Seguridad

Nadie quiere reparar las grietas del mayor cuartel de la Guardia Civil en Cataluña

La Dirección General declara desierto el contrato de las obras en dos edificios de Sant Andreu de la Barca dedicados a alojamiento de agentes, almacenes y aparcamientos

Guardias civiles desfilan en el acuartelamiento de Sant Andreu de la Barca (Barcelona).
photo_camera Guardias civiles desfilan en el acuartelamiento de Sant Andreu de la Barca (Barcelona).

La Comandancia de la Guardia Civil en Barcelona tiene problemas estructurales. Dos de los edificios que forman el complejo ubicado en Sant Andreu de la Barca sufren grietas y fisuras que necesitan ser reparadas, pero ninguna empresa quiere asumir el encargo de realizar las obras de reforma.

Confidencial Digital ha podido comprobar que la Dirección General de la Guardia Civil ha declarado desierto el proceso de contratación que abrió para encargar las obras de reparación de los bloques 1 y 14 del acuartelamiento de Sant Andreu de la Barca, en la provincia de Barcelona.

La mesa de contratación constató que no se había recibido ninguna oferta, es decir, que ninguna empresa se había interesado por recibir el encargo de realizar esas obras. Por ello, propuso declarar desierto el expediente de contratación.

La licitación contaba con un presupuesto de 177.461,64 euros.

La Dirección General de la Guardia Civil había detectado en dos edificios del cuartel de Sant Andreu de la Barca, sede de la Comandancia en Barcelona, “grietas y fisuras, tanto en la fachada, como en la tabiquería interior de las viviendas, producidas por la flexión del tramo de forjado que se encuentra en voladizo”.

Señalaba que “los motivos de la existencia de estas grietas pueden ser variados, excesos no previstos en punta, deficiencia de los nervios superiores de los armados etc.”.

Los bloques 1 y 14 del complejo de la Guardia Civil en Sant Andreu de la Barca cuentan con una planta sótano, destinada a aparcamiento, una planta baja, que sirve como almacén, y cuatro plantas de uso residencial, es decir, que es donde residen guardias civiles y sus familias.

Las grietas y fisuras que existen en esos edificios han llevado a la Guardia Civil a considerar necesario “efectuar un refuerzo estructural, actuando sobre el armado superior con una banda de fibra de carbono adherida a la parte superior del nervio”.

Las obras que se pretenden acometer -cuando se encuentre alguna empresa interesada- implicarán “levantar el solado de todas las estancias afectadas (tres habitaciones, baño y terraza), de todos los pisos, así como la parte afectada de la azotea”. Además, “para localizar los nervios del forjado habrá que demoler los falsos techos”.

 

Cuando se efectúen los refuerzos, se procederá a reponer las estancias a su estado anterior. Con estas actuaciones se conseguirá “evitar la progresión de las grietas y por consiguiente el deterioro estructural del inmueble”.

En el patio de este cuartel de Sant Andreu de la Barca se realizan actos institucionales de la Guardia Civil en Cataluña, como la celebración del 12 de octubre, por la patrona del cuerpo, la Virgen del Pilar.

El complejo de Sant Andreu de la Barca ha servido también en ocasiones para alojar a agentes de refuerzo enviados desde otros puntos de España a Cataluña.

Ocurrió en septiembre de 2017, en las semanas previas al referéndum ilegal de independencia del 1 de octubre. Unos 40 agentes del Grupo de Acción Rápida (GAR), unidad de élite del cuerpo con base en Logroño, tuvieron que descansar en sacos de dormir en el gimnasio del cuartel de Sant Andreu de la Barca.

Además, para otros guardias civiles se tuvo también que habilitar una planta de uno de los edificios, que estaba sin uso, y se compraron camas y colchones para alojar a los agentes.

Almeida recalca la “necesidad” de recordar el Holocausto para que “no vuelva a suceder”

Comentarios
Somos ECD
¿Buscas un medio de información libre, que no se casa con nadie?