Seguridad

Interior recurre al renting para dotar de chalecos antibalas a 20.000 policías

Pagará una cantidad por su uso durante cinco años y al final podrá quedarse con ellos por un euro la unidad

Policías nacionales en el centro de Madrid.
photo_cameraPolicías nacionales en el centro de Madrid.

Las administraciones públicas se han puesto las pilas desde finales de 2014 para tratar de proteger a los agentes de policía con chalecos antibala, anticuchillo y antipunzón, para que no salgan a patrullar o a realizar otros servicios de cierta exposición sin su prenda de protección personal.

Tras la muerte de una policía nacional por el disparo de un atracador en Vigo (diciembre de 2014) y el ataque yihadista contra policías en París (enero de 2015), la Policía Nacional, la Guardia Civil, los Mossos d’Esquadra y otras fuerzas de seguridad como policías locales de grandes ciudades iniciaron procesos de compra de chalecos antibalas, para con distintos ritmos aumentar el porcentaje de agentes protegidos de esta forma.

En el caso de la Policía Nacional, en estos años se han licitado distintos lotes de varios centenares o varios miles de chalecos antibalas.

Confidencial Digital ha podido saber ahora que la Dirección General de la Policía ha comenzado a dar pasos para alcanzar con una empresa un contrato de renting para dotar a sus agentes con chalecos antibalas, anticuchillo y antipunzón.

Consulta preliminar antes de licitar el contrato

La Dirección General de la Policía, que desde julio de 2018 dirige Francisco Pardo Piqueras, ha abierto lo que se denomina una “consulta preliminar del mercado”. Consiste en sondear a las empresas especializadas en un servicio o bien concreto que pueda estar interesadas en una futura licitación.

En este caso, la consulta preliminar del mercado es “sobre aspectos relacionados con la contratación para renting de Chalecos Antibala Anticuchillo y Punzón [sic] para dotación de la Policía Nacional”.

La consulta obedece a un proyecto del Servicio de Armamento y Equipamiento Policial de la División Económica y Técnica de la Dirección General de Policía, que según la documentación consultada por ECD “tiene previsto contratar la adquisición en el próximo año” de los chalecos antibala que se especifican en la consulta preliminar del mercado.

Renting de los chalecos

En total, el suministro que la Dirección General de Policía pretende contratar asciende a 20.000 chalecos antibala. La gran novedad, aparte de la cifra -más abultada que en otras licitaciones de chalecos- es que no se van a comprar los chalecos, sino que se utilizarán en modalidad de renting, mediante la que la administración pagará una cantidad anual a la empresa suministradora por el uso de los chalecos.

La Policía Nacional especifica a las empresas que puedan estar interesadas en optar a esta licitación que su idea es que los agentes utilicen los chalecos tres años, y otros dos prorrogables. Al cabo de esos cinco años de uso, se abriría la puerta a que los chalecos pasaran a ser de adscripción definitiva de la Policía Nacional pagando un euro por cada chaleco.

Los chalecos deberán contar con protección balística, protección anticuchillo y protección antipunzón. La funda dispondrá de anagramas de la Policía Nacional en la parte trasera, y escudo con acople para el carné profesional y un velcro para indicar la categoría del agente.

La empresa que se termine encargando de suministrar los chalecos en modo renting tendrá que realizar una medición individual del tallaje de cada policía. Además, habrá de tener en cuenta la fisionomía de las mujeres, con un diseño ergonómico. También se indica en los pliegos que la empresa deberá realizar una revisión anual de los 20.000 chalecos, y tendrá que contar con un seguro de responsabilidad civil por estas prendas de nueve millones de euros.

Cubrirán el déficit que quedaba

Desde que llegó al Gobierno de España el Partido Popular, desde 2012 hasta 2016, el Ministerio del Interior adquirió y repartió 31.500 unidades de esta prenda de protección frente a balas y cuchilladas.

Las compras en la etapa del PP multiplicó por cuatro las que realizó Interior en la etapa de José Luis Rodríguez Zapatero, tal y como se contó en estas páginas. Coincidió con años del aumento de la frecuencia de atentados yihadistas en Europa.

El pasado mes de septiembre, ECD informó que en un contrato de adquisición de unos 4.000 chalecos para la Policía Nacional se revelaba un dato importante: faltaban unos 27.500 chalecos para proteger a todos los agentes del cuerpo, lo que suponía un 42% de policías nacionales sin esta prenda.

El contrato de renting de 20.000 chalecos, por tanto, irá destinado a paliar gran parte de ese déficit.

En todo este contexto cabe recordar también que el pasado mes de noviembre la Dirección Adjunta Operativa de la Policía Nacional envió una circular escrita a todas las unidades y dependencias del cuerpo que estableció que “en las plantillas y órganos directivos de la Dirección General de Policía en los que se hayan suministrado chalecos antibalas, se deberá proceder a su entrega y asignación a los funcionarios policiales con carácter individual, progresivamente, en función de la operatividad y peligrosidad del puesto de trabajo que ocupen”.

De hecho, explícitamente establecía que quedaba “prohibido su almacenamiento y restricción de uso”, algo que hasta entonces era habitual en algunas comisarías y unidades, y que provocaba las quejas de agentes que denunciaban que no contaban con chaleco para salir a patrullar pese a que había unidades almacenadas.

Para los que apoyan el periodismo de exclusivas

Confidencial Digital publica noticias exclusivas, que solamente se leen en estas páginas. Y ha creado una comunidad de amigos, Somos ECD, a quienes además se ofrece otras informaciones más, para que sean lectores mejor informados aún, junto con varios servicios y ventajas. Súmate a este proyecto periodístico incorporándote a Somos ECD.

Comentarios
Somos ECD
Periodismo libre, valiente, independiente, indispensable