Seguridad

Interior contrata el mantenimiento de los detectores de metales un año después de recibir la carta con balas dirigida a Marlaska

Destinará 9.000 euros a los arcos de seguridad de los servicios centrales del ministerio en Madrid

Fernando Grande-Marlaska, ministro del Interior.
photo_camera Fernando Grande-Marlaska, ministro del Interior.

La política española se vio sacudida hace un año al conocerse que a Pablo Iglesias, al ministro del Interior, a la directora general de la Guardia Civil, a la ministra de Industria e incluso después a Isabel Díaz Ayuso les habían mandado cartas con balas, o con una navaja aparentemente ensangrentada en el caso de Maroto, y todo ello con mensajes de amenaza de muerte.

Estos episodios desataron las alarmas, no solo por no saberse quién estaba detrás de estas amenazas, sino también por haber burlado esas cartas varios filtros de seguridad. Se pusieron en cuestión los controles en las dependencias de Correos, así como los de algunos edificios oficiales.

En el caso de Fernando Grande-Marlaska, la carta con cartuchos de bala dirigida a él se recibió en la sede del Ministerio del Interior, al comienzo del Paseo de la Castellana, junto a la Plaza de Colón.

Un año después de este episodio, el mismo ministerio ha abierto una licitación para contratar un “servicio de mantenimiento de arcos detectores de metales de la marca Cotelsa, de los Servicios Centrales del Ministerio del Interior”.

El contrato por ahora se encuentra en fase de licitación previa. El presupuesto para este servicio es de 9.906,75 euros.

De esta forma, Interior garantiza el funcionamiento de los arcos detectores de metales de la sede central del Ministerio del Interior, ubicada entre el Paseo de la Castellana, la calle de Alcalá Galiano y la de Amador de los Ríos.

Los arcos detectores de metales son por los que pasa cualquier persona que accede al edificio. Sirven para alertar de elementos metálicos que pueda llevar escondidos en la ropa o los zapatos quien entre a ese lugar.

Se complementan con los escáneres de rayos X por los que pasan bolsos, mochilas y paquetes. Sobre estos equipos se apuntaron posibles fallos en algunos casos.

La Razón reveló, el día que conoció la noticia de la detección de las cartas, que la misiva dirigida a Marlaska se recibió en la sede del ministerio y que el sobre fue revisado por agentes a través de un escáner de rayos X, sin que se observara nada sospechoso. Por eso la carta llegó hasta la secretaria de despacho del ministro.

 

El diario El Mundo apuntó a un fallo de seguridad, que provocó que el ministro barajara destituir a la teniente responsable de ese dispositivo en el ministerio.

También en la sede de la Dirección General de la Guardia Civil, en la calle de Guzmán el Bueno, en Madrid, una carta con balas superó los controles de seguridad y fue entregada a la secretaria de despacho de la directora general, María Gámez.

La carta dirigida a Pablo Iglesias se remitió a la sede central del Ministerio del Interior. En este caso el escáner de seguridad sí detectó que dentro del sobre había balas.

Películas, series y documentales de estreno en Netflix España en Junio de 2022

Comentarios
Somos ECD
¿Buscas un medio de información libre, que no se casa con nadie?