Seguridad

Interior va a comprar 1.350 medallas para víctimas del terrorismo que llevan meses reclamando la insignia

El ministerio ha concedido esta distinción a 1.890 personas, más de lo previsto, lo que ha obligado a comprar más condecoraciones

Fernando Grande-Marlaska.
photo_cameraFernando Grande-Marlaska.

A la Dirección General de Apoyo a las Víctimas del Terrorismo le faltan cientos de medallas para entregarlas a familiares de asesinados y heridos en atentados terroristas, a amenazados por bandas terroristas y a personas afectadas por ataques.

Confidencial Digital ha podido comprobar que la Subdirección General de Gestión Económica y Patrimonial del Ministerio del Interior ha abierto un proceso de contratación pública para adquirir 1.350 insignias de la Real Orden de Reconocimiento Civil a las Víctimas del Terrorismo.

En total, el presupuesto disponible para esta compra es de 94.500 euros.

Amenazados, cónyuges de asesinados...

Mediante la Ley de Presupuestos Generales del Estado para 2014, aprobada a final de 2013, se modificó una ley de 2011 para crear un nuevo grado de condecoración de la Real Orden de Reconocimiento Civil a las Víctimas del Terrorismo, la Insignia.

De esta forma, desde el 1 de enero de 2014 se contempla ese grado, que se concede “a los que tengan la condición de amenazados, a los ilesos en atentado terrorista, así como al cónyuge del fallecido o persona ligada con él por análoga relación de afectividad, los padres y los hijos, los abuelos, los hermanos y los nietos de los fallecidos, así como a los familiares de los heridos que hayan sufrido lesiones incapacitantes en sus distintos grados hasta el segundo grado de consanguinidad”.

Por encima está la encomienda, para los heridos y secuestrados en acciones terroristas, y la gran cruz, a título póstumo, a los asesinados.

Para el grado de insignia no se reguló hasta 2018 el distintivo o medalla correspondiente. Se hizo con el Real Decreto 107/2018, de 9 de marzo, por el que se modifica el Reglamento de la Ley 29/2011, de 22 de septiembre, de Reconocimiento y Protección Integral a las Víctimas del Terrorismo, aprobado por el Real Decreto 671/2013, de 6 de septiembre.

Los condecorados reclaman la imposición

El Ministerio del Interior, y su Dirección General de Apoyo a las Víctimas del Terrorismo concretamente, detallan que desde que se creó el grado de insignia de la Real Orden de Reconocimiento Civil a las Víctimas del Terrorismo hasta ahora “se han reconocido casi 1.900 Insignias”.

El motivo que ha llevado a licitar la compra de 1.350 insignias es que “sus beneficiarios vienen reclamando insistentemente su entrega e imposición por parte de los representantes públicos”.

Interior reconoce que “esta reclamación es justa y debe ser atendida puesto que, de otro modo, el reconocimiento honorifico tanto del Estado, como de la sociedad española en general, que implica la concesión de la Insignia en favor de quienes han sufrido las consecuencias de los atentados terroristas quedaría seriamente dañado”.

1.890 insignias reconocidas

En abril de 2019 la Dirección General de Víctimas del Terrorismo ya recibió 700 insignias que había comprado anteriormente.

Pero ahora el número de insignias concedidas es ampliamente superior al inicialmente previsto: son 1.890.

Como desde las 700 que ya tiene Interior faltan 1.190 para completar el cifra, se van a adquirir 1.350 para que haya “un stock de 160 para las solicitudes que previsiblemente llegarán en los próximos años”.

Así es la insignia

Las insignias de la Real Orden de Reconocimiento Civil a las Víctimas del Terrorismo consisten “en una Cruz de iguales características que las descritas para la Gran Cruz y la Encomienda, con la diferencia de su tamaño, que será de 45 milímetros de diámetro [las anteriores son de 80 y 60 milímetros, respectivamente]”.

Además, “todo el conjunto de la Cruz penderá de una corona de laurel en metal dorado. Se portará pendiente con una cinta de 30 milímetros de ancho con los colores de la Orden, rojo y blanco, midiendo las franjas blancas que ocupan los bordes de la cinta 3 milímetros. En el reverso de la Insignia se encontrará una corona circular, con bordes dorados de 1 milímetro, esmaltada en negro, de 20 milímetros de diámetro y 4 milímetros de grosor, donde constará grabada en letra dorada y mayúsculas la siguiente inscripción «reconocimiento y memoria», apareciendo una pequeña cruz latina en la parte inferior. En el interior se encontrará un círculo esmaltado en rojo de 15 milímetros de diámetro, con un cuadrado dorado de 8 milímetros en su interior”.

La pieza metálica está compuesta de un 99,5% de cobre y 0,5% de zinc. El acabado de la zona dorada se aplica con un tratamiento electrolítico y baño de flash de oro, y el de la zona esmaltada con esmalte sintético de baja temperatura. Cuelga de una cinta de moaré de seda de 30 milímetros de ancho, y se entrega dentro de un estuche serigrafiado con el escudo de España.

“Actos de homenaje” a heridos y secuestrados

En diciembre de 2018 ECD ya contó un proceso de compra similar: en ese caso, de 350 distinciones de la encomienda de la Real Orden de Reconocimiento Civil a las Víctimas del Terrorismo.

Estas encomiendas iban destinadas a reconocer a heridos y secuestrados en acciones terroristas de ETA, de los GRAPO, del GAL, del terrorismo yihadista y de otras organizaciones terroristas.

En ese caso, además, el Ministerio del Interior indicaba que una vez que comprara estas las encomiendas tenía previsto “organizar actos de homenaje para hacer entrega de estas medallas” a víctimas del terrorismo que, habiendo sido reconocidas como tales y aprobada la condecoración, no la habían recibido.

Comentarios
Somos ECD
¿Quieres ser protagonista del Confidencial Digital?