Seguridad

No existe un protocolo específico para los cuerpos de los fallecidos por coronavirus

Se seguirá el procedimiento habitual de autopsia y enterramiento como para cualquier otra enfermedad infectocontagiosa

coronavirus
photo_camera coronavirus

La actuación para el caso de que se produzca algún fallecimiento de enfermos por coronavirus no incluye indicaciones específicas. El protocolo frente al coronavirus, actualizado este mismo jueves, no contempla normas específicas acerca del manejo post-mórtem de los cadáveres.

El Ministerio de Sanidad está actualizando de manera constante los planes de actuación para hacer frente a la propagación del COVID-19. Por medio del Centro de Coordinación de Alertas y Emergencias Sanitarias, Sanidad ha creado un Comité de Seguimiento y Evolución del coronavirus para informar de todas las novedades sobre posibles contagios y cursos de acción a seguir.

Enfermedad infectocontagiosa

Preguntada por El Confidencial Digital sobre cuál sería el protocolo a seguir en caso de fallecimiento de un paciente infectado por coronavirus, fuentes de la Consejería de Sanidad de la Comunidad de Madrid han aclarado que el plan de actuación en esa materia es “el mismo para el coronavirus que para cualquier otra enfermedad infectocontagiosa”. Un protocolo que, explican, viene marcado por el Ministerio de Sanidad.

ECD ha planteado a un experto del Hospital Vall d´Hebron de Barcelona si el manejo post-mórtem del cuerpo de un eventual fallecido por COVID-19 requeriría de algún tratamiento especial. El experto ha aclarado que desde el Ministerio no se ha aprobado ningún procedimiento específico para el manejo de cadáveres porque “no tendría sentido”.

Incineración

El coronavirus no figura dentro del “Grupo I” de cadáveres que especifica la Guía de Consenso sobre sanidad mortuoria. Los cadáveres que entran en esta clasificación son aquellos en los que el fallecido padeciera una enfermedad infectocontagiosa que requiriese de un tratamiento post-mórtem especial.

Así, en casos como los del ébola, a los cadáveres que presentan un riesgo para la salud pública se les aplica un protocolo específico, que incluye féretro especial, traslado inmediato, prohibición de autopsia e incluso incineración forzosa.

Ya no contagia

El experto consultado por ECD explica que ese no es el caso del coronavirus, puesto que la enfermedad “se transmite por vía área”. Por lo tanto, un cadáver “ya no transmite, o sea, que ya no puede contagiar”.

El especialista en enfermedades contagiosas aclara que el cuerpo de un infectado por el COVID-19 es un “cadáver como cualquier otro”, y que por ello no “requiere de un protocolo especial”.

Y ha continuado: “En el caso de que falleciera un paciente con coronavirus, no se aplicaría ninguna consideración especial por parte del Ministerio. Sería como cuando fallece un paciente por gripe”.

El vídeo del día

Endesa lanza un 'megaplan' inversor de 25.000 millones a 2030.

Autopsias

Ha explicado, además, que tampoco regirían los procedimientos particulares que se aplican sobre enfermedades que pueden ser transmitidas post-mórtem, como el relativo a las autopsias.

Por ejemplo, respecto al ébola, se establece que “en ningún caso se procederá al examen interno o manipulación del cadáver”.

Respecto al coronavirus, según el experto, no estaría prohibida la autopsia sobre el cadáver porque no habría ningún riesgo de contagio.

Ninguna defunción

En cualquier caso, como ha recordado la fuente del Vall d’Hebron consultada por ECD, en España no se ha producido aún ninguna defunción por el COVID-19, “ni se prevé que se produzcan”, añade.

Por ello, el experto en enfermedades infecciosas se ha servido del ejemplo chino para ilustrar la situación de un fallecido por coronavirus. Cuenta que en China no ha habido ningún procedimiento supervisado por las autoridades para los enterramientos o la cremación de los cadáveres.

Sin ceremonias

Añade que la principal recomendación del Gobierno chino venía, no por el riesgo de contagio a partir de los cadáveres, sino por medio de la contraindicación de las agrupaciones por parte de los familiares del fallecido que se dieran cita en la ceremonia fúnebre, entre los cuales sí existiría riesgo de contagio por vía aérea.

Tomando el ejemplo chino, el experto afirma que se puede confiar en que no existirá un procedimiento de manejo de cuerpos como el que existe para otras enfermedades infectocontagiosas. A lo sumo, se haría como en China, “prohibir las ceremonias fúnebres” de fallecidos por coronavirus, para prevenir la posibilidad de infección.

Comentarios
Somos ECD
Queremos escucharte y queremos que nos ayudes