Seguridad

Preocupación ante el riesgo de más “casos Alsasua”

La izquierda abertzale prepara actos de kale borroka en Navarra

Un informe de la Comisaría General de Información alerta de una ofensiva para exigir una “negociación de anexión” al País Vasco

Kale borroka en las calles de Pamplona.
photo_cameraKale borroka en las calles de Pamplona.

Navarra se está convirtiendo en el nuevo objetivo de la izquierda abertzale. El juicio por el “caso Alsasua” y, sobre todo, el anuncio de disolución de ETA han provocado que los más radicales estén planeando nuevos actos violentos en la Comunidad Foral para exigir su anexión al País Vasco.

“Después del comunicado los activistas de la banda exigen una negociación con el Estado. Y Navarra es el plato fuerte”. Con estas palabras explica un alto cargo de la Policía Nacional, vinculado a los servicios antiterroristas, la nueva hoja de ruta de la izquierda abertzale tras el anuncio de disolución de ETA.

La misma fuente, contactada por El Confidencial Digital, explica que existen informes de la Comisaría General de Información que apuntan a esa tendencia: “Consideran a Navarra clave. Se han formado grupos bien organizados allí y su objetivo es protagonizar una escalada de tensión para forzar al Gobierno a una negociación que nadie, salvo ellos, contempla”.

Una izquierda abertzale en “expansión”

Esa aparición de nuevas bandas vinculadas a la izquierda abertzale en Navarra está vinculada a un proceso de “expansión” impulsado por los radicales en los últimos años. La Policía Nacional, de hecho, considera que este tipo de grupos, lejos de debilitarse con la caída de ETA, han buscado fortalecerse con la incorporación de nuevos activistas.

Los defensores de la kale borroka, incluso, han aprovechado ese fin de la actividad armada como argumento en los procesos de reclutamiento: “Han vendido que la lucha en la calle ahora es más necesaria que antes, y en los últimos años han sumado a más adeptos, tanto del País Vasco como de Navarra”.

La prioridad de la Policía, en estos momentos, es evitar nuevos actos violentos, ya que la situación actual es más que crítica: “Cuando el IRA se disolvió, grupos de su entorno protagonizaron varios ataques callejeros. Aquí puede pasar lo mismo perfectamente”.

Con todo, los servicios de información tienen identificados y localizados a algunos de los nuevos impulsores de la kale borroka. Unos activistas violentos que, de intentar llevar a cabo cualquier acto vandálico, “pueden ser detenidos inmediatamente”.  


Comentarios
Gratis
Quiero estar informado con el Boletín Diario en mi correo