Seguridad

Marlaska reafirma que la Policía y la Guardia Civil no tienen Pegasus y sólo pinchan teléfonos con autorización judicial

El ministro del Interior vuelve a desmarcarse del espionaje con el programa israelí, e insiste en que las Fuerzas de Seguridad trabaja con el sistema Sitel

Fernando Grande-Marlaska no ceja en su estrategia de alejar de él y del Ministerio del Interior cualquier responsabilidad sobre la utilización del programa espía Pegasus, en ese caso para vigilar a dirigentes independentistas catalanes.

El ministro del Interior ha vuelto a insistir en que las Fuerzas de Seguridad del Estado (Policía Nacional y Guardia Civil) no disponen de Pegasus.

Lo ha hecho en una entrevista en Espejo Público, de Antena 3, en la que ha asegurado que los dos cuerpos policiales bajo su responsabilidad trabajan con el sistema de interceptación de comunicaciones Sitel, que requiere siempre de una autorización judicial para acceder a las comunicaciones de una persona que se encuentre investigada.

Grande-Marlaska insiste así en desmarcarse de la polémica por Pegasus. Ya lo hizo cuando The New Yorker y Citizen Lab publicaron que más de 60 dirigentes independentistas habían sido espiados con ese virus.

Pese a que La Moncloa había dado orden de no hacer comentarios sobre ese asunto, el ministro del Interior declaró en público que el Ministerio Interior no había comprado ese programa y no había tenido acceso a esas informaciones “en ningún momento”.

Ese desmarque reabrió la guerra con Margarita Robles. La ministra de Defensa quedaba así señalada, ya que si la Policía Nacional y la Guardia Civil negaban tener Pegasus, las opciones ya se reducían prácticamente a una: el Centro Nacional de Inteligencia (CNI), dependiente del Ministerio de Defensa.

El asunto se complicó más aún cuando se reveló que precisamente con Pegasus habían sido infectados los móviles de Pedro Sánchez, de Margarita Robles y también de Fernando Grande-Marlaska.

Robles ha sugerido que la protección de los dispositivos de los ministros no es tanto competencia del CNI y del Centro Criptológico Nacional, como de otras instancias. Eso la ha enfrentado a Félix Bolaños, ministro de la Presidencia, mientras se mantiene abierta la guerra también con Grande-Marlaska.

Antes de ser cesada como directora del CNI, Paz Esteban compareció a puerta cerrada en el Congreso de los Diputados. Según lo que se filtró de la Comisión de control de los créditos destinados a gastos reservados, enseñó 18 autorizaciones del Tribunal Supremo para que el CNI vigilara las comunicaciones de otros tantos dirigentes independentistas. Pero en ningún momento quiso confirmar que el Centro Nacional de Inteligencia utilice Peagsus.

 

Zelenski pide a la ONU definir el concepto de "Estado terrorista" tras el ataque ruso en Kremenchuk

Comentarios
Somos ECD
Queremos escucharte y queremos que nos ayudes