Seguridad

Ministerios y organismos entrenarán a final de año cómo responder a una crisis de seguridad nacional

Las posibles amenazas van desde conflictos armados y terrorismo, al riesgo para infraestructuras críticas, inestabilidad financiera, vulnerabilidad energética, flujos migratorios y pandemias

Reunión del Departamento de Seguridad Nacional, con Iván Redondo y el general Miguel Ángel Ballesteros.
photo_camera Reunión del Departamento de Seguridad Nacional, con Iván Redondo y el general Miguel Ángel Ballesteros.

Ministerios, departamentos y organismos de la Administración General del Estado entrenarán su respuesta ante una crisis de seguridad nacional. Lo harán en un ejercicio que se empezó a preparar en 2019 para realizarlo en 2020, pero que la emergencia sanitaria del coronavirus obligó a retrasar.

Confidencial Digital contó en agosto de 2020 que el Gobierno de Pedro Sánchez había congelado la celebración del primer ejercicio de gestión de crisis de Seguridad Nacional de ámbito nacional.

Se empezó a preparar en el segundo semestre de 2019, y el Departamento de Seguridad Nacional, que dirige el general Miguel Ángel Ballesteros y que depende del Gabinete de la Presidencia del Gobierno, tenía previsto desarrollarlo en abril de 2020. El objetivo era testar la respuesta de las administraciones públicas ante distintos escenarios de crisis que podrían suceder en España.

Quince amenazas

La Estrategia de Seguridad Nacional de 2017 contemplaba quince amenazas y desafíos, que iban desde los conflictos armados, el terrorismo y la amenaza sobre infraestructuras críticas, hasta la inestabilidad económica y financiera, la vulnerabilidad energética, los flujos migratorios irregulares, las emergencias y catástrofes, y las epidemias y pandemias

España y el Gobierno se enfrentaron a partir de marzo de 2020, no a un simulacro o ejercicio, sino a una verdadera crisis de seguridad nacional: la epidemia de coronavirus, que llevó al Consejo de Ministros a declarar el estado de alarma, confinar a la población en sus domicilios y a desplegar a las Fuerzas Armadas para apoyar a las Fuerzas de Seguridad y a la sanidad pública.

El ejercicio de gestión de crisis de Seguridad Nacional quedó suspendido. En estas páginas se indicó en agosto de 2020 que la idea en Presidencia del Gobierno era “retomar el planeamiento y realizar el ejercicio una vez superada la pandemia”.

Último trimestre del año

ECD ha podido saber ahora que ese primer ejercicio de Seguridad Nacional se celebrará este año 2022. Esa es la previsión del Gobierno, que espera que la pandemia del coronavirus no obligue a aplazarlo de nuevo.

Desde el Departamento de Seguridad Nacional señalan que “siempre y cuando la situación sanitaria lo permita, se llevará a cabo un ejercicio, en el marco del Sistema de Seguridad Nacional, durante el último trimestre de 2022”.

Es decir, que entre octubre y diciembre de este año se podría celebrar por fin ese ejercicio para poner a prueba la capacidad de reacción de las administraciones públicas ante una crisis que afecte gravemente a la Seguridad Nacional.

 

Estrategia de Seguridad Nacional

¿En qué consistirá el ejercicio? El Departamento de Seguridad Nacional no aporta datos, ya que, explica, actualmente se encuentra “en la etapa de desarrollo y especificación del concepto del ejercicio”.

Existen distintos documentos de referencia que indican qué tipo de amenazas y riesgos contempla el Gobierno de España que podrían afectar a la seguridad.

El más reciente es la Estrategia de Seguridad Nacional 2021. Se aprobó por Real Decreto 1150/2021, de 28 de diciembre rubricado por Pedro Sánchez. Sustituye a la Estrategia de Seguridad Nacional de 2017, aprobada en la etapa del Gobierno de Mariano Rajoy.

Iván Redondo compareció en alguna ocasión ante las Cortes Generales para informar de los avances sobre la nueva estrategia, que impulsaba como director del Gabinete de la Presidencia del Gobierno, de quien depende el Departamento de Seguridad Nacional.

Redondo fue relevado en el mes de julio, y en su lugar Pedro Sánchez nombró a Óscar López. Sin embargo, se mantiene por ahora en su puesto el general de Brigada Miguel Ángel Ballesteros como director del Departamento de Seguridad Nacional.

