Seguridad

Más seguridad para el cementerio donde se encuentra la tumba de Franco

La Dirección General del Patrimonio del Estado invierte en material para reforzar la protección en Mingorrubio

Cementerio de Mingorrubio-El Pardo.
photo_cameraCementerio de Mingorrubio-El Pardo.

El Gobierno vuelve a invertir en seguridad en el Cementerio de El Pardo-Mingorrubio. Tras contratar seguridad privada para sustituir a los policías nacionales que vigilaban las 24 horas el camposanto donde reposan los restos de Francisco Franco, ahora ha aprobado otro contrato.

Confidencial Digital ha podido comprobar que la Dirección General de Patrimonio del Estado, propietaria del mausoleo de la familia Franco en el que reinhumó los restos del dictador tras exhumarlos del Valle de los Caídos, ha firmado un nuevo contrato con una empresa de seguridad.

Si a mediados de enero llegó a un acuerdo con Ariete Seguridad, Vigilancia y Protección S.A. para vigilar el lugar con agentes de seguridad, ahora ha contratado el suministro de “elementos de seguridad” destinados al cementerio de Mingorrubio.

El contrato de suministros de elementos de seguridad tiene la categoría de contrato menor, debido al importe: 2.650,89 euros. Fue adjudicado a la empresa Techno Seguridad SL.

No se dan más detalles de cuáles son esos elementos de seguridad que la empresa tendrá que instalar en el cementerio de El Pardo-Mingorrubio: si son cámaras de seguridad, por ejemplo, u otro tipo de elementos.

Debate sobre la seguridad

La seguridad fue uno de los principales puntos de debate en la polémica por la exhumación de Franco. Se puso en cuestión tanto la seguridad de la cripta de la Catedral de la Almudena, en Madrid, donde la familia quería reinhumar los restos del dictador, como la del cementerio de Mingorrubio.

En ambos casos se esgrimió que sería imposible controlar que algún radical atacara la tumba, o que se enfrentaran grupos antagonistas (ultraderechistas nostálgicos del franquismo y defensores de la memoria histórica o radicales de extrema izquierda).

Por ello, la Policía Nacional empezó a controlar el cementerio de Mingorrubio antes incluso del traslado de los restos. Una vez allí reinhumados, en todo momento hubo un coche patrulla con varios agentes haciendo guardia para evitar cualquier tipo de incidentes.

Además, el Gobierno hizo reformas en el mausoleo para blindar la puerta e instalar rejas en las ventanas e incluso sensores volumétricos.

A ello se vienen a añadir los nuevos elementos de seguridad contratados por la Dirección General de Patrimonio del Estado, dependiente del Ministerio de Hacienda.

Pese a todas esas prevenciones, por el momento las concentraciones de nostálgicos del franquismo no han sido demasiado multitudinarias, y no se han producido incidentes reseñables en el cementerio en el que están ahora enterrados los restos de Francisco Franco: ni el día de la exhumación (cuando acudió hasta Antonio Tejero), ni el 20 de noviembre.

Comentarios
Somos ECD
¿Quieres formar parte de ECD?