Seguridad

Los hijos de los guardias civiles tendrán más difícil ingresar en la academia de Valdemoro

La Dirección General va a reformar el sistema de acceso para eludir las acusaciones de riesgo de nepotismo que se recogen en el informe GRECO

Colegio de Guardias Jóvenes de Valdemoro.
photo_camera Colegio de Guardias Jóvenes de Valdemoro.

La Guardia Civil va a darle un giro completo a la forma de ingresar en el Colegio de Guardias Jóvenes ‘Duque de Ahumada’ de Valdemoro, en Madrid. Lo hará tras las críticas a este centro que se recogían en un informe del Grupo de Estados contra la Corrupción (GRECO, en su acrónimo en francés) del Consejo de Europa.

En su informe de evaluación sobre España, el GRECO hizo distintas recomendaciones sobre las Fuerzas de Seguridad españolas, como un instrumento clave en la lucha contra la corrupción. Los consejos y recomendaciones llegaban, por ejemplo, a criticar la aplicación del Código Penal Militar en la Guardia Civil.

El documento también mencionaba al Colegio de Guardias Jóvenes de la Guardia Civil:

-- “El EEG tuvo conocimiento del cupo que en el Colegio de Guardias Jóvenes de la Guardia Civil (Valdemoro) se reserva para los descendientes de miembros de la Institución para el acceso a la escala de cabos y guardias. En concreto, los hijos de guardias civiles siguen un curso de iniciación en el Colegio de Guardias Jóvenes de la Guardia Civil que los prepara para las oposiciones de acceso a la escala de cabos y guardias de la Guardia Civil. En las oposiciones hay un cupo fijo (máximo) del 7,92 % de los puestos que se reserva para estos candidatos (hijos de guardias civiles).

El EEG tiene fuertes reservas sobre la persistencia de este sistema en nuestros tiempos, pues es claramente contrario al principio de igualdad de oportunidades para todos los ciudadanos a la hora de acceder al servicio público y presenta riesgos significativos de amiguismo y nepotismo. Esta práctica también presenta problemas de legitimidad y de percepción pública”.

El centro que prepara a los “hijos del cuerpo”

Confidencial Digital ha podido confirmar, por la Asociación Unificada de Guardias Civiles (AUGC) y la Asociación Española de Guardias Civiles (AEGC), que la Dirección General de la Guardia Civil está trabajando en un proyecto para modificar el sistema de acceso al Colegio de Guardias Jóvenes.

En la web del Instituto Armado se define esta academia de Valdemoro como “el Centro de Enseñanza de la Guardia Civil que prepara a los hijos del Cuerpo para las pruebas selectivas para ingreso en la Guardia Civil e imparte la formación técnico profesional para la incorporación a la Escala de Cabos y Guardias de la Guardia Civil”.

La enseñanza en Valdemoro dura dos cursos académicos de nueve meses cada uno. El primer año tiene objeto preparar a los alumnos (hijos del Cuerpo) que han superado el examen previo de ingreso en el centro, para obtener alguna de las plazas restringidas en la convocatoria (Colegio de Guardias Jóvenes) para el ingreso en la Escala de Cabos y Guardias de la Guardia Civil, mientras que en el segundo se imparte la formación técnico profesional a los alumnos que han obtenido plaza en la convocatoria del proceso selectivo de ingreso en la Guardia Civil y tras la superación del plan de estudios correspondiente se incorporarán a la Escala de Cabos y Guardias.

Además, tienen 40 semanas de prácticas en las Unidades Territoriales de la Guardia Civil.

El vídeo del día

Repsol invertirá 18.300 millones para acelerar plan hacia compañía cero emisiones.

Los “polillas” y el riesgo de nepotismo

Los alumnos de Valdemoro, por tanto, son hijos de guardias civiles. Reciben el apodo o sobrenombre de “polillas”. Era “polilla”, por ejemplo, Fernando Trapero, un guardia civil del Grupo de Apoyo Operativo (GAO, dentro del Servicio de Información) que junto a su compañero Raúl Centeno fue asesinado por terroristas de ETA en Francia en 2007.

Pues bien: ante ese análisis del informe GRECO sobre que el sistema de entrada en la academia de Valdemoro “es claramente contrario al principio de igualdad de oportunidades para todos los ciudadanos a la hora de acceder al servicio público y presenta riesgos significativos de amiguismo y nepotismo”, la Dirección General ha presentado en reuniones internas como la Comisión Permanente de Normativa las líneas maestras del nuevo modelo de acceso al Colegio de Guardias Jóvenes.