Terrorismo, pandemias, catástrofes...

La nueva Estrategia de Seguridad Nacional cita 16 “riesgos y amenazas a la Seguridad Nacional”, algunos de ellos ya considerados en el documento anterior (que citaba 15), y otros nuevos o reformulados.

Contempla la “tensión estratégica y regional”, término que sustituye a “Conflictos armados”; el terrorismo y radicalización violenta; las epidemias y pandemias; las amenazas a las Infraestructuras Críticas; las emergencias y catástrofes; el espionaje e injerencias desde el exterior; y, como un ámbito propio y separado del espionaje y las injerencias, las campañas de desinformación.

Se consideran también amenazas a la Seguridad Nacional la vulnerabilidad del ciberespacio, la vulnerabilidad del espacio marítimo, y la vulnerabilidad aeroespacial, así como la inestabilidad económica y financiera, el crimen organizado y la delincuencia grave, y los flujos migratorios irregulares.

La vulnerabilidad energética, la proliferación de armas de destrucción masiva y los efectos del cambio climático y de la degradación del medio natural, completan el listado de riesgos y amenazas que se recogen en la nueva Estrategia de Seguridad Nacional 2021.

Conflicto con Rusia

Si bien pueden parecer situaciones remotas, lo cierto es que algunas de estas amenazas se han concretado en la actualidad, o existen temores extendidos de que puedan ocurrir.

La crisis del coronavirus ha mostrado el impacto que puede tener una pandemia: más de 100.000 muertos en España, paralización del país durante meses, hundimiento de la economía, movilización de las Fuerzas Armadas, tensión social...

En el ámbito de las emergencias y catástrofes, la erupción del volcán de Cumbre Vieja provocó una situación de alerta en la isla de La Palma.

La avalancha de miles de extranjeros que desbordaron las fronteras de Ceuta en mayo, es un ejemplo extremo de los efectos de los flujos migratorios irregulares.

La escalada de movimientos bélicos entre Rusia y la OTAN en torno a Ucrania hace temer, hasta niveles inesperados hace años, que la “tensión estratégica y regional” pueda derivar en un conflicto armado en el Este de Europa que, de alguna forma, afecte a España como socio de la OTAN.

Un “gran apagón”

Ese eventual conflicto con Rusia podría agravar la situación energética, si restringe el suministro de gas natural por los gasoductos que llegan a Europa por el Este.

Desde que Austria contemplara ese peligro en un documento, en los últimos meses se ha hablado mucho de un posible escenario de desabastecimiento de energía que conduzca a un “gran apagón” en España.

Aunque Red Eléctrica descarta esa posibilidad, la mera hipótesis ha llevado a administraciones y empresas a desempolvar los planes para hacer frente a un colapso energético en nuestro país, que desde luego supondría una grave crisis de seguridad nacional.

Adiestramiento ante gestión de crisis

La Estrategia de Seguridad Nacional 2021 prevé que se diseñe “un Plan de ejercicios de preparación en el marco de la Seguridad Nacional”, como una de las medidas para desarrollar el modelo de gestión integral de crisis en el Sistema de Seguridad Nacional.

“A los efectos de una adecuada preparación y adiestramiento, conviene realizar ejercicios de gestión de crisis en el plano político-estratégico con carácter periódico”, recoge el documento.

El objetivo de estos ejercicios será “activar la estructura y los procedimientos del Sistema de Seguridad Nacional, ejercitando la gestión de crisis ante una situación de interés para la Seguridad Nacional”.

Programa de ejercicios

Sobre el ejercicio que se celebrará a finales de este año, si la situación del coronavirus no lo impide, cabe añadir que la Conferencia Sectorial para los asuntos de Seguridad Nacional abordó hace unas semanas el Programa de Ejercicios para situaciones de crisis que se desarrollará durante 2022.

Esa conferencia sectorial reúne al Gobierno de España con las comunidades y ciudades autónomas. La reunión la presidió Félix Bolaños desde las instalaciones del Departamento de Seguridad Nacional, en el búnker de La Moncloa.

Participarán todos los ministerios

Si bien la seguridad nacional puede parecer un ámbito que sería competencia de los ministerios de Defensa e Interior, o de Presidencia como coordinador, lo cierto es que el Departamento de Seguridad Nacional tiene previsto que en el primer ejercicio de gestión de crisis de ámbito nacional participen “todos los ministerios del Gobierno de España”, que actualmente son 22.

