Seguridad

Los policías reaccionan a la polémica sobre el uso del arma: “Prefiero que me visiten en la cárcel que en el cementerio”

Las palabras de un mando extremeño han provocado comentarios entre agentes de distintos cuerpos, días después de que la Guardia Urbana de Barcelona neutralizase a tiros a un indigente con un cuchillo

Un policía nacional con mascarilla.
photo_camera Un policía nacional con mascarilla.

¿En qué circunstancias puede un policía sacar la pistola y disparar a una persona? ¿Debe esperar a ser agredido? El debate se ha reabierto recientemente a raíz del incidente del sábado 21 de noviembre, cuando agentes de la Guardia Urbana de Barcelona dispararon hiriendo a un hombre que les amenazaba a ellos y a los transeúntes con un cuchillo.

Hubo quien consideró la respuesta policial “desproporcionada”, pero numerosos agentes de distintos cuerpos de seguridad salieron a apoyar al guardia urbano, por haber protegido su seguridad, la de sus compañeros y la de los transeúntes tomando la decisión que consideró en ese momento correcta.

Confidencial Digital ha podido saber que el debate se intensificó días después, a raíz de otra polémica. Esta se ha conocido menos, sólo ha circulado entre policías nacionales, guardias civiles, mossos d’Esquadra y sobre todo policías locales de distintos puntos de España.

El origen de esta polémica es un vídeo del Canal Extremadura. Un reportero del programa ‘A esa hora’ acudió a las instalaciones de la Policía Local de Plasencia, un municipio de unos 40.000 habitantes en la provincia de Cáceres.

 

El reportero mostró una especie de bastón corto de madera, un recuero turístico, que la policía local le había requisado a un conductor en su coche. Además ser un objeto prohibido, el propietario se puso violento e intentó agredir con esa porra de madera a los agentes.

Para conocer los protocolos policiales, el periodista le preguntó al intendente de la Policía Local de Plasencia cómo debería reaccionar un agente si una persona le ataca con un objeto así.

“No puedo usar la defensa para agredir”

“Tenemos que emplear la fuerza mínima indispensable para reducir a la persona”, comenzó explicando el intendente, que señaló a continuación “yo no puedo sacar la pistola y pegarle dos tiros”.

En todo momento subrayó que el policía debería utilizar unos medios proporcionales a la agresión. Por ejemplo, en ese caso podría sacar y desplegar la defensa extensible, que a su juicio ya simplemente con el sonido que hacer al extenderse supone un elemento de disuasión.

Advertisement

El vídeo del día

ATA cree que prórroga de cese de actividad “mejora protección de autónomos”.

Pero no la debo usar [la defensa extensible] para agredir, lo debo usar para repeler”, y explicaba cómo cruzaría su defensa extensible para bloquear la porra.

En ese momento la presentadora pidió al reportero que preguntara al intendente por cómo actúan los agentes ante personas que esgrimen armas de fuego, como había sucedido en Villanueva de la Serena recientemente, y si utilizan su arma de dotación.

“Eso es complicadísimo”, resumió el intendente, que se lanzó a una larga explicación partiendo de que “en una intervención, quien más arriesga siempre es el policía”.

“Te tienen que haber disparado previamente”

Ahí fue cuando el mando policial expresó las opiniones que más polvareda han levantado entre agentes de otros cuerpos. “Yo lo tengo muy claro: [para] usar el arma de fuego en nuestro país por un agente de la autoridad, te tienen que haber disparado previamente, casi con toda seguridad a ti”.

El intendente de Plasencia incidió en esta idea: “Si a mi me disparan, yo puedo disparar. Pero un policía que dispare de primeras, es casi imposible”.

Su argumento era que los agentes deben usar “la misma proporción de fuerza para repeler la agresión”, y que el uso de armas de fuego por los policías “es un tema muy muy delicado”, insistía una y otra vez.

El reportero intervino para apuntar que en el incidente en Villanueva de la Serena había peligrado la integridad física de los agentes. Ni aún así el intendente de Plasencia lo veía claro: “Ya, pero para usar el arma de fuego tiene que peligrar la integridad física realmente notoria, importante”.

Por ejemplo, “te pueden haber agredido, te pueden haber pinchado con un cuchillo, pero si el delincuente huye tú ya no le puedes disparar, es que no le puedes disparar, porque le puedes causar la muerte”.