Concurso-oposición y más mujeres

La idea de la dirección pasa por implantar un sistema de concurso-oposición para entrar en la academia de Valdemoro. Incluirá una evaluación de conocimientos conforme al nivel académico que se exige para ingresar, unas pruebas físicas, un reconocimiento médico y psicológico, y una serie de méritos académicos, singulares y baremos que tendrán en cuenta distintos aspectos.

Además, desde AUGC apuntan que se prevé establecer medidas para potenciar la entrada de mujeres en la Guardia Civil a través de la academia de Valdemoro.

Si el porcentaje de mujeres que aprueben las pruebas de acceso al Colegio de Guardias Jóvenes es inferior al 30%, se aplicarán unas medidas correctoras en favor de las mujeres, dependiendo también de los diferenciales en las notas obtenidas en la prueba de conocimientos.

Geografía, Historia, Literatura, Matemáticas...

En la fase de oposición se incluirá, en primer lugar, esa Prueba de Evaluación de Conocimientos. Versará sobre varias de las materias que se establecen en la Resolución de 26 de junio de 2019, de la Dirección General de la Guardia Civil, por la que se determina el temario de las convocatorias de los procesos de selección para el ingreso en los centros docentes de formación para la incorporación a la Escala de Cabos y Guardias de la Guardia Civil, es decir, la norma que regula las oposiciones de ingreso normales.

En principio, los interesados en ingresar en el Colegio de Guardias Jóvenes de Valdemoro tendrían que estudiarse las materias más vinculadas a las asignaturas que se enseñan en la ESO. Se trata de los temas 19, 20, 21, 22 y 23, que versan sobre Geografía e Historia, Literatura Española, Matemáticas, Física y Química, e Inglés.

La nota numérica de esta Prueba de Evaluación de Conocimientos irá de 0 a 10 y se calificará como “apto”, a partir del 5, o “no apto”.

Pruebas físicas y test de inteligencia

También en la fase de oposición se realizarán pruebas psicofísicas, como unas pruebas físicas iguales que las del ingreso en la Escala de Cabos y Guardias pero minoradas un 20% en su exigencia. De nuevo, se declarará “apto” o “no apto” a los aspirantes, igual que en el reconocimiento médico según el cuadro de exclusiones de la Orden PCI/155/2019, y en la prueba psicotécnica.

En este último caso habría una medición de inteligencia general, y test de aptitudes y de personalidad. Se deja abierta la puerta a la posibilidad de incluir una entrevista personal y otras pruebas o test.

Mérito prioritario: ser huérfano de guardia civil

En la fase de concurso, por otro lado, se valorarán los méritos académicos, profesionales y de otro tipo, que se determinarán en una resolución cada año. Ahí se incluyen las titulaciones académicas que tengan los aspirantes al ingreso.

En este caso, se les valorará con una nota total entre 0 y 10, con todos los méritos.

Si bien todos estos cambios obedecen a la necesidad de abrir el sistema para que no sólo sea para hijos de guardias civiles, en el nuevo modelo de acceso al Colegio de Guardias Jóvenes se valorará como mérito prioritario el tener consideración de huérfano de un guardia civil.

Mérito por vivir en un pueblo

Además, el proyecto en el que trabaja la Dirección General de la Guardia Civil introduce méritos como los siguientes:

-- Mérito por residencia (MR): se favorecerá a los aspirantes que residan en zonas rurales, concretamente en poblaciones con un censo inferior a 3.000 habitantes. Tendrán que presentar un certificado emitido por las autoridades locales, y se deberá acreditar que lleva residiendo allí por un tiempo superior a dos años y de manera continuada, para evitar engaños.

-- Destino del progenitor guardia civil en zona rural: de nuevo, se valorará a los aspirantes que sean hijos de guardias civiles destinados en unidades residenciadas en poblaciones de menos de 3.000 habitantes, durante al menos cinco años de la vida. Se acreditará mediante la ficha de servicio del progenitor.

La puntuación final se obtendrá de la fórmula PF= (O,75 X PEC) + (0,10 X MAP) + (0,15 X MR). PF corresponde a puntuación final, PEC es la nota de la Prueba de Evaluación de Conocimientos, MAP son los méritos académicos, profesionales y otros, y MR el mérito por residencia.

Comentarios
Somos ECD
Queremos escucharte y queremos que nos ayudes