Seguridad

Capaz de neutralizar a una persona en segundos

Así funciona la pistola eléctrica que parece un iPhone y asusta a los policías

Vea imágenes de un aparato incautado en la calle por una patrulla

Pistola eléctrica camuflada como un iPhone (Foto: @fepol_).
photo_cameraPistola eléctrica camuflada como un iPhone (Foto: @fepol_).

Un coche patrulla de la Policía Nacional acude a una intervención. Tras realizar cacheos y registros, incauta lo que a primera vista es un teléfono móvil, concretamente un iPhone de Apple. Nada más lejos de la realidad. Ni es un smartphone ni realiza llamadas: es un arma peligrosa que puede dejar fuera de combate a cualquiera, incluido a un policía.

El Confidencial Digital ha podido comprobar que desde hace unos días circula entre miembros de diferentes cuerpos policiales un vídeo -que se puede ver más abajo- con el que pretenden advertir a otros policías del peligro de un nuevo dispositivo.

Una patrulla de la Policía Nacional grabó este vídeo mostrando cómo lo que parece un simple smartphone oculta un gran peligro.

 

 

En apariencia se trata de un iPhone, un modelo antiguo. Sin embargo, al apretar un botón, el aparato provoca una descarga eléctrica con la parte superior: incluso se ven salir chispas azules.

Y es que en realidad este pretendido teléfono móvil es una pistola eléctrica o Taser camuflada. Este tipo de armas utiliza descargas eléctricas que al aplicarse en el cuerpo confunden a los músculos motores, al imitar a las señales nerviosas, lo que inmoviliza brazos y piernas.

Ahora agentes de la Policía Nacional, pero también de otros cuerpos de seguridad como los Mossos d’Esquadra, están haciendo circular el vídeo de este iPhone-Taser para que sus compañeros estén prevenidos y conozcan la existencia de este tipo de armas con las que pueden sufrir una descarga eléctrica en la calle.

Las Taser son precisamente una reclamación de muchos agentes de cuerpos policiales, que piden este arma no letal para evitar tener que recurrir siempre a la pistola para reducir a personas que supongan una amenaza. Sin embargo, la muerte por infarto de algunas personas que han sufrido una descarga de Taser ha introducido cierta polémica en estos aparatos.

Desde hace años se pueden adquirir por Internet, sobre todo en páginas de Estados Unidos y Latinoamérica, dispositivos camuflados que provocan descargas eléctricas de entre 2.000 y 12.000 kilovatios. El precio oscila entre los 30 y los 150 dólares en estas webs, y se presentan como un elemento ideal para defenderse de delincuentes, ladrones e incluso de animales peligrosos.

Comentarios
Gratis
Quiero estar informado con el Boletín Diario en mi correo