Seguridad

Policías de poblaciones pequeñas alquilan drones para vigilar el confinamiento

Los aparatos van equipados con altavoces para advertir a los vecinos que están incumpliendo las normas

Imagen tomada desde un dron en Torrelodones.
photo_cameraImagen tomada desde un dron en Torrelodones.

“Les habla la Policía Municipal. Se recomienda que eviten salir a la vía pública, solamente cuando sea necesario. Permanezcan dentro de su domicilio”. Los viandantes que pasaban por el Puente de Toledo sobre el río Manzanares, en Madrid, vieron con sorpresa que este mensaje sonoro salía de un dron que sobrevolaba la zona de Madrid Río el primer día del estado de alarma, el 14 de marzo.

 

La Policía Municipal de la capital de España desplegó en los primeros días de confinamiento este tipo de aparatos. Incluso el alcalde, José Luis Martínez-Almeida, acompañó a la sección de drones de su policía, para comprobar cómo vigila y controla desde el aire las zonas menos accesibles de Madrid.

 

Los drones se han convertido en un elemento clave de algunos cuerpos de seguridad en estas semanas de estado de alarma. También la Policía Local de Valencia anunció que los utilizaría para mantener la seguridad ciudadana y comprobar que se cumple el confinamiento tanto en el casco urbano como en la zona arbolada de La Devesa del Saler.

La Guardia Civil, por su parte, descubrió a varias personas congregadas en una plaza de un pueblo de Navarra con este método.

 

Si bien algunos cuerpos de policía local ya contaban desde hace tiempo con este tipo de vehículos aéreos tripulados a distancia, otros, sobre todo no en capitales sino en municipios más pequeños, no tenían esos medios cuando llegó la epidemia de coronavirus y la orden de confinar a la población en sus domicilios.

Confidencial Digital ha podido saber que empresas especializadas en suministrar drones, así como que su manejo y en adiestrar al personal que lo utiliza, están notando un aumento del interés de policías locales de distintos puntos de España por utilizar esta tecnología para sus tareas de vigilancia del confinamiento.

Peticiones de policías locales

Así lo apuntan desde UMILES, un holding de empresas especializadas en aeronaves no tripuladas, fundado en Madrid en 2016, y que a través de la división “Global Solutions” presta servicios de rescate, vigilancia de playas, prevención y control de incendios, así como de seguridad pública ( control de masas, apoyo a unidades especiales de élite, tráfico y científicas) con distintos cuerpos como la Policía Nacional, la Guardia Civil, la Ertzaintza, los Mossos d’Esquadra, el 112, así como con unidades militares del Ejército de Tierra y la UME.

En esta compañía especializada están recibiendo en estas semanas un buen número de peticiones, de distintos cuerpos de seguridad y emergencias que buscan contratar sus servicios durante el estado de alarma por el coronavirus.

La principal función para los que son requeridos es la vigilancia, para con drones detectar a personas que se saltan el confinamiento sin justificación. Pero también estos aparatos también pueden ser utilizados, por ejemplo, para realizar desinfecciones de determinados puntos muy elevados o de difícil acceso. La UME, por ejemplo, trabaja en esta dirección con otras empresas.

Esta situación de emergencia sanitaria y confinamiento de la población en sus domicilios ha llevado a policías locales de municipios medianos y pequeños a recurrir a empresas como UMILES, para durante un tiempo poder utilizar drones de vigilancia.

Así despliegan los drones

En las últimas semanas, UMILES ha iniciado la colaboración con policías locales como las de los municipios madrileños de Boadilla del Monte (51.000 habitantes, 25 kilómetros al oeste del centro de la ciudad de Madrid) y Torrelodones (23.000 habitantes, 32 kilómetros al noroeste de Madrid).

En estos y en otros municipios, la operativa es la misma. Un equipo de la empresa, incluido el “piloto”, acompañan a una patrulla de la policía local, que es la que indica qué lugares le interesa controlar desde el aire.

_MG_9363_MG_9378_MG_9354_MG_9358

Como norma general, UMILES despliega los drones en estos operativos de vigilancia en el perímetro exterior de los cascos urbanos. Así evitan cualquier percance que pudiera suceder (choques, caídas), y aseguran que desde las afueras el dron es capaz de cubrir una zona amplia de la población, situándolo a cierta altura.

“A unos 80 metros de altura [el máximo permitido es de 120 metros] puede vigilar hasta dos kilómetros a la redonda”, explican desde esta empresa de drones. El dron tiene una autonomía de unos 20-30 minutos, y se puede alejar unos 500 metros desde el punto donde está el operador que lo maneja.

De esta forma, desplegando el dron en cuatro o cinco puntos, se puede vigilar prácticamente todas las zonas de interés del municipio.

UnknownUnknown-1

Vigilancia en zonas boscosas

Además de vigilar las calles del municipio, estos operativos con drones sirven sobre todo a las policías locales para controlar las afueras, las zonas boscosas y caminos rurales.

Unknown-2 - copia

En estas páginas ya se contó que en distintos puntos de España, la Policía Nacional había detectado personas que aprovechaban las horas de la noche para salir a correr o pasear, principalmente por las afueras de ciudades y pueblos. De ahí que se hubiera decidido reforzar las patrullas para disuadir a estas personas que se saltan el confinamiento.

En Torrelodones y Boadilla del Monte, por ejemplo, existe una amplia zona boscosa en sus alrededores. La Policía Local aumentó la vigilancia en esa zona, y ha estado patrullando con la ayuda de los aparatos de UMILES, que han permitido detectar a personas que se encontraban allí.

DSC_3437DSC_3434

Cámaras, zoom, altavoces...

