Seguridad

La ‘Marina’ de los Mossos compra tres lanchas de vigilancia

La nueva unidad, cuyas competencias chocan con las de la Guardia Civil, contará con embarcaciones de 12 metros de eslora, motores de gasolina fuera borda y una velocidad máxima por encima de 40 nudos

La Unidad Acuática de los Mossos d'Esquadra, en Foc de Blanes en 2015.
photo_camera La Unidad Acuática de los Mossos d'Esquadra, en Foc de Blanes en 2015.

Embarcaciones construidas en poliéster-vinilo, reforzado con fibra de vidrio y carbono, con un peso de entre 7 y 8 toneladas y propulsada cada una por dos motores fuera borda de 350 cv cada uno: son algunas de las especificaciones que la Dirección General de la Policía de la Generalitat de Cataluña exige para las lanchas que va a comprar para los Mossos d’Esquadra.

El Govern de la Generalitat, a través de su Departamento de Interior, lleva meses preparando una nueva unidad de policía marítima dentro de los Mossos.

Se trata de un plan puesto en marcha precisamente para responder a la decisión de la Comisión Nacional de Coordinación de la Policía Judicial, que acordó que la Guardia Civil asumiera todas las funciones policiales en el mar, relegando a los Mossos y a la Ertzaintza a funciones exclusivamente administrativas en las aguas interiores marítimas.

Los Mossos tenían pensado lanzar su unidad de policía marítima este verano de 2020, pero la crisis del coronavirus llevó a ralentizar estos planes. La nueva unidad se pondrá en marcha sobre la base de la unidad de buzos, con el inspector Jordi Ollé al frente.

Millón y medio de euros

Confidencial Digital ha podido consultar la documentación de un proceso de licitación pública que tiene en marcha el Departamento de Interior que dirige Miquel Sàmper, y que consiste en el “suministro de tres embarcaciones para la Policía de la Generalitat-Mossos d’Esquadra, con la correspondiente motorización y los equipos auxiliares”.

El presupuesto de la licitación asciende a 1,5 millones de euros, por lo que cada embarcación saldría por 500.000 euros, aunque el precio puede variar según las ofertas que se presenten.

Este gasto no ha pasado desapercibido para algunos agentes del cuerpo. No ha sentado bien que se dedique millón y medio de euros en una unidad nueva, cuando los uniformes y los vehículos de muchas unidades ya existentes de los Mossos se encuentran en muy mal estado, sin renovación por falta de presupuesto.

Así serán las lanchas

Las lanchas que buscan los Mossos deberán tener una eslora total de 12,80 metros y una eslora de flotación de 10,40 metros. El calado máximo será inferior a 0,70 metros.

El material de construcción del casco y la cubierta tendrá que estar compuesto principalmente de poliéster reforzado con fibra de vidrio, con la combinación de materiales altamente resistentes y ligeros tipo carbono.

El vídeo del día

Casado pide a Sánchez respetar la decisión del Supremo sobre los presos.

“El diseño, configuración, construcción y equipamiento de la embarcación ha de permitir una rápida preparación para permitir la salida inmediata a la mar y la realización de navegaciones y patrullajes a una distancia de la costa de como mínimo 12 millas náuticas”, se especifica.

Las lanchas contarán con dos motores, tipo fuera fuera, de 350 cv, alimentados con gasolina. La autonomía mínima de cada embarcación será de 250 millas a velocidad de crucero, sin hacer uso de la reserva de combustible.

En cuanto a la velocidad, los Mossos requieren que las lanchas desarrollen una velocidad máxima no inferior a 40 nudos, y que la velocidad de crucero al 80% de potencia no sea inferior a 25 nudos.

El diseño de la embarcación tendrá que facilitar que planee sobre el agua a bajas velocidades sin perder la visibilidad.

En la cabina de cada lancha cabrán al menos seis ocupantes, y del mando se podrán encargar un máximo de dos tripulantes. La capacidad total de personas incluyendo la tripulación no podrá ser inferior a diez plazas.

