Seguridad

Hablan los policías: “Nosotros también tenemos esprays de gas pimienta... pero están sin estrenar”

Las imágenes de los gendarmes franceses recurriendo a los aerosoles para frenar a los CDR abren el debate sobre por qué no se usan en España

Gendarmes franceses utilizan esprays de pimienta para disolver a los concentrados en la AP-7.
photo_cameraGendarmes franceses utilizan esprays de pimienta para disolver a los concentrados en la AP-7.

Fue una intervención rápida y sin altercados. El pasado martes, los gendarmes franceses lograron, en apenas unos minutos, desbloquear el tramo de la AP-7 en territorio galo que los CDR habían ocupado tras pasar por la frontera de La Junquera. El uso de esprays de gas pimienta fue clave en el éxito rápido de la operación.

Por el contrario, en territorio español los radicales independentistas no encontraron muchos problemas. La intervención de los Mossos y de la Policía llegó tarde y, además, mantuvieron duros y largos enfrentamientos con los agentes. Dos imágenes, a los dos lados de la frontera, totalmente diferentes y que han traído cola dentro del Cuerpo Nacional.

Los policías desplegados en la AP-7 ya reconocieron al Confidencial Digital haber sentido “vergüenza” al compararse con los gendarmes franceses. Explicaban: “Nosotros esperábamos órdenes mientras nos agredían. Actuamos tarde cuando ellos reaccionaron enseguida. Y, mientras en Francia usaban gas pimienta, nosotros no teníamos más que el material de siempre”.

Los esprays españoles, “sin estrenar”

El hecho de que la Policía española no usara esos aerosoles contra los CDR no quiere decir que el Cuerpo Nacional no disponga de ellos. De hecho, tal y como confirman a ECD mandos policiales, “los tenemos prácticamente desde siempre. Otra cosa es que no lo usemos y los tengamos a estrenar, porque aquí somos como somos...”.

Las mismas fuentes confirman que los esprays de gas pimienta que posee la Policía Nacional son “idénticos” a los de la Gendarmería francesa. Por tanto, tienen los mismos efectos sobre los individuos a quienes se les aplica el gas en caso de enfrentamiento cara a cara.

Veinte minutos fuera de juego

Los expertos policiales explican los efectos de esos esprays. Cuando un atacante es rociado con gas pimienta, los síntomas inmediatos que padece son: sensación de extrema quemadura en los ojos, lacrimación abundante, cierre involuntario de los ojos, irritación en las mucosas nasales, tos y opresión en el pecho.

Desde la Policía explican que, en teoría, los efectos duran veinte minutos, durante los cuales el alcanzado queda incapacitado para ejercer ninguna acción controlada.

Además, otro efecto que pueden provocar algunos espray gas pimienta es que tintan la piel del agresor, de forma que puede ser detectado por luz ultravioleta incluso tras varios días de la exposición al gas, lo que ofrece mayores garantías para la identificación y detención del asaltante.

Las fuentes consultadas añaden que este tipo de esprays pueden adquirirse en España en la mayoría de las armerías. Y, si están homologados, “son de venta libre para mayores de 18 años”. Ese es, de hecho, el único requisito para poder adquirir uno de ellos, la edad.

Comentarios
Somos ECD
¿Buscas un medio de información libre, que no se casa con nadie?