Queremos escucharte y queremos que nos ayudes