Seguridad

La Policía se acantona a kilómetro y medio del Camp Nou por si tiene que intervenir en el Barça-Madrid

Once grupos operativos de antidisturbios permanecerán en reserva en el cuartel de El Bruc, a ocho minutos del estadio

Fachada del cuartel del Bruc en Barcelona.
photo_cameraFachada del cuartel del Bruc en Barcelona.

La amenaza que la convocatoria de Tsunami Democràtic supone para el partido FC Barcelona-Real Madrid de este miércoles 18 de diciembre ha llevado a diseñar un potente dispositivo de seguridad en torno al Camp Nou.

El comisario jefe de los Mossos d’Esquadra, Eduard Sallent, explicó que la policía autonómica desplegará un millar de agentes, con fuerte presencia de antidisturbios. Junto a la Guardia Urbana y Barcelona y a los vigilantes de seguridad privada que desplegará el FC Barcelona, serían unos 3.000 efectivos en los accesos y alrededores del Camp Nou.

Además, tal y como adelantó La Política Online, la Policía Nacional va a reforzar su presencia en la capital de Cataluña para estos días, con el envío de grupos de antidisturbios de las Unidades de Intervención Policial (UIP) desde Bilbao, Granada y Vigo.

En principio, estos policías nacionales no intervienen en el dispositivo de seguridad diseñado por los Mossos. En esta ocasión no habrá un dispositivo conjunto, como sí se hizo en las protestas callejeras contra la sentencia del Tribunal Supremo por el 1-O, en el que se mezclaban los agentes y los furgones de Mossos y de Policía Nacional.

Once grupos operativos

Fuentes policiales explican a Confidencial Digital que, aunque no se desplieguen con los Mossos en los cordones de seguridad alrededor del Camp Nou, los antidisturbios de la Policía Nacional están listos para intervenir, si fuera necesario, y sobre todo, muy cerca del Camp Nou.

La Policía Nacional ha aumentado en los últimos días la presencia de agentes en Cataluña. Suma algo más de 400 efectivos, en total once grupos operativos de las UIP, procedentes como se ha dicho antes de Bilbao, Vigo y Granada, y también de Madrid, Valencia y Zaragoza.

En estas páginas ya se contó que hubo cierto debate interno entre los mandos de la Policía Nacional sobre cuándo desmontar el despliegue especial en Cataluña, y se impuso la opción de mantenerlo hasta el viernes 20, para así cubrir el Barça-Madrid amenazado por la plataforma independentista Tsunami Democràtic.

A diferencia de lo que se hizo desde el 14 de octubre, ahora la Policía Nacional y la Guardia Civil no participan en el CECOR o centro de coordinación de los Mossos, desde el que se dirige el dispositivo policial.

Pese a ello, la Policía Nacional va a tener a varios grupos operativos (formado cada uno por entre 40 y 50 agentes) a un kilómetro y medio del Camp Nou.

Retén en El Bruc, a 1,5 km del estadio

Y es que para este miércoles 18 de diciembre está previsto que queden de retén, ‘acantonados’ y haciendo guardia, varios centenares de policías de las UIP en el Acuartelamiento de El Bruc.

Esta instalación del Ejército de Tierra se encuentra en la calle del Ejército, a pocos metros de la Diagonal. Desde allí hay al menos tres vías por las que los furgones de la Policía Nacional podrían llegar a los alrededores del Camp Nou, a los puntos señalados por Tsunami Democràtic para concentrarse, en apenas ocho minutos.

En total, hay sólo un kilómetro y medio entre el cuartel de El Bruc y el Camp Nou. De esta forma, la Policía Nacional podría reaccionar de forma ágil y rápida si fuera necesario que acudiera a apoyar y dar refuerzo a los Mossos d’Esquadra.

Además de en el cuartel de El Bruc, los policías nacionales de refuerzo también estarán protegiendo la Delegación del Gobierno, en la calle Mallorca, desde donde podrían acudir en caso de emergencia.

Y, por último, las fuentes apuntan otra vía de acceso al Camp Nou desde L’Hospitalet de Llobregat, por la calle de la Riera Blanca.

El jefe de los Mossos podría pedir refuerzos

Como se ha indicado, en esta ocasión la Policía Nacional no estará presente en el CECOR de los Mossos, que en principio asumen este dispositivo policial con sus unidades de orden público, como la Brimo y las ARRO.

La Policía Nacional se centrará en dar protección a la Delegación del Gobierno y a la Jefatura Superior de Policía en la Vía Layetana (objetivo de los independentistas radicales en los disturbios de octubre), principalmente.

Eso sí, si fuera necesario, se entiende que o bien el consejero de Interior, Miquel Buch, o bien el comisario jefe de los Mossos, Eduard Sallent, podrían pedir refuerzos a la Policía Nacional.

Fuentes de este cuerpo señalan que entre Sallent y el jefe superior de Policía en Cataluña, José Antonio Togores, hay una relación fluida, un contacto telefónico frecuente que facilita estas solicitudes de apoyo.

Hay que señalar que, frente a las fricciones y desconfianzas entre mandos políticos que se puedan mantener desde el referéndum del 1-O, las relaciones entre agentes -especialmente los antidisturbios- de los Mossos y de la Policía Nacional son buenas.

De hecho, en los disturbios de octubre sendos cuerpos se auxiliaron mutuamente, mossos y policías nacionales llegaron a cargar hombro con hombro, y agentes de la policía autonómica de Cataluña reconocieron que si no hubiera sido por el refuerzo de la Policía Nacional, la situación de violencia extrema les hubiera desbordado.

No viajarán los mandos de la Policía

De la misma forma que no habrá un CECOR con los tres cuerpos para el Barça-Madrid, tampoco está previsto que la Policía Nacional mande a sus mandos máximos a Barcelona para dirigir sobre el terreno el dispositivo, o más bien el retén.

Para el día de la publicación de la sentencia condenatoria a los líderes del procés, se trasladaron a Barcelona el director adjunto de la Policía (DAO) y el comisario jefe de las Unidades de Intervención Policial. Estuvieron allí varios días, supervisando las actuaciones frente a los radicales violentos.

No está previsto que ocurra lo mismo en esta ocasión. Por parte de la Policía Nacional estarán al frente del dispositivo el jefe superior de Cataluña y el inspector jefe de la IIª UIP, la que tiene su sede fija en Barcelona.

A la presencia reforzada de policías nacionales se suma también la de la Guardia Civil. Los antidisturbios de los Grupos de Reserva y Seguridad (GRS) fueron enviados en octubre, se ha mantenido un número importante en reserva aunque apenas actuaron en los disturbios de octubre, y aunque ha habido relevos, siguen -muchos de ellos, también alojados en El Bruc- varias Unidades Básicas de Acción (UBA), el equivalente a los grupos operativos de las UIP de Policía Nacional, en su caso de unos 60 agentes.

Comentarios
Somos ECD
Queremos escucharte y queremos que nos ayudes