Seguridad

La Policía permite por fin llevar reloj a las oposiciones pero veta los smartwatch

Se prohibieron todos en 2016 para evitar que los aspirantes copiaran en los exámenes. Ahora se abre la puerta a modelos convencionales, que podrán ser revisados

Comisario de la Policía Nacional.
photo_cameraComisario de la Policía Nacional.

Los opositores de la Policía Nacional podrán utilizar relojes para controlar el tiempo en los exámenes escritos. La Dirección General ha decidido atender las peticiones de distintos sindicatos, que se hicieron eco de las protestas de algunos aspirantes al ingreso o al ascenso que lamentaban no poder controlar el tiempo en las pruebas.

Confidencial Digital ha podido consultar un documento enviado por la División de Formación y Perfeccionamiento de la Dirección General de Policía a todas las dependencias del cuerpo, sobre el asunto “Uso de relojes en procesos selectivos”.

A través de la Comisión de Personal y Proyectos Normativos del Consejo de Policía, han ido llegando propuestas para regular el uso de relojes en los proceso selectivos de promoción interna, es decir, las oposiciones para ascender dentro del cuerpo.

La División de Formación y Perfeccionamiento ha analizado todas esas propuestas “con el fin de establecer el modo más correcto de su utilización, así como los modelos a ser autorizados, habida cuenta que la actual tecnología pudiera ser usada indebidamente durante los procesos”.

El motivo: se podría copiar con algunos relojes

Ese fue el motivo que llevó a la Policía Nacional a vetar los relojes. Se quería evitar que algunos opositores entraran a los exámenes con relojes inteligentes, los llamados smartwatch, que permiten almacenar y consultar información y datos, en algunos casos incluso acceder a Internet, con lo que parece un simple reloj de pulsera. Eso facilitaría usarlos como chuletas en los exámenes, algo que quería evitar la Policía.

Pero la prohibición total suscitó quejas, por policías y opositores que lamentaron que al quedarse sin relojes, no podían controlar el tiempo del examen, y así ir viendo cuánto les quedaba para acabar, cuánto estaban invirtiendo en responder cada pregunta...

La solución: relojes convencionales

Esas protestas y peticiones han surtido efecto: la División de Formación y Perfeccionamiento de la Dirección General de Policía ha considerado “que se pueden arbitrar procedimientos para facilitar el control del tiempo de examen por parte de los funcionarios policiales durante la realización de pruebas de ascenso por promoción interna”.

De ahí que haya decidido regular este asunto con tres instrucciones. En primer lugar, autoriza “el uso de relojes analógicos o digitales convencionales, que tengan exclusivamente la función de medición de tiempo, en los procesos selectivos de ascenso en la Policía Nacional, que con ocasión de convocatoria pública se celebren”.

El permiso para usar relojes convencionales viene acompañado de otra orden: “Todos los demás elementos que pudieran ser susceptibles de realizar dicha tarea, como teléfonos móviles, tabletas, ordenadores, smartwatch tanto de apariencia analógica como digital, no serán permitidos”.

De hecho, “su uso durante las pruebas, sin autorización del Tribunal, implicará la anulación de las actuaciones”.

Como última precisión, la Policía establece que aquellos que entren al examen con un reloj convencional tendrán que colocarlo en la mesa del examen, junto a su documento de identificación, y “los miembros del tribunal o personal colaborador podrán en cualquier momento del desarrollo de las pruebas comprobar que se cumplen los requisitos recogidos en la presencia resolución”, es decir, que es un reloj convencional y no un reloj inteligente con el que se pueden consultar ‘chuletas’.

Prohibición y reconsideración

La decisión de vetar los relojes se introdujo en 2016. Tres años después, el sindicato Confederación Española de Policía (CEP) dirigió un escrito de petición para que se arbitraran fórmulas que permitieran el uso de relojes sin que hubiera posibilidad de copiar con ellos.

La División de Formación y Perfeccionamiento se negó a ello, tal y como se contó en estas páginas en octubre de 2019.

Sin embargo, en febrero de 2020 desde el Sindicato Profesional de Policía (SPP) revelaron que los mandos de esa división ya estaban valorando cómo volver a permitir que los opositores pudieran controlar el tiempo.

Se plantearon dos opciones. Una sería proyectar un reloj o cronómetro en las pantallas electrónicas que existen en las aulas de formación de los centros docentes, como alternativa a la compra de 400 relojes grandes de pared, que se había descartado.

La segunda opción era precisamente la que se ha terminado adoptando: permitir entrar con relojes pero sólo analógicos. Meses antes, la División de Formación también había rechazado esa opción, por la dificultad de revisar uno por uno los relojes de quienes entran a hacer el examen, para comprobar que son simplemente relojes y no dispositivos con capacidad de almacenamiento de datos o con acceso a Internet.

Comentarios
Somos ECD
Queremos escucharte y queremos que nos ayudes