Seguridad

Dos policías nacionales serán juzgados por presunto hurto a un conductor en un control

Detuvieron a un cliente habitual del Casino de Madrid, y en el traslado a comisaría por circular bajo los efectos del alcohol, desaparecieron 10.700 euros

policia77
photo_camera Coche de policía

Dos y media de la madrugada, Gran Vía de Madrid. Una patrulla de dos agentes de la Policía Nacional da el alto a un coche que, a su juicio, conduce a gran velocidad y de forma irregular. Los policías nacionales llaman a la Policía Municipal de Madrid, que realizan al conductor una prueba de alcoholemia que da positivo: 0,54 mg por litro de sangre.

Mientras tanto, los dos policías nacionales registran e intervienen los efectos personales del conductor: entre ellos, un pequeño bolso en el que el conductor asegura llevar 15.000 euros, con los que iba a jugar en la Casino de Madrid, en la misma Gran Vía.

Los policías nacionales conducen en su coche patrulla a ese hombre hasta las dependencias de la Policía Municipal de Madrid en la calle del Plomo, donde ingresa en el calabozo como presunto autor de un delito de conducción bajo la influencia de bebidas alcohólicas.

El problema surge cuando el policía municipal hace inventario de los efectos personales del detenido y cuenta 4.283,41 euros en efectivo; es decir, 10.716,79 euros menos que los 15.000 que el conductor detenido cuando se dirigía al Casino de Madrid llevaba en su bolso antes de que los policías nacionales le dieran el alto.

Un cliente habitual del Casino de Madrid

Todo ocurrió la noche del 3 de noviembre de 2016, y la descripción de hechos se incluye en el auto con el que la juez del Juzgado de Instrucción número 7 de Madrid da continuidad a los trámites del procedimiento abreviado que contempla la Ley de Enjuiciamiento Criminal.

Con ese auto, por tanto, acabó la instrucción sobre este caso, que ya sólo queda pendiente del juicio oral en el que tendrán que comparecer como acusados de un delito de hurto los dos policías nacionales que detuvieron al conductor mencionado.

Durante la instrucción prestaron declaración ante la juez testigos como el jefe de los vigilantes de seguridad del Casino de Madrid y el subdirector del mismo establecimiento, que aseguraron que el jugador detenido en ese control por la Policía Nacional era un cliente habitual y que solía acudir a jugar con entre 10.000 y 30.000 euros.

Esos testimonios sustentarían lo declarado por el denunciante de que se dirigía al Casino esa noche con 15.000 euros, y no con los 4.283,41 que le quedaban en el bolso cuando la Policía Municipal hizo recuento de sus pertenencias en comisaría.

El conductor, al ver que le faltaba tanto dinero, denunció la desaparición de más de 10.000 euros, y acusó de ello a los dos policías nacionales que le habían detenido. Apuntó que sobre todo uno de los policías nacionales mantuvo una actitud sospechosa en las dependencias de la Policía Municipal de Madrid, algo que incluso llamó la atención de un policía municipal.

 

De acuerdo con la acusación, ese policía nacional “cuando se encontraban en dependencias municipales entró y salió varias veces con el bolso sin motivo aparente, que vio cómo trasteaba las pertenencias del detenido que estaban encima de la mesa, incluso que cogió fichas del casino saliendo fuera con ellas y volviendo a entrar, sin saber si devolvió todas, y que dicho agente se fue antes de terminar la entrega del detenido”.

Hurto “abusando de sus circunstancias personales”

Tras quedar en libertad por su detención, el conductor detenido presentó una denuncia por “indicios de la comisión de un delito de hurto agravado del art. 231.1.6º CP (con abuso de las circunstancias personales de los autores -agentes policiales- y aprovechando la detención del denunciante) por parte de los agentes PN denunciados nº 121638 y 126552”.

Ese agravante del hurto “abusando de sus circunstancias personales” del conductor detenido  elevaría las penas por este delito a entre uno y tres años de prisión.

El conductor entiende que los policías se aprovecharon de su situación por estar detenido, y se concertaron para quitarle gran parte del dinero que llevaba en el bolso gracias a que se lo habían intervenido.

La acusación pide para cada uno de estos dos agentes de la Policía Nacional una pena de tres años de prisión, inhabilitación especial para el ejercicio como policía durante un periodo de tres años, derecho de sufragio pasivo durante el tiempo de condena y privación del derecho a la tenencia y porte de armas durante tres años años.

También reclama que los policías nacionales le indemnicen con los 10.716,79 euros que según su testimonio los dos agentes le sustrajeron del bolso en algún momento de su detención, entre la Gran Vía de Madrid y la comisaría de Policía Municipal de la calle del Plomo.

Ahora tiene que ser la Audiencia Provincial de Madrid quien abra juicio oral sobre este caso, en el que se sentarán en el banquillo de los acusados dos policías nacionales de la capital por un presunto delito de hurto a este conductor detenido en un control de alcoholemia.

El juez ha exigido a los acusados la prestación de una fianza por el importe supuestamente sustraído, esos 10.716,79 euros.

El PIB sube un 0,2% en el primer trimestre, una décima menos de lo esperado

Comentarios
Somos ECD
Queremos escucharte y queremos que nos ayudes