Seguridad

Interior invierte millón y medio de euros en reforzar los sistemas antidrones de La Zarzuela, La Moncloa...

Los nuevos equipos de la Red SIGLO-CD estarán operativos en 2023

Palacio de la Moncloa.
photo_camera Palacio de la Moncloa.

El Ministerio del Interior da un paso en la protección de las sedes, edificios y complejos que albergan las más altas instituciones del Estado, desde la Casa del Rey hasta la Presidencia del Gobierno, pasando por las Cortes Generales.

Según ha podido comprobar Confidencial Digital, la Subdirección General de Gestión Económica y Patrimonial del Ministerio del Interior ha abierto una licitación que tiene por objeto el “Suministro de los equipos de detección, neutralización y comunicaciones, y el software de mando y control, que permitan implantar la Red SIGLO-CD en su Fase I, para proteger las más Altas Instituciones del Estado”.

Sistema Global contra Drones

¿Qué es la Red SIGLO-CD? Se trata del Sistema Global contra Drones, responsabilidad del Centro Tecnológico de Seguridad, de la Subdirección General de Sistemas de Información y Comunicaciones para la Seguridad, a su vez dependiente de la Secretaría de Estado de Seguridad. Por tanto, se incardina en el Ministerio del Interior.

Se trata de una red de sistemas antidrones, integrada por unidades detectoras de largo alcance, que advierten de la presencia de drones que pueden suponer una amenaza; y por equipos de neutralización, que utilizan perturbaciones de señal para tirar los drones al suelo.

Estos sistemas se han instalado principalmente en Madrid, en las sedes de las principales instituciones del Estado.

Operativos el próximo año

Al conjunto de la Red SIGLO-CD va a dedicar el Ministerio del Interior ese contrato, que cuenta con un presupuesto de 1,65 millones de euros, destinado a adquirir equipos de detección, neutralización y comunicaciones, y el software de mando y control de los sistemas antidrones.

Desde el Ministerio del Interior explican que en 2019 la Secretaría de Estado de Seguridad planificó diversas actuaciones para afrontar el uso malintencionado de drones. La Subdirección General de Sistemas de Información y Comunicaciones para la Seguridad fue la encargada de diseñar y poner en marcha, por fases sucesivas, una red global de sistemas anti-drones (SIGLO-CD).

Esta red se está implantando en varias fases. La licitación que está ahora en marcha supondrá la adquisición de nuevos equipos de protección que Interior prevé que se encuentren “plenamente operativos” a lo largo del próximo año, 2023.

Derribo, captura, suplantación...

Los equipos antidrones pueden utilizar diferentes métodos para neutralizar el dron hostil. Cabe la neutralización balística, es decir, disparar algún tipo de proyectil para derribar o destruir el aparato en vuelo.

 

También se utiliza en ocasiones el ‘jamming’, una técnica consistente en perturbar la calidad de la recepción de señales del sistema de posicionamiento del dron. Es decir, se emite una señal que a su vez perturba o interfiere en la señal que conecta al dron con el sistema que maneja su controlador.

Se emiten señales en la misma banda de frecuencia para cortar esa conexión, de forma que el dron deje de recibir la señal desde su sistema de mando. Quien esté pilotando a distancia el vehículo aéreo pierde el control sobre el aparato.

A partir de ahí, hay varias opciones. Una es que simplemente se interfiera la señal, el dron deje de recibir órdenes y pueda caer al suelo.

También se habla de “spoofing”, una forma de suplantar las señales de posicionamiento, para hacer creer al dron que se encuentra en una posición distinta a la real. Incluso hay sistemas capaces de tomar el mando del dron con una señal propia, y ordenar que aterrice en un punto concreto, lo que evita el peligro que supone que un dron sin señal caiga a tierra allí donde se corta la señal que lo maneja.

Incluso se han desarrollado drones ‘suicidas’ que se activan al detectarse otro hostil, y se dirigen hacia él para chocar y acabar con él.

El Ministerio del Interior no precisa de qué tipo de sistemas de neutralización de drones va a adquirir. Apunta que “se han estudiado diferentes sistemas de neutralización”, y que “dependiendo del lugar concreto que se quiera proteger, se utilizan unos u otros. Siempre se tiene en cuenta la idoneidad de este tipo de sistemas”. En lugares con muchos edificios es complicado derribar un dron con proyectiles o dejarlo caer, ya que puede provocar daños personales.

Moncloa, el Congreso...

Preguntado sobre si el contrato incluye concretamente a la Casa del Rey, el Congreso de los Diputados, el Senado, el Tribunal Constitucional, Presidencia del Gobierno..., el ministerio apunta sólo que la tecnología antidrones está “en evolución constante, por lo que, aunque la mayoría de las mencionadas instituciones ya estaban protegidas, se actualizan los sistemas, para adaptarlos a las nuevas necesidades”.

Esta licitación suministrará equipos para la implantación de la Fase I de la Red SIGLO-CD. Interior explica que en las siguientes fases, el objetivo principal será la expansión de esta red de sistemas antidrones a nivel nacional y su adaptación a las nuevas tecnologías emergentes dentro de este campo.

En agosto de 2019 el Gobierno anunció la puesta en marcha de un sistema para blindar, de inicio, el Palacio de la Zarzuela -residencia del rey-, el Palacio de la Moncloa -residencia del presidente del Gobierno y sede de la Presidencia del Gobierno-, así como las sedes del Congreso de los Diputados y del Senado, en una primera fase.

El Ministerio de Defensa, el Ministerio del Interior y distintos cuerpos de seguridad, sobre todo la Policía Nacional, comenzaron hace años a estudiar cómo proteger lugares estratégicos de la amenaza de un dron que pusiera suponer una amenaza, bien involuntaria, bien fruto de un plan terrorista o de otro tipo.

En estos años se han sucedido distintas alertas con drones. Por ejemplo, se puso el foco en la posibilidad de que el sobrevuelo de unos drones no identificados amenazaran el despegue y aterrizaje de los aviones en un aeropuerto, como sucedió en el Aeropuerto Adolfo Suárez Madrid-Barajas.

El Ministerio de Defensa ha sido especialmente activo en este ámbito, buscando sistemas que puedan proteger tanto cuarteles y bases militares en España, como a las tropas españolas que despliegan en el extranjero, sobre todo en zonas de conflicto donde cualquier enemigo puede recurrir a drones para atacar a un contingente internacional.

El Ejército de Tierra ha enseñado el derribo de drones con artillería, y hasta los astilleros de Navantia, donde se construyen buques y submarinos de la Armada, han incorporado sistemas para defenderse de estas amenazas por aire.

Drones sobre Zarzuela

Pero donde se encendieron todas las alertas fue en el Palacio de la Zarzuela. Monarquía Confidencial reveló en julio de 2015 que drones de pequeño tamaño habían sobrevolado el recinto de La Zarzuela, en el Monte de El Pardo, y la Guardia Real los había detectado sin llegar a neutralizarlos.

Ni la Guardia Real ni el Servicio de Seguridad de la Casa del Rey contaban entonces con sistemas para defender Zarzuela de los drones.

Se planteó la posibilidad de utilizar águilas adiestradas en capturar estos pequeños artilugios aéreos. En estos años, la Guardia Real ha experimentado con diversos sistemas antidrones, con el condicionamiento de que algunas soluciones pueden provocar interferencias con los sistemas de navegación de aviones y helicópteros.

Zelenski pide a la ONU definir el concepto de "Estado terrorista" tras el ataque ruso en Kremenchuk

Comentarios
Somos ECD
Periodismo libre, valiente, independiente, indispensable