Las misiones con drones son diversas en estas fechas, en el marco del despliegue con policías locales. En unos casos, el objetivo simplemente es controlar que no hay personas saltándose el confinamiento, por lo que no se requiere un zoom especial, sino una cámara que permita distinguir personas. Si se detectara de esta forma personas, los agentes se desplazarían a ese punto a darles el alto.

También es posible utilizar cámaras con zoom, para que la policía local identifique a las personas que están incumpliendo el decreto de estado de alarma. En esos casos, son los agentes los que reciben las imágenes en tierra, mientras que el operador sigue sus instrucciones para moverse en la dirección que ellos indiquen.

“Lo habitual es no identificar, sino detectar la presencia e informar a los agentes, que son los que deciden intervenir”, explican desde UMILES.

Los drones utilizados para estas funciones permiten opciones distintas en cuanto al equipamiento o “cargas de pago” con los que despegan del suelo. “Van equipados con cámaras de alta definición, con o sin zoom. También se les puede instalar una cámara termográfica”, apuntan desde esta empresa, para las misiones, también habituales, de vigilancia nocturna o en horas con menos luz del sol. Esas cámaras detectan el calor de cuerpo humano, por lo que son muy útil también para encontrar personas en zonas con mucha vegetación, por ejemplo.

VID_20200325_195642_00_004_2020-03-25_21-16-19_screenshotVID_20200325_195642_00_004_2020-03-27_12-01-45_screenshotVID_20200325_195642_00_004_2020-03-27_12-05-24_screenshot

Otra opción que se está utilizando en estas fechas por las policías locales que requieren el servicio de estos drones es la sonora. Como hizo la Policía Municipal de Madrid en el ejemplo mencionado más arriba, están incluyendo un altavoz con dos funciones.

Por un lado, puede emitir un mensaje grabado, que se vaya repitiendo periódicamente; por otro, permite que un policía, desde su coche patrulla lance un mensaje concreto, por ejemplo si en una misión de vigilancia se detecta a personas incumpliendo el confinamiento, para instarles a que vuelvan a sus casas. 

En Boadilla del Monte, por ejemplo, se han utilizado también drones para grabar durante el aplauso de las 20:00, cuando la Policía Local quiso difundir por las calles un mensaje de ánimo a los vecinos.

Efecto disuasorio

De una forma u otra, uno de los principales efectos del despliegue de estos drones es la disuasión. Si vuela a unos 30-40 metros de altura, el zumbido de sus rotores se escucha en la superficie a unos 400-500 metros a la redonda. Si ya vuela más alto, en torno a los 60-80 metros, pasa más desapercibido.

Un aparato de este tipo pesa unos 10 kilos, y cuenta con ocho motores situados en cuatro brazos, por lo que también es visible si no vuela muy alto. Todo ello contribuye a que allí donde es desplegado, aumenta notablemente la sensación de vigilancia y, por tanto, disuade a quien pudiera estar tratando de saltarse el confinamiento.

Unidad Remota de Emergencias

En estas semanas de estado de alarma, UMILES está interviniendo en distintos municipios donde sus policías locales requieren sus servicios. Se trata, en principio, de servicios temporales, que se adaptan a las peticiones de cada cuerpo.

Además, esta empresa cuenta con un grupo, denominado Unidad Remota de Emergencias, que tiene vehículos propios con los que puede trasladar a un equipo de operadores con los drones que se les requiera, a cualquier punto de la Península en cinco horas. Está preparado para responder a cualquier petición urgente que pueda llegar, también ahora durante el estado de alarma.

Las exigencias legales

Junto al personal y a la tecnología, otro elemento a tener en cuenta en las intervenciones con drones que están “alquilando” las policías locales es el legal. Utilizar aeronaves tripuladas a distancia requiere unos permisos, y más si además se va a hacer para vigilar con cámaras a los ciudadanos desde el aire.

En primer lugar, los operadores han de estar certificados por la Agencia Española de Seguridad Aérea (AESA), según establece el Real Decreto 1036/2017, de 15 de diciembre, por el que se regula la utilización civil de las aeronaves pilotadas por control remoto, y se modifican el Real Decreto 552/2014, de 27 de junio, por el que se desarrolla el Reglamento del aire y disposiciones operativas comunes para los servicios y procedimientos de navegación aérea y el Real Decreto 57/2002, de 18 de enero, por el que se aprueba el Reglamento de Circulación Aérea.

Desde UMILES explican que tanto ellos como compañía, como sus pilotos, cuentan con los permisos de la AESA necesarios para volar drones.

Por otro lado, como en estas misiones el objetivo es grabar con cámaras a ciudadanos, la normativa de protección de datos exige nuevos permisos. En este caso hay que solicitarlos a la Delegación del Gobierno de la comunidad autónoma donde se realice el vuelo.

Todos estos trámites se están acelerando en estos tiempos, para facilitar que las policías locales que lo requieren contraten los servicios temporales de empresas de drones, para reforzar desde el aire la vigilancia del confinamiento.

El ejemplo de China, Corea y Japón

Mientras el uso de drones se extiende poco a poco en España coincidiendo con la emergencia sanitaria por el coronavirus, en otros países estos recursos han sido más utilizados. En UMILES destacan que “más de 50 poblaciones en 18 provincias de China han utilizado drones para radiodifusión y supervisión de áreas publicas”.

Además, “en febrero, los drones fueron utilizados para desinfectar 200 millones de metros cuadrados en mas de 3000 comunidades, con un tiempo de operación aproximado de 4.000 horas”.

Por su lado, Corea del Sur y Japón utilizan estos sistemas no tripulados para contener la epidemia y controlar a la población con el fin de evitar nuevos contagios y situaciones de alarma.

Comentarios
Somos ECD
¿Quieres formar parte de ECD?