Seguridad

Los fallos que pueden anular la prueba de ortografía de la Guardia Civil

Además del término “javaque” retirado por la Dirección General, la corrección de “dexcrecían”, “hazquiriente” y “embanecido” también era ambigua. La frecuencia de uso de “frange” es de cero por cada millón de palabras

Oposiciones de ingreso a la Guardia Civil.
photo_cameraOposiciones de ingreso a la Guardia Civil.

Las pruebas de ortografía de las oposiciones de acceso a la Guardia Civil no fueron equitativas. Un informe pericial elaborado por un experto en Filología Hispánica concluye que el examen realizado el sábado 13 de julio fue notablemente más complicado que el del domingo 14.

Confidencial Digital ha podido consultar dicho informe de “Valoración de la equidad en las pruebas de ortografía selectivas para el ingreso en los centros docentes de formación de la Guardia Civil para la incorporación de la Escala de Cabos y Guardias”.

La conclusión final del filólogo es que “los exámenes no fueron equitativos”, ya que las pruebas a la que se enfrentaron los opositores que se examinaron el sábado 13 de julio “presentan una considerable diferencia” y son “ejercicios de mayor dificultad”.

Del análisis realizado a lo largo de varios días se desprende que hubo varias palabras que superaban “el nivel de competencia de unos opositores que tratan de superar una prueba de ortografía básica”. El problema es que hubo más casos casos de palabras que no pueden resolverse siguiendo normas básicas en las pruebas del sábado que en las del domingo, “lo que representa una falta de equidad”.

Palabras de corrección ambigua

La mayoría de palabras de las pruebas permitían resolverse cambiando (si era necesario), suprimiendo o añadiendo una sola letra. Sin embargo, este filólogo concluye que se incluyeron palabras cuya corrección puede resultar ambigua.

En este tipo de exámenes “no se recomienda que en la evaluación de conocimientos se añadan dudas sobre varias normas a una sola palabra evaluable”. Es por ello que la Jefatura de Enseñanza de la Dirección General de la Guardia Civil dejó sin efectos la palabra “javaque”, ya que no sólo estaba mal la v (debía ser b), sino que la palabra correcta es jabeque: dos errores en una palabra.

Pues bien: el autor de este informe pericial, encargado por Legal Oposiciones y que va a servir de base para impugnaciones, apunta que en esa misma prueba del sábado 13 de julio había otras tres palabras que suscitan dudas.

Por ejemplo, “dexcrecían” podría corregirse como “decrecían” y “descrecían”, palabra de frecuencia baja pero reconocida.

En cuanto a “hazquiriente”, se le ha añadido una h y se ha cambiado la d por una z, por lo que no sigue la misma norma que el resto de términos del examen.

Y, por último, “embanecido” (por “envanecido”), tiene dos erratas y además podría confundirse con “embarnecido”, del verbo “embarnecer”, de poca frecuencia.

El problema con estos tres términos es que “su detección era más compleja porque su error genera una ambigüedad: podría tratarse de otra norma que también se estuviera evaluando”. Todos estos casos se incluyeron en la prueba del sábado 13 de julio.

Términos de nula frecuencia

Este informe, que firma el filólogo Antonio Martín Fernández, también apunta que “no todas las palabras eran deducibles por derivación o contexto”; en ambos días hubo frases con al menos dos palabras de escasa o nula frecuencia, por lo que no puede comprenderse ni figurarse su significado.

De esta forma, “no hay modo fiable de evaluar si la decisión tomada por el opositor está basada en los conocimientos para los que se examina o se ha dejado al mero azar”.

También bajo este criterio se concluye que la prueba del sábado 13 fue más difícil que la del domingo 14, ya que la primera presentó más palabras de escasa frecuencia. Además, la del sábado 13 tenía más casos de palabras que no pueden resolverse siguiendo normas básicas.

De nuevo, al analizar cuántas palabras de poca frecuencia se incluyeron en cada examen, en el grupo de ejercicios del sábado hubo más que en el del domingo. Destaca, por ejemplo, el término “frange”, que también fue una destacada por los opositores que protestaron contra la dificultad del examen del sábado.

Según el análisis realizado por el filólogo, la frecuencia de apariciones de la palabra “frange” en el corpus de la RAE es de 0 por cada millón de palabras.

Comentarios
Somos ECD
¿Quieres ser protagonista del Confidencial Digital?