Seguridad

La Policía Nacional rebaja la alerta por el 1-O y no hará un despliegue especial en Cataluña

Se mantienen los refuerzos de antidisturbios desde otros puntos de España que se realizan durante todo el año. Todos los agentes trabajarán el fin de semana para proteger edificios del Estado y permanecer de retén

Furgones de la Policía Nacional en Barcelona en octubre de 2019.
photo_camera Furgones de la Policía Nacional en Barcelona en octubre de 2019.

El ciclo de movilizaciones que algunos grupos independentistas radicales planeaban en Cataluña entre la Diada del 11 de septiembre y el aniversario del referéndum ilegal del 1 de octubre ha quedado bastante descafeinado.

Por la Diada se produjeron altercados en Barcelona cuando algunos radicales atacaron a los antidisturbios que protegían el edificio de la Jefatura Superior de Policía de Cataluña, en Vía Layetana.

Pero no se ha producido un goteo de manifestaciones, como amenazan algunos colectivos. Sólo se ha reactivado la movilización con la detención de Carles Puigdemont en Cerdeña. Los independentistas han trasladado para el fin de semana del viernes 1 al domingo 3 las protestas contra el intento del Tribunal Supremo por lograr la extradición a España del presidente del Govern de la Generalitat de Cataluña que intentó alcanzar la secesión en 2017.

Sin refuerzo especial

La vuelta a la actualidad de la batalla judicial de Puigdemont supone un elemento añadido al aniversario del referéndum del 1-O, la fecha mítica para los independentistas. Pese a ello, la Policía Nacional no ha planificado un dispositivo especial para reforzar su presencia en Cataluña estos días.

Así lo ha podido confirmar Confidencial Digital de fuentes policiales. A no ser que se produzca alguna novedad, algún incidente, en Cataluña se mantendrán estos días los cinco grupos operativos que hay a lo largo de todo el año.

La Policía Nacional tiene en Barcelona la IIª UIP, formada por dos grupos operativos, en teoría de 50 agentes cada uno, pero con algunas vacantes. Además, desde otras UIP con base en otros puntos de España (Madrid, Valencia, Zaragoza, Pamplona / Bilbao, Oviedo / La Coruña...) se mandan dos o tres grupos en turnos de quince días.

De esta forma se mantiene desde hace años una presencia reforzada en Cataluña. Una de las misiones de estos policías nacionales es vigilar la frontera catalana de España con Francia, como el paso de Portbou y La Junquera, con un enfoque principalmente antiyihadista, para evitar que pasen de un país a otro individuos sospechosos de terrorismo.

Para estos días en torno al 1-O hay entre dos y tres grupos desplazados desde fuera de Cataluña, como es habitual durante todo el año. Pero no se han mandado más refuerzos especiales ante las movilizaciones de corte independentista.

Movilizados el fin de semana

Las fuentes policiales consultadas por ECD añaden que sí se cambiará el horario de trabajo. Este fin de semana del 1, 2 y 3 de octubre estarán activados todos los antidisturbios de la Policía Nacional que se encuentran en Cataluña.

Trabajarán todos: unos irán a reforzar la protección de edificios de la Administración General del Estado en Cataluña, como la Jefatura Superior de Policía en Vía Layetana y la Delegación del Gobierno en Cataluña, en la calle Mallorca esquina con Roger de Llúria; otros permanecerán de retén, por si fuera necesario que se desplegaran.

Pero en principio, de controlar posibles altercados en las calles se encargarán los Mossos d’Esquadra, a través de sus unidades antidisturbios: la Brigada Móvil (Brimo) y las Áreas Regionales de Recursos Operativos (ARRO). Es la policía autonómica la que tiene las competencias en mantenimiento del orden público en Cataluña.

Los policías nacionales sólo actuarían en estos días si se produjera un requerimiento de los Mossos, ante una situación imprevista que pudiera desbordarles.

 

Por ejemplo, para proteger la Jefatura Superior de Vía Layetana habrá como en otras ocasiones furgones de la Policía Nacional en las calles laterales. Pero si hay lanzamientos de objetos y es necesario intervenir, serán los Mossos quienes protagonicen la primera respuesta, que seguramente sería suficiente.

Habrá, por tanto, el despliegue habitual de la Policía Nacional, pero con un número algo mayor de agentes en la calle.

No hubo despliegue por la Diada

Ya para la Diada del 11 de septiembre no hubo un dispositivo especial de la Policía Nacional, y no se mandaron desde otros puntos de España a Cataluña más agentes antidisturbios de las Unidades de Intervención Policial (UIP).

Entonces se consideró que no había un riesgo alto de altercados. En distintos organismos de la seguridad del Estado se estaba a la expectativa, para testar el 11 de septiembre el grado de movilización del independentismo, y si esa movilización transcurría de forma pacífica o si había altercados graves.

Los incidentes se redujeron a lanzamientos de objetos y de botes de humo contra la fachada y contra los policías que protegían la Jefatura Superior de Policía. En comparación con otros brotes de violencia callejera protagonizados por independentistas radicales y antisistema, fueron altercados muy limitados.

Para el viernes 1 y para el domingo 3, sobre todo, se han convocado distintos actos conmemorativos del referéndum ilegal de independencia de 2017 en Barcelona y en otros puntos de Cataluña. Normalmente, las manifestaciones y concentraciones transcurren con normalidad y sin violencia, pero en algunas ocasiones grupos de radicales empiezan a atacar a los policías o a reventar mobiliario urbano al final de esos actos. Ahí es donde tienen que actuar los agentes antidisturbios, en principio los Mossos d’Esquadra.

Temor a ocupaciones de infraestructuras

Uno de los temores antes del 11 de septiembre era que los independentistas planearan para los días entre el 1 de octubre y el 14 del mismo mes -aniversario de la sentencia del Tribunal Supremo por la intentona secesionista de 2017- ocupaciones y bloqueos de infraestructuras críticas.

Es decir, podía ocurrir que imitaran lo que hicieron a partir del 14 de octubre de 2019, cuando miles de personas ocuparon parte del Aeropuerto Josep Tarradellas Barcelona-El Prat, colapsando los accesos y después destrozando parte del aparcamiento. También hubo ocupaciones para cortar la circulación del AVE en varias estaciones, de otros ferrocarriles y de la autopista AP-7 en la frontera de La Junquera.

Marruecos 0-0 (3-0) España
                Copa Mundial de la FIFA Catar 2022                

Busquets dió la charla y la cara Luis Enrique fue de puro bajón
Comentarios
Somos ECD
¿Quieres formar parte de ECD?