Seguridad

Las funcionarias de las cárceles de Soto del Real y Segovia exigen medidas contra los insultos machistas de los reclusos

Plantean que se enumeren las celdas para identificar a los internos que las increpan a su paso

Centro_Penitenciario_Madrid_V_Soto_del_Real_-_03
photo_camera Centro_Penitenciario_Madrid_V_Soto_del_Real_-_03

Gritos, insultos, silbidos y comentarios obscenos tienen que soportar a diario las funcionarias de las prisiones de Soto del Real y Segovia.  A través de las celdas, los presos las acosan verbalmente con todo tipo de faltas de respeto. Lo hacen bajo el amparo del anonimato. Es decir, las celdas no están rotuladas, por ello, los internos se sienten con la libertad de lanzar cualquier tipo de comentario porque “es prácticamente imposible saber quién lo hace”. Funcionarias aseguran que “cuando se dan la vuelta, solo pueden apreciar una sombra y no son capaces de atribuir culpas”.

Además, denuncian que se genera un “efecto contagio” por el que “ya cualquiera se siente con el poder de gritar barbaridades”. “Ves el movimiento dentro de la celda, pero no sabes quien ha sido”. Esta situación propicia que actúen con total tranquilidad porque “saben que no van a tener ningún tipo de consecuencia”. Este es el motivo por el que, desde la Asociación de Funcionarios de Prisiones, Tu abandono me puede matar, llevan años reclamando que las celdas se rotulen con un número identificativo. Una medida sencilla que no supondría un coste elevado y que sería de gran ayuda para identificar a los autores de los desagradables ataques verbales. Así sería posible aplicar un castigo, como, por ejemplo, la apertura de un parte disciplinario al recluso que le privara de un paseo. 

Por su parte, Instituciones Penitenciarias, ha respondido en varias ocasiones a esta demanda alegando que la rotulación de las celdas podría causar inseguridad entre los internos. En el último escrito devuelto a los funcionarios se puede leer: “Siguiendo las recomendaciones del Defensor del Pueblo, no es necesaria la identificación complementaria en las celdas que puedan poner en peligro la integridad física de los internos por parte de otros”. Desde la asociación consideran este argumento un “sin sentido” ya que, la mayoría de centros penitenciarios de España cuenta con la rotulación externa de las celdas.

Según ha podido saber Confidencial Digital, en los últimos años ha habido un incremento del número de funcionarias en Soto del Real, algo que ha ido acompañado de un aumento de agresiones verbales machistas. El 55% de la totalidad de funcionarios de la cárcel son mujeres y el 100% de los reclusos son hombres. 

 

Primeras imágenes del rey emérito Juan Carlos I al llegar a España

Comentarios
Somos ECD
¿Buscas un medio de información libre, que no se casa con nadie?