Seguridad

Marruecos reabrirá de forma inminente las conexiones marítimas de pasajeros con España y sus fronteras con Ceuta y Melilla

Se está instalando en El Tarajal un sistema inteligente de identificación de personas y el Gobierno se ha planteado cambiar las normas Schengen en las dos ciudades africanas

Policías nacionales en la frontera de Melilla.
photo_camera Policías nacionales en la frontera de Melilla.

Desde que el rey Mohamed VI expresó, el pasado mes de agosto, su deseo de zanjar la crisis entre Marruecos y España, mucho se ha especulado sobre el final de una de las consecuencias más graves de ese conflicto diplomático: la prolongación del cierre de los pasos fronterizos terrestres de Ceuta y Melilla y la interrupción de las comunicaciones marítimas de pasajeros entre los puertos españoles y Tánger y Nador. 

Ahora, sin embargo, las navieras que cruzan el Estrecho trabajan con la posibilidad de que, antes de que acabe el año, los ferris ya puedan transportar pasajeros y automóviles entre España y Marruecos. Por el momento, solo transitan esas rutas marítimas ferris con camiones.

El 1 de noviembre

Algunos trabajadores de consignatarias de buques y agencias de aduana de Algeciras se atreven a predecir que el 1 de noviembre, tras el final programado del Estado de Emergencia en Marruecos por el Covid, se abrirá el paso del Tarajal

La delegada del Gobierno en Ceuta, Salvadora Mateos, cree, sin embargo, que hace falta aún algo más de tiempo para que se complete por parte española la nueva instalación en el Tarajal del sistema inteligente de identificación de personas, y acordar, después, la reapertura fronteriza con las autoridades marroquíes. 

“Mini operación Paso del Estrecho”

Ante la posibilidad de un nuevo escenario fronterizo, hay agencias españolas de transporte y aduanas que ya prevén incrementar sus plantillas a partir de noviembre y, en las instalaciones portuarias de Algeciras y Ceuta, se toman algunas discretas medidas ante la probabilidad de una “mini Operación Paso del Estrecho” por Navidad.

Son muchos los marroquíes que viven en el sur de España y que llevan esperando desde marzo de 2020 para poder viajar a su país: son los que no han querido o no han podido hacerlo en avión, la única vía de comunicación de pasajeros abierta entre ambos países.

Alivio en Tetuán y Nador

La reapertura de los pasos terrestres de Marruecos con Ceuta o Melilla supondrá un importante alivio para los miles de trabajadores marroquíes de las provincias de Tetuán y Nador, que cruzaban diariamente a las ciudades españolas para trabajar, en un 97,5% mujeres empleadas del hogar. 

Mientras Ceuta y Melilla sigan fuera del territorio Schengen, España podrá aceptar, por razones de agilidad burocrática, que determinados marroquíes de zonas limítrofes, sin visado, crucen sus fronteras hacia las ciudades autónomas.

Prescindir de Schengen

El secretario de Estado para la Unión Europea, Juan González-Barba, anunció el pasado mes de junio que Pedro Sánchez está considerando la opción de renunciar al régimen especial que se dispuso para las ciudades autónomas cuando España ingresó en Schengen. 

 

Si el consenso político en España y la voluntad de Bruselas condujeran en esa dirección, la entrada desde Marruecos a Ceuta o Melilla implicaría el cumplimiento de los mismos requisitos que para el ingreso en cualquier otro territorio de la Unión Europea así como en Noruega, Suiza, Islandia o Liechtenstein.

Inmigrantes

Por otra parte, la apertura de Marruecos al tráfico marítimo de pasajeros con puertos españoles (Algeciras, Tarifa, Motril, Almería y Barcelona) permitirá que los inmigrantes marroquíes que trabajan en España puedan viajar a Marruecos con sus vehículos, una herramienta a menudo imprescindible para recorrer la geografía de su país visitando a sus familiares, como acostumbran a hacer durante las vacaciones.

Aunque Marruecos reanudó las conexiones aéreas de pasajeros con España el pasado 15 de junio, pocos marroquíes se han decidido a viajar a su país en avión: muchos declinaron por el precio de los pasajes, o por no poder transportar sus vehículos a su país y, muchos otros, por miedo a que un posible cierre repentino de frontera por parte de Rabat les dejara varados indefinidamente en Marruecos, arriesgándose a perder así sus empleos o negocios en España.

En todo caso, la realidad muestra que no cesan de reabrirse en todo el mundo muchas de las fronteras que se cerraron con motivo de la pandemia. Cabe preguntarse, por tanto, si ahora, con la vuelta a la normalidad, las fronteras de Ceuta y Melilla correrán la misma suerte que las que separan naciones europeas o americanas o, por el contrario, permanecerán cerradas indefinidamente, evidenciando así que su clausura obedece a razones distintas a las exclusivamente sanitarias.

Ayuso presenta su Estrategia de Natalidad.

Comentarios
Somos ECD
¿Buscas un medio de información libre, que no se casa con nadie?