Sobre el caso reciente en Barcelona, destacó que el policía que disparó “ha tenido suerte porque le ha dado un disparo en la pierna, menos mal” al hombre que estaba amenazando con un cuchillo.

Muy destacada fue otra de sus declaraciones: “Yo, por ejemplo, no me gustaría llevar arma de fuego. Prefiero que me toque lo que me toque, porque evidentemente el uso del arma de fuego por un policía es un tema muy muy delicado”.

Estupor y críticas de policías

ECD ha podido recoger opiniones y testimonios expresados, como se ha indicado, por agentes de distintas policías municipales y locales, de la Policía Nacional, de la Guardia Civil, de cuerpos autonómicos como los Mossos d’Esquadra... que en la mayoría de los casos critica con dureza las palabras del intendente de la Policía Local de Plasencia.

El mensaje de muchos de ellos, aplicado a lo que viven en la calle y cómo actuarían en casos así, se resume en una idea que suele circular en polémicas así entre agentes de las Fuerzas de Seguridad: “Prefiero que mi familia me visite en la cárcel que en el cementerio”.

Es decir, son conscientes de que la legislación y los jueces pueden perseguir -a su juicio- de forma excesiva el uso del arma por parte de los policías, pese a que pueda estar justificado de alguna forma. Pero aún así, muchos de quienes se han posicionado consideran que actuarían de forma correcta disparando si hiciera falta, para protegerse a ellos, para proteger a sus compañeros y para proteger a los ciudadanos.

De hecho, alguno recordó el caso de Juan Cadenas, un policía local de Puerto Serrano (Cádiz) que en entrevistas asegura que no deja de lamentar no haber disparado en un incidente en el que un hombre le atacó con un cristal, clavándoselo en un ojo y rajándole el cuello. El agente sobrevivió de milagro, pero perdió un ojo.

“Dejará morir a sus compañeros”

“Uno que no ha salido a la calle en su puta vida”: comentarios así han sido los más habituales ante el vídeo del intendente de Plasencia. “Que diga que prefiere no portar armas y aguantar lo que le tenga que venir, denota que no ha pisado calle y que solo lleva uniforme. Pero no es policía”, fue otra crítica.

Alguno interpretaba sus palabras precisamente como un lamento de que las leyes y los jueces no protegen a los policías: “Creo que está haciendo una crítica a la indefensión policial debido a que la ley no nos ampara”.

Sin embargo, la mayoría atacaba con dureza al intendente de policía local, asegurando que es muy fácil teorizar sobre el uso del arma de fuego si eres un mando que no patrulla las calles, sino que se limita a dirigir desde un despacho.

“Mi más sentido pésame a los compañeros de Plasencia por tener semejante inculto de jefe, ánimos compañeros”, “menudo personaje, y todo esto en alerta 4 anti terrorista y con las declaraciones recientes de los agentes de Cambrils y Subirats, ¿qué hubiera pasado si no llevarán arma de fuego en el paseo marítimo de Cambrils?”, señaló otro, recordando lo sucedido en los ataques yihadistas de agosto de 2017 en Cataluña.

Un policía local, tirador olímpico y autor de libros y artículos sobre el uso de armas de fuego por los policías en la calle no ahorró calificativos.

“Qué asco y cuánta vergüenza me ha dado oír al intendente de la Policía Local de una ciudad extremeña decir esto en televisión […] Quien reconoce que no está dispuesto a defenderse, está reconociendo tácitamente que dejará morir a sus compañeros y a los ciudadanos. Llamarle miserable es quedarse muy corto”.

Muy detallada fue también la crítica de la Asociación Policía S.XXI, cuyo coordinador general, por cierto, compareció hace un par de años en una comisión del Congreso de los Diputados para el estudio de un nuevo modelo policial, donde explicó la realidad de qué supone tener que disparar a una persona que supone una amenaza en la calle.

Desde la Asociación Policía S.XXI señalaron que el intendente de la Policía Local de Plascencia “es el mayor peligro público que hay en su ciudad. Analfabeto en ciencia policial. No sabe nada sobre el uso de la fuerza en el combate policial”.

A su juicio, “cuando dice ‘yo prefiero que me toque lo que me toque antes de disparar’ se refiere a que le toque a sus policías, porque él en el despacho jamás vivirá una situación así. Además pone en riesgo la seguridad jurídica de los agentes en un juzgado cuando tengan que ir a defender una actuación en la que corrió peligro su vida con ese mensaje”.

Comentarios
Somos ECD
Periodismo libre, valiente, independiente, indispensable