Seguridad

La Policía refuerza discretamente la presencia de antidisturbios en Cataluña

Después del incidente con la bandera en el Palau de la Generalitat y la “invasión” del Parc de la Ciutadella, fueron enviados dos grupos de la Unidad Central de Intervención (UCI) y otro más este martes

Policías nacionales protegen la estación de Sants, en Barcelona (Foto: @Arran_jovent).
photo_cameraPolicías nacionales protegen la estación de Sants, en Barcelona (Foto: @Arran_jovent).

Más antidisturbios de la Policía Nacional en Cataluña. El cuerpo había desmontado a finales de diciembre el ‘Operativo Ícaro’ que puso en marcha en octubre, pero en los últimos días ha decidido enviar de Madrid a Barcelona casi 150 agentes más.

Así lo explican a Confidencial Digital fuentes internas de la Policía Nacional. El primer traslado tuvo lugar este sábado 4 de enero. Ese día salieron de su base en el barrio madrileño de Moratalaz dos grupos (cada uno de casi 50 efectivos) de la Unidad Central de Intervención (UCI), con destino a Barcelona.

Para este martes 7 de enero estaba previsto el envío de otro grupo de la UCI, que es una unidad central que complementa a las Unidades de Intervención Policíal (UIP) con base en distintos puntos de España, y que en la práctica es otra UIP más.

De esta forma, los tres grupos de la UCI se suman a la presencia que ya había en Cataluña hasta el momento. Durante el ‘Operativo Ícaro’, que se inició a mediados de octubre por la reacción independentista a la sentencia del 1-O, la Policía Nacional trasladó a Cataluña dos decenas de grupos operativos de antidisturbios, desde distintos lugares del resto de España, para tener una presencia reforzada ante posibles altercados callejeros.

Los agentes tuvieron que intervenir junto a los Mossos d’Esquadra en cortes de carretera, destrozos en el mobiliario urbano, quema de contenedores y barricadas, la ocupación de instalaciones del Aeropuerto Josep Tarradellas-El Prat... intervenciones que se saldaron con decenas de agentes (policías nacionales y mossos) heridos por la virulencia de los ataques de independentistas y antisistema radicales y violentos.

Una vez que se fue normalizando la situación y decayó la movilización independentista, así como los incidentes, la Policía fue retirando efectivos y en torno al 20 de diciembre puso fin al ‘Operativo Ícaro’.

Se mantuvo el refuerzo habitual, de dos grupos de fuera de Cataluña rotatorios, de apoyo a los dos grupos que como tal tiene la IIª UIP, la que tiene sede fija en Barcelona.

Así que a los cuatro que se han mantenido desde el 20 de diciembre, se suman ahora tres grupos más de antidisturbios de la Policía Nacional.

Las fuentes consultadas por ECD señalan que el envío de tres grupos de la Unidad Central de Intervención (UCI) no estaba previsto, y se tomó con cierta urgencia este sábado.

El viernes 3 se había producido la manifestación en la plaza de Sant Jaume contra la inhabilitación de Quim Torra que tuvo el gesto significativo del arriado de la bandera de España, para exaltación de los independentistas allí congregados, aunque volvió a ser izado 15 minutos después.

El mismo sábado 4 hubo otra manifestación ante la Jefatura Superior de Policía de Cataluña, en Vía Layetana, y por la tarde varios miles de personas se acercaron al pleno extraordinario del Parlament que ratificó a Torra frente a la inhabilitación.

Esta última concentración reventó los cierres del portón de entrada al Parc de la Ciutadella, que habían colocado los Mossos, y desbordó así el cordón de seguridad hasta acercarse al edificio del Parlament de Cataluña.

Esta suma de movilizaciones habrían llevado a los mandos de las UIP a decidir reforzar la presencia en Cataluña, concretamente en Barcelona, con más agentes enviados desde Madrid, que tuvieron que salir (en el caso de dos grupos) sin apenas antelación desde que conocieron el aviso.

En principio, estos agentes suelen permanecer unos 15 días en Cataluña, para ser relevados cada dos semanas por compañeros de otros grupos de las UIP.

Comentarios
Somos ECD
Periodismo libre, valiente, independiente, indispensable