Seguridad

¿Quién encargó el cañón de agua antidisturbios? El comisario general de Seguridad Ciudadana

Camión con cañón de agua de la Policía Nacional.
photo_camera Camión con cañón de agua de la Policía Nacional.

La compra por parte de Interior de un camión con cañón de agua para las manifestaciones, con un coste de 408.000 euros, ha desatado la polémica entre las máximas autoridades del Ministerio y la Policía, que se señalan unos a otros como los impulsores de la adquisición. El Confidencial Digital ha podido conocer de quién partió la solicitud inicial.

Desde que el pasado lunes se publicara en el Boletín Oficial del Estado el concurso para adquirir un “camión, transformado y carrozado como lanza-agua, con destino a la Dirección General de la Policía”, Jorge Fernández Díaz e Ignacio Cosidó han protagonizado un cruce de declaraciones en el que ambos se han querido alejar de la decisión de comprar el citado vehículo.

El ministro del Interior, desde el primer momento, aseguró que la petición venía directamente del Cuerpo Nacional. El director general de Policía, por su parte, aseguró que la solicitud partía de los jefes de las Unidades de Intervención Policial, para hacer frente a las actuaciones violentas que provocan la quema de contenedores y la creación de barricadas.

Pues bien, según ha sabido El Confidencial Digital, la primera petición para adquirir el cañón de agua antidisturbios efectivamente partió de la Policía Nacional, pero no de los responsables de la UIP, sino de una Comisaría General.

En concreto, la solicitud inicial fue realizada por el comisario general de Seguridad Ciudadana, Florentino Villabona.

Esa versión es la que, según las fuentes sindicales consultadas, circula precisamente entre los mandos de la Unidad de Intervención Policial: “Ellos niegan haber sido los que pidieron el camión, ya que lo ven poco operativo. Villabona, en cambio, lleva dos años reclamándolo”.

Según esta hipótesis, el comisario general de Seguridad Ciudadana, en el cargo desde enero de 2012, “fue quien solicitó a la Dirección General la compra del cañón de agua, y esta petición se trasladó posteriormente al ministerio del Interior”. Por tanto, afirman, “todos estaban informados de esa compra”.

Aumenta la tensión entre Fernández Díaz y Cosidó

La adquisición del cañón lanza-agua ha tensado aún más la relación entre Jorge Fernández Díaz e Ignacio Cosidó, que han tenido diferencias desde que se inició la legislatura.

El anterior enfrentamiento entre ambos dirigentes se produjo la semana pasada, cuando el director general de la Policía criticó públicamente la Ley de Seguridad Ciudadana de Interior. Cosidó aseguró que esa ley “no es una demanda ciudadana”, añadiendo además que “la conducta de los manifestantes en las protestas es ejemplar”.

Advertisement

El vídeo del día

La pandemia de coronavirus suma
cerca de 630.000 casos a
nivel mundial.



Comentarios
Somos ECD
Queremos escucharte y queremos que nos ayudes