Como ya se ha indicado, las amenazas no son sólo militares, o relacionadas con el terrorismo, sino que también hay otras relacionadas con las infraestructuras (Ministerio de Transportes), la energía (Ministerio para la Transición Ecológica) y las finanzas (Ministerio de Asuntos Económicos), por ejemplo.

En el Consejo de Seguridad Nacional se sientan el presidente del Gobierno, las tres vicepresidentas (Economía, Trabajo y Transición Ecológica), y los ministros de Asuntos Exteriores, Justicia, Defensa, Hacienda, Interior, Transportes, Industria, Presidencia, Sanidad y Ciencia.

También lo integran el director del Gabinete de la Presidencia del Gobierno, el secretario de Estado de Asuntos Exteriores y Globales, el Jefe del Estado Mayor de la Defensa (JEMAD), el secretario de Estado de Seguridad y la directora del Centro Nacional de Inteligencia (CNI).

Comité de situación

La Ley 36/2015, de 28 de septiembre, de Seguridad Nacional define la gestión de crisis como “el conjunto ordinario de actuaciones dirigidas a detectar y valorar los riesgos y amenazas concretos para la Seguridad Nacional, facilitar el proceso de toma de decisiones y asegurar una respuesta óptima y coordinada de los recursos del Estado que sean necesarios”.

Contempla la declaración de “situación de interés para la Seguridad Nacional”, que estaría unos escalones por debajo de los estado de alarma, excepción y sitio que recoge la Constitución.

Sería “aquella en la que, por la gravedad de sus efectos y la dimensión, urgencia y transversalidad de las medidas para su resolución, requiere de la coordinación reforzada de las autoridades competentes en el desempeño de sus atribuciones ordinarias, bajo la dirección del Gobierno, en el marco del Sistema de Seguridad Nacional, garantizando el funcionamiento óptimo, integrado y flexible de todos los recursos disponibles, en los términos previstos en esta ley”.

Para gestionar esas situaciones de crisis, “el Consejo de Seguridad Nacional cuenta para su asistencia con el Comité Especializado de Situación, de carácter único para el conjunto del Sistema de Seguridad Nacional, que se apoya en el Departamento de Seguridad Nacional, y al que corresponde la elaboración de propuestas de las directrices político-estratégicas y la formulación de recomendaciones para su dirección”.

El Comité de Situación lo preside el ministro de la Presidencia -Félix Bolaños actualmente-, y también participan los ministerios de Agricultura y Política Territorial, y la Secretaría de Estado de Comunicación.

Ejercicios a otra escala

Existen varios precedentes de ejercicios de gestión de crisis en los que ha participado España. La OTAN organizó en marzo de 2016 un ejercicio anual de gestión de crisis (CMX-16), en el que trataba de comprobar y ensayar los procedimientos de consulta y toma de decisiones en el nivel estratégico, tanto político como militar.

El ejercicio no implicó el despliegue de tropas en un lugar concreto, sino que se trató de coordinar a las autoridades civiles y militares de diversos ministerios de los países aliados, con el Cuartel General de la OTAN y sus dos mandos estratégicos, ante “un escenario de crisis, ficticio pero verosímil, de tipo ‘artículo 5 y artículo 4’, centrado en la defensa colectiva, con desafíos planteados por amenazas de guerra híbrida en la que se emplea una amplia gama de medidas tanto militares como civiles en el marco de un diseño altamente integrado”.

En paralelo a ese ejercicio CMX-16 de la OTAN, entre el 10 y el 15 de marzo de 2016 el Departamento de Seguridad Nacional realizó su propio ejercicio nacional de gestión de situaciones de crisis.

La amenaza que se simuló para ese ejercicio fue una crisis de seguridad marítima junto a otra simultánea de ciberseguridad. En esa ocasión participaron los ministerios de Asuntos Exteriores, Defensa, Interior, Fomento, Industria, Agricultura, Presidencia y Sanidad, es decir, ocho de los trece ministerios que por entonces tenía el Gobierno en funciones de Mariano Rajoy.

El Govern pende de un hilo tras cesar Pere Aragonès a su vicepresidente Jordi Puigneró

Comentarios
Somos ECD
Queremos escucharte y queremos que nos ayudes