Seguridad

No habrá “Operación Piolín II”: el despliegue por el Consejo de Ministros durará solo cuatro días

Los 1000 agentes que enviará Interior llegarán el miércoles 19 y se retirarán el domingo 23

Despliegue de la Policía junto al barco de Piolín.
photo_cameraDespliegue de la Policía junto al barco de Piolín.

A una semana del Consejo de Ministros convocado en la Llotja de Mar de Barcelona, el Gobierno ya tiene muy avanzado el despliegue de agentes que garantizará la seguridad del presidente y del resto de integrantes del Ejecutivo. En ese dispositivo, estarán presentes mil efectivos de las Unidades de Intervención Policial.

A día de hoy, el Gobierno tiene confirmado el envío de 400 antidisturbios, procedentes de cuatro UIPs diferentes. Ya se ha movilizado a las unidades de Sevilla, La Coruña, Pamplona y Valencia, que aportarán, cada una de ellas, un grupo formado por unos 50 agentes.

Pese a ello, las fuentes consultadas por Confidencial Digital apuntan a que, según vayan pasando los días, el despliegue se ampliará hasta superar la cifra de más de mil efectivos. Una circunstancia que ya está siendo utilizada por los partidos y plataformas independentistas para hablar de “invasión” y “provocación”.

No se prepara una “Operación Piolín II”

Los secesionistas, ante el gran despliegue que está organizando Interior, llevan desde mediados de semana especulando con la posibilidad de que el Gobierno, una vez concluya el Consejo de Ministros, de orden a los antidisturbios de mantenerse en Barcelona.

Los impulsores de esta teoría recuerdan que el año pasado, después del referéndum independentista del 1-O, Interior decidió hacer estable la presencia de los cerca de 6.000 policías y guardias civiles enviados por la consulta ilegal. Una presencia que se prolongó hasta la celebración de las elecciones autonómicas tras la aplicación del 155.

Ese precedente, la llamada “Operación Copérnico”, y que en Cataluña denominan “Operación Piolín” por la presencia de un barco de cruceros en el puerto de Barcelona que sirvió como residencia de los agentes, ha vuelto a estar más presente que nunca durante los últimos días. No obstante, desde Interior confirman a ECD que no se repetirá la estrategia del año pasado.

Las fuentes consultadas explican que el millar de agentes que se desplegará en Barcelona con motivo del Consejo de Ministros formarán llegará a la Ciudad Condal el próximo miércoles, día 19. El operativo se mantendrá una vez concluida la reunión del Gobierno, pero apenas unas horas más.

En concreto, Interior tiene decidido que los agentes permanezcan todo el fin de semana movilizados por si se producen altercados en las calles. No obstante, el día de regreso de estos policías a casa ya está decidido: se retirarán el próximo domingo 23, en la víspera de Nochebuena.

Moncloa se coordinará con los Mossos

Pese al envío de un millar de policías nacionales antidisturbios, el peso del despliegue especial en Cataluña el 21 de diciembre recaerá en los Mossos d’Esquadra. También serán los encargados principales del dispositivo específico que se encargará de garantizar la seguridad del presidente del Gobierno, de los ministros y del resto del personal que les acompañará a la reunión del Consejo en la Casa Llotja de Mar.

De ahí que, según fuentes consultadas por ECD, será clave la coordinación entre el Departamento de Seguridad de Presidencia del Gobierno y los Mossos. Los miembros del equipo de Seguridad de Moncloa son los encargados de escoltar y establecer el perímetro de protección más cercano a Pedro Sánchez y a los ministros del Gobierno, y en dispositivos de este tipo también ejercen la iniciativa de coordinarse con los agentes de las Fuerzas de Seguridad.

“La comunicación entre el equipo de seguridad de Moncloa y los Mossos tendrá que ser muy estrecha, permanente”, explican estas fuentes. Si los Mossos controlan desde horas antes los alrededores y las vías de acceso a la Casa Llotja de Mar, tendrán que avisar al equipo de seguridad del presidente y de los ministros cuál es el camino más accesible para llegar a este edificio desde el aeropuerto -si viajan en avión desde Madrid-.