Los Mossos justifican su Policía Marítima

El anuncio se publicó en el portal de contratación de la Generalitat de Cataluña a finales de septiembre, pero la documentación justificativa de la compra y con los requisitos técnicos exigidos hace referencia a que “los Mossos d’Esquadra inician, a partir del verano de este año, el despliegue en aguas marítimas de Cataluña, con la creación de la nueva Policía Marítima”.

En los documentos se extienden en explicar que esa nueva unidad “actuará de acuerdo con el marco competencial vigente y dará respuesta a las funciones policiales en el ámbito marítimo como policía ordinaria e integral en todo el territorio catalán”.

Precisamente cuando existe esa decisión de la Comisión Nacional de Coordinación de la Policía Judicial para que la Guardia Civil asumiera todas las funciones policiales en el mar, la Dirección General de la Policía de la Generalitat de Cataluña desgrana los puntos del Estatuto de Autonomía y de distintas leyes que, a su juicio, otorgan al gobierno autonómico competencias exclusivas en actividades marítimas.

Indica que las funciones de la Policía Marítima son las siguientes:

-- La vigilancia, patrullaje y control de las aguas marítimas para prevenir la comisión de delitos y las infracciones administrativas en el ámbito marítimo.

-- La protección, auxilio e información a los usuarios de las instalaciones portuarias, así como apoyo y auxilio a las personas y embarcaciones que lo necesiten.

-- La denuncia de las infracciones administrativas en el ámbito de la reglamentación náutica sobre las tres marinas objeto de actuación: marina comercial, pesquera y deportiva.

-- La inspección y control de los entornos naturales marítimos y la persecución de las actividades que atenten contra la normativa medioambiental.

-- El salvamento marítimo, en colaboración con el resto de organismos e instituciones que participen.

-- La colaboración y auxilio mutuos con otras fuerzas y cuerpos de seguridad que en uso de sus competencias comparten espacio marítimo con el cuerpo de Mossos d’Esquadra.

Esas actividades marítimas incluyen la regulación y la gestión del marisqueo, la acuicultura y el establecimiento de las condiciones para practicarlos, así como la regulación y la gestión de los recursos, la regulación y la gestión de las instalaciones destinadas a estas actividades, el buceo profesional y la formación y las titulaciones en materia de actividades de recreo.

Palamós, Vilanova i la Geltrú y L’Ametlla de Mar

Los Mossos justifican que “para dar respuesta a estas funciones policiales en el ámbito marítimo y a aquellas otras que se puedan encargar al Cuerpo de Mossos d’Esquadra como policía ordinaria e integral en todo el territorio de Cataluña, procede la creación de un nuevo servicio encuadrado dentro de la estructura de la División de Transporte, denominada Policía Marítima del Cuerpo de Mossos d’Esquadra”.

El despliegue marítimo se llevará a cabo en diferentes fases. La primera empezaría “el 11 de julio [se entiende que de 2020] con la incorporación de 32 efectivos policiales que comenzarán a trabajar desde los puertos de Palamós (Gerona), Vilanova i la Geltrú y L’Ametlla de Mar (Barcelona), donde se ubicarán las bases policiales del nuevo servicio”.

La Unidad Acuática de los Mossos, que se creó en 2008, tiene actualmente 17 agentes, buzos con competencias en aguas marítimas interiores (ríos, canales, embalses), y se integra en la nueva Policía Marítima. “de esta manera, este nuevo servicio, con competencias tanto en aguas marítimas interiores como en el resto del mar territorial de Cataluña, estará formado por 49 efectivos que ejercerán sus funciones de vigilancia, patrullaje y control de las aguas marítimas”.

El plan de los Mossos es destacar una lancha en cada uno de los tres puertos mencionados, Palamós, Vilanova i la Geltrú y L’Ametlla de Mar, ya que “con esta adquisición de tres embarcaciones se quiere cubrir, de manera estratégica, todo el litoral catalán”. Desde esos puertos los mossos actuarán en todas las instalaciones portuarias de Cataluña.

Comentarios
Somos ECD
Periodismo libre, valiente, independiente, indispensable