Seguridad

“Javaque”, “halodio”, “avate”. El examen de ortografía para ingresar en la Guardia Civil será impugnado

Miles de opositores están firmando una reclamación porque la prueba de la tanda primera fue mucho más difícil que en la segunda. Piden que se anulen las dos

Oposiciones de ingreso a la Guardia Civil.
photo_cameraOposiciones de ingreso a la Guardia Civil.

Las pruebas escritas de acceso a la Escala de Cabos y Guardias de la Guardia Civil celebradas este pasado fin de semana van camino de provocar problemas importantes a la Jefatura de Enseñanza de la Dirección General. Y es que no sólo la Asociación Unificada de Guardias Civiles (AUGC) ha denunciado que se filtraron respuestas de la prueba de ortografía durante el propio examen; un buen número de opositores van a impugnar el examen por su “injusticia”.

Confidencial Digital ha podido comprobar que este lunes ya se habían reunido más de 3.000 firmas de apoyo -de un colectivo de 20.000 aspirantes a ingresar en el cuerpo- a una petición de anular la prueba ortográfica ante esas irregularidades.

La petición se basa en esa supuesta filtración, pero va más allá. Los opositores que apoyan esta iniciativa denuncian “la poca equidad” entre las dos jornadas de exámenes.

El total de opositores fue dividido en dos: unos realizaron la prueba de ortografía el sábado 13 de julio, y otros el domingo 14.

“Se supone que el examen debería ser igual para todos” en nivel de dificultad, asegura un opositor afectado. Sin embargo, la sensación con la que se quedaron muchos de los aspirantes a entrar en la Guardia Civil, al conocer a posteriori las distintas pruebas de ortografía, es que “el examen del sábado fue “mucho más difícil” que el del domingo.

Palabras en desuso

“El domingo 14 de julio pusieron en la prueba de ortografía palabras de uso diario, pero el sábado 13 incluyeron palabras que no se usan nunca y nadie conoce”, aseguran los impulsores de esta iniciativa de protesta.

Dan ejemplos llamativos. Por ejemplo, indican que el domingo 14 los opositores que hicieron la prueba tuvieron que responder sobre la ortografía de palabras más o menos habituales y conocidas, en las que es fácil de detectar errores ortográficos: “horchata, exuberante, hevento, agaya, esplendoroso, alcornoque, hapoteosis, infeccion, excursión, deanvular...”.

Sin embargo, del sábado 13 se quedaron boquiabiertos con términos del castellano que son prácticamente desconocidos en la actualidad, en la vida cotidiana: “javaque, halodio, hazquirente, sallal, avate, franjeó, frange, embanecido, quincaya...”.

En la Policía ya se anuló en 2017

El objetivo de la campaña es entregar las firmas de opositores para impugnar la prueba de ortografía y que la Dirección General la declare nula.

Lamentan que esta prueba, con palabras tan poco comunes, tenga carácter eliminatorio: “Ya puedes tener el mejor resultado en las pruebas de conocimientos, que la ortografía te deja fuera”.

Algunos opositores consultados se muestran escépticos con la posibilidad de que la Guardia Civil pueda acceder a anular la prueba y no la tenga en cuenta en este proceso selectivo.

Con todo, existe un precedente. El año 2017, el Ministerio del Interior anuló la prueba de ortografía realizada por los aspirantes a ingresar en la Policía Nacional. Entonces el argumento utilizado también fue la excesiva complejidad, ya que entre las cien palabras incluidas para corregir su ortografía había términos en desuso como “yuyo”, “champurrear” y “diunvirato”.

Interior aceptó entonces el aluvión de quejas de opositores, al que se sumaron sindicatos policiales como el SUP que denunciaron que las palabras incluidas en el examen “jamás se utilizan en la labor policial y son de uso reservado a eruditos”.

Ese mismo año 2017 hubo cierta polémica también con la prueba de inglés para acceder a las academias de suboficiales de los tres ejércitos. En ese caso, la sorpresa fue por la excesiva facilidad: se preguntó a los aspirantes por palabras muy sencillas del vocabulario que se aprende en inglés, como “soldier”, “blue”, “window”...

Filtración del examen de inglés

A la “descompensación” entre las dos pruebas y la filtración de respuestas en la parte de ortografía se sumaría otra irregularidad en el proceso de acceso a la Guardia Civil.

Fuentes consultadas por ECD apuntan que también se ha publicado con anterioridad el examen de inglés, que era muy parecido al que tenían que realizar los opositores del turno citado para el día siguiente. “Nadie podía sacarlo del aula porque cuentan las hojas de exámenes y nadie podía acceder con móviles”, explica un opositor, y pese a ello se ha difundido una fotografía del original con las preguntas del examen de inglés.

Para los que apoyan el periodismo de exclusivas

Confidencial Digital publica noticias exclusivas, que solamente se leen en estas páginas. Y ha creado una comunidad de amigos, Somos ECD, a quienes además se ofrece otras informaciones más, para que sean lectores mejor informados aún, junto con varios servicios y ventajas. Súmate a este proyecto periodístico incorporándote a Somos ECD.

Comentarios
Somos ECD
Periodismo libre, valiente, independiente, indispensable