Los CDR, la ANC y otros colectivos independentistas han llamado a manifestarse contra la reunión del Consejo de Ministros, pero con mensajes muy radicales, llamando incluso a tratar de impedirla. De hecho, ya está circulando una convocatoria para, durante el viernes 21, bloquear las calles de Barcelona y sobre todo las aledañas a la Casa Llotja de Mar con una marcha lenta de coches que impida la llegada con normalidad de los ministros y de Sánchez.

De ahí que la información sobre la situación en los alrededores sea vital para que las Fuerzas de Seguridad impidan que triunfe el boicot al Consejo de Ministros en Barcelona.

Además de los antidisturbios de Mossos d’Esquadra (Brimo y Arro), que se pueden ver reforzados por la Policía Nacional, distintas fuentes apuntan la importancia que tendrán los agentes camuflados. Aparte de mossos, se da por hecho que se desplegarán efectivos de Información tanto de la Policía Nacional como de la Guardia Civil. Su labor será mezclarse con los manifestantes independentistas, vigilar cómo evolucionan las concentraciones de protesta e identificar y avisar de las mayores amenazas.

Policía Nacional y Guardia Civil, listas

Fuentes no de los Mossos, sino de los dos cuerpos de carácter estatal, apuntan a ECD que Barcelona y, sobre todo, los alrededores de la Casa Llotja de Mar estarán completamente blindado: aunque pueda haber choques y cargas si los manifestantes tratan de cruzar el perímetro de seguridad o si se enfrentan con los agentes, se da por hecho que el dispositivo especial garantizará la normalidad en torno al edificio en el que se reunirá el Gobierno de España.

El mayor problema se producirá en otros puntos. Como la atención estará puesta allí, y el mayor cuidado se pondrá en evitar el boicot al Consejo de Ministros, se espera que los radicales de los CDR aprovechen para cortar calles y carreteras por toda Cataluña.

En ese contexto, también serán los Mossos los encargados de actuar para levantar barricadas y desalojar a manifestantes de las calzadas. Pero, en caso de que los mandos no permitan a los agentes de la policía catalana actuar con la contundencia necesaria (como ocurrió el 6 de diciembre en la AP-7), podrán entrar en acción la Policía Nacional y la Guardia Civil.

Algunas fuentes apuntan que ese día habrá unidades antidisturbios de Policía y Guardia Civil en localidades de Aragón y Comunidad Valenciana cercanas a Cataluña, como pueden ser Monzón (Huesca) y Vinaroz (Castellón). Aguardando allí, los agentes evitarán el acoso de los independentistas radicales que, por ejemplo, sufrieron durante la “Operación Copérnico”.

En cuanto a los agentes que sí vayan a Barcelona, se prevé que se alojen en instalaciones como el cuartel de El Bruc, junto a la Diagonal de Barcelona, como ya ocurrió en septiembre de 2017. Este despliegue será más reducido que el de otoño de 2017, por lo que no habrá que recurrir a hoteles en los que fueron acosados, ni a barcos como el famoso “Piolín”. Además, las direcciones generales de Policía Nacional y Guardia Civil han puesto cuidado en evitar las vulnerabilidades y problemas que hubo en ese despliegue de septiembre a diciembre del año pasado.

Para los que apoyan el periodismo de exclusivas

Confidencial Digital publica noticias exclusivas, que solamente se leen en estas páginas. Y ha creado una comunidad de amigos, Somos ECD, a quienes además se ofrece otras informaciones más, para que sean lectores mejor informados aún, junto con varios servicios y ventajas. Súmate a este proyecto periodístico incorporándote a Somos ECD.

Comentarios
Somos ECD
¿Buscas un medio de información libre, que no se casa con nadie?