Seguridad

Funcionarios de prisiones denuncian que los cursos contra incendios se imparten “en dos tardes”

Llevan años reclamando a Instituciones Penitenciarias formación más completa y trajes ignífugos para evitar quemaduras

Incendio en una celda.
photo_camera Celda calcinada tras un incendio.

Los presos utilizan varios tipos de técnicas para llamar la atención, desde motines hasta provocar incendios dentro de las celdas. Ésta última ha llegado a causar heridos debido a que los funcionarios de prisiones que se tienen que enfrentar a estas situaciones no están lo suficientemente preparados.

A finales del mes de mayo, un interno de primer grado que se encontraba en la cárcel de Valdemoro, en Madrid, provocó un incendio en su celda ubicada en el departamento de Ingresos donde pernoctaba para ser trasladado al día siguiente a otra prisión. Los funcionarios del centro actuaron con rapidez y lograron salvar al recluso.

Según comunicó la Asociación Profesional de Funcionarios de Prisiones (APFP), los trabajadores que intervinieron tuvieron que ser atendidos en la enfermería del centro con oxígeno por tener tensión alta. Además, una funcionaria resultó herida con quemaduras de primer grado en el brazo. 

“No somos bomberos”

Para evitar que haya heridos cuando se produce esta situación, los funcionarios de prisiones plantean dos soluciones: trajes ignífugos para evitar las quemaduras y una mayor formación porque “no somos bomberos”. Y es que, según han manifestado, el uniforme que utilizan diariamente es similar “al de un conserje de colegio”. 

Uno de los funcionarios ha manifestado a Confidencial Digital que, en sus 15 años de trabajo, sólo ha recibido dos cursos “muy breves” para saber cómo actuar ante incendios. El primero lo recibió cuando entró a la profesión y estaba en prácticas y el segundo, hace seis años. 

Según ha destacado, estos cursos “se imparten en dos tardes” por lo que no es suficiente para saber qué hacer. 

En estas formaciones les enseñan a ponerse la bombona, la careta para respirar, abrir el porcentaje de oxígeno necesario, situar las palmas de las manos de forma correcta y saber qué tipo de extintor hay que utilizar para cada incendio. Pero como son “muchas informaciones en poco tiempo”, se olvidan. Él mismo ha reconocido que no sabe distinguir un extintor de otro. Por ello, consideran que una formación de este calibre requiere más continuidad en el tiempo. 

Durante varios años han reclamado a la Secretaría General de Instituciones Penitenciarias más formación porque se sienten “inseguros, desprotegidos y con miedo” a la hora de enfrentarse a esta situación.

Actuar con inmediatez

Según han explicado desde la asociación, Instituciones Penitenciarias tiene como objetivo velar por la vida y proteger a los internos. Por ello, cuando se produce un incendio, deben actuar con inmediatez y, si por no actuar rápido “fallece una persona o tiene heridas, pueden acabar en un juzgado o con un expediente sancionador de empleo y sueldo”. 

 

“Hay un olvido institucional muy importante y esto es un trabajo muy serio”, han sentenciado.

Este periódico se ha puesto en contacto con Instituciones Penitenciarias para conocer su versión de los hechos, pero tras más de una semana, no ha recibido respuesta.

Raphael, apoteósico en Starlite

Comentarios
Somos ECD
¿Quieres formar parte de ECD?