Seguridad

Los Mossos recuperan los entrenamientos en instalaciones del Ejército

Han vuelto a realizar prácticas de tiro con subfusil en la base de Sant Climent Sescebes (Gerona) que se suspendieron en octubre de 2017

Mosso dEsquadra con un arma larga.
photo_cameraMosso d'Esquadra con un arma larga.

El papel de los Mossos d’Esquadra ante la estrategia rupturista del independentismo catalán en el otoño de 2017 fue uno de los elementos más polémicos y que con mayor cuidado tuvo que gestionar el Estado. De ahí que la intervención del Gobierno de Rajoy mediante la activación del artículo 155 comenzara con el cese de todos los mandos políticos del cuerpo, y también de su responsable operativo, el mayor Josep Lluís Trapero, junto a la destitución de Puigdemont y sus consejeros.

Tras la discutida actuación de sus agentes el 1 de octubre ante el referéndum ilegal, por parte de instituciones y organismos del Estado se visualizaron varios gestos de desconfianza hacia los Mossos, concretamente hacia sus mandos.

Por ejemplo, se filtró que la Dirección General de Armamento y Material del Ministerio de Defensa había vetado el plan del Govern de Puigdemont para comprar 850 fusiles y subfusiles de asalto y precisión, y cinco millones y medio de cartuchos, que por sus características y elevado número alarmaron: se temía que la administración catalana estuviera dotando a sus policías de armamento de guerra para enfrentarse a los agentes dependientes del Gobierno de España.

Sin prácticas de tiro en el momento más tenso

En este contexto también saltó la noticia de que el Ejército de Tierra había suspendido las prácticas de tiro que los efectivos de los Mossos d’Esquadra realizaban en la base militar de San Climent Sescebes, en la provincia de Gerona. La noticia saltó el 11 de octubre, diez días después del referéndum ilegal.

El Ejército había enviado una comunicación a la dirección de los Mossos avisando que durante ese mes de octubre no podrían acudir a ejercitarse en tiro porque esa zona se encontraba en obras, y porque además había una “alta ocupación” en el cuartel por los policías nacionales y guardias civiles de refuerzo que se habían tenido que alojar allí.

Con todo, la noticia no pasó desapercibido en un momento de máxima tensión entre las fuerzas del Estado y los Mossos.

Confidencial Digital ha podido confirmar ahora que esas prácticas de tiro de los policías autonómicos de Cataluña que se suspendieron en octubre de 2017 se han retomado.

Entrenamiento con fusil de asalto y subfusil

Así lo confirman a ECD fuentes oficiales del acuartelamiento en cuestión, el ‘General Álvarez de Castro’, situado en la localidad gerundense de Sant Climent Sescebes y donde se ubica el Regimiento de Infantería “Arapiles” 62.

Dichas fuentes explican que una vez que finalizaron las obras de reforma que comenzaron a realizarse en octubre de 2017 en el campo de tiro de la base, se retomaron las prácticas de miembros de las Fuerzas de Seguridad, incluidos los Mossos.

ECD tiene constancia de que al menos ya este verano los agentes del cuerpo dependiente de la Generalitat ya volvieron a entrenarse en la zona de tiro de la base militar de Sant Climent Sescebes. Y está previsto que más agentes acudan a este acuartelamiento en los próximos meses a ejercitarse.

Los Mossos cuentan con sus propias galerías de tiro en algunos de sus complejos policiales. Pero un campo de tiro como el del acuartelamiento ‘General Álvarez de Castro’ permite a los agentes ejercitarse de modo más completo, con tiro a varias distancias, en movimiento, tiro instintivo, de pie, de rodillas y cuerpo a tierra...

En estas prácticas, los mossos se están ejercitando en tiro tanto con armas cortas como la pistola de dotación Walther P99, como armas largas: el subfusil HK UMP 9 y el fusil de asalto G36. Estos dos últimos modelos los utilizan, sobre todo, el grupo de élite GEI (similar a los GEO), y las unidades que realizan controles antiterroristas, como ARRO y Brimo, y en casos de vigilancias estáticas en comisarías o edificios públicos.

Por cierto, que las obras de reforma en el acuartelamiento ‘General Álvarez de Castro’ han permitido ampliar y mejorar el campo de tiro, para ofrecer mejores prestaciones a los militares y a los miembros de las distintas Fuerzas de Seguridad que acuden a entrenarse allí: todo ello, como en el caso de los Mossos, en virtud de convenios que tiene firmado el Ejército de Tierra con otras administraciones.

Comentarios
Gratis
Quiero estar informado con el Boletín Diario en mi correo