Seguridad

Prisiones forma a directores de seguridad de las cárceles para prevenir la radicalización yihadista de los presos

Está creciendo la población reclusa relacionada con fenómenos extremistas de corte político, social, religioso o ideológico, lo que supone “una grave amenaza” para la sociedad

Centro penitenciario de Picassent (Valencia)
photo_camera Centro penitenciario de Picassent (Valencia)

Las cárceles de toda Europa se han convertido en uno de los posibles focos de extensión del yihadismo. El fenómeno de musulmanes delincuentes comunes que son adoctrinados en prisión y ‘se convierten’ a la Yihad lleva tiempo preocupando a los servicios antiterroristas.

En ese contexto, Confidencial Digital ha podido comprobar que Instituciones Penitenciarias está organizando un curso para que funcionarios de prisiones se formen en “Prevención de la radicalización en el marco de la Unión Europea”.

El curso lo convoca el Área de Formación de la Subdirección General de Recursos Humanos, de la Secretaría General de Instituciones Penitenciarias, y va dirigido a un sector muy concreto de los funcionarios de prisiones.

“Atendiendo al criterio de adecuación de población reclusa y objeto de la acción formativa se dirige a los/as Directores/as, Subdirectores/as de Seguridad y Jefes de los Servicios de Información y Control Operativo de los Establecimientos Penitenciarios que no hayan realizado este curso anteriormente”, se indica en la convocatoria del curso.

Es decir, se dará prioridad a los responsables de la seguridad y la información dentro de las cárceles. Fuentes internas de Prisiones explican que el curso va dirigido, más que a los funcionarios de prisiones “de a pie”, a los escalones más altos, los denominados “pata negra”.

Se trata del personal de las cárceles elegidos por los directores para vigilar a los miembros de bandas armadas, o a presos que por alguna condición deben ser controlados de forma especial.

Estos funcionarios forman el “grupo de seguimiento y control”, y vigilan a presos de ETA, yihadistas, miembros de mafias y grupos criminales de delincuencia organizada (por ejemplo, del Este de Europa)...

Cada vez más presos extremistas

En la explicación de por qué se convoca este curso, Instituciones Penitenciarias comienza indicando que “es de sobra conocido que los estados europeos y otros países del mundo se han visto sometidos a una amplia variedad de formas de extremismo violento (político, social, religioso o ideológico) convirtiéndose en una grave amenaza para nuestra seguridad colectiva”.

No llega a citar el yihadismo concretamente, pero es sin duda el fenómeno extremista violento, en este caso de tipo ideológico-religioso, que más preocupa en las cárceles.

Instituciones Penitenciarias señala que “el número de criminales extremistas violentos en prisión resulta bajo, en comparación con la población general que se encuentra en tales condiciones”, pero también advierte que se está observando un “progresivo aumento de la población penitenciaria relacionada con este fenómeno”.

Estos “criminales extremistas violentos” presentan una amenaza para la seguridad de la sociedad, y por ello exigen una atención seria: “Es importante dedicar los recursos y esfuerzos suficientes para tratar este problema de manera efectiva, dado el peligro potencial que representan para la sociedad”.

Es más, “resulta vital la elaboración de protocolos adecuados de detección, evaluación y tratamiento basados en la clasificación de los grupos implicados, que comparten algunas características específicas en comparación con el resto de la población reclusa o de aquella en condiciones de libertad vigilada”.

 

De ahí que sea necesario aumentar la formación y coordinación entre los funcionarios de prisiones para que puedan intervenir en prevención, acción efectiva y a reintegración de estos presos, “con el fin de reducir significativamente los riesgos a largo plazo”.

Qué se estudia en el curso

El curso consta de siete módulos, y se divide en dos bloques. Un bloque va dirigido a jueces y fiscales, figuras también clave para controlar las medidas a adoptar con los internos en los centros penitenciarios que se deslizan hacia ideologías radicales y extremistas.

El otro bloque es el propio del personal de los centros penitenciarios y de los funcionarios que controlan el régimen de libertad vigilada de los presos.

El programa completo del curso trata de temas como los siguientes:

-- Presentación del programa de formación en prevención del radicalismo en prisiones.

-- Concepto de radicalismo violento extremista y la situación en España.

-- Los mecanismos de control y tratamiento en el contexto penitenciario español.

-- Valoración del riesgo y estudio de casos.

-- Las propuestas internacionales

-- Los servicios de libertad vigilada.

-- Tratamiento de los Presos Extranjeros.

El curso se impartirá por Internet, con tutorías docentes de personal experto, y durará un total de 15 horas. Tendrá dos ediciones este año 2021: la primera empieza el 5 de abril, y la segunda el 4 de octubre, y en ambos casos los contenidos estarán disponibles durante cuatro semanas.

Un programa europeo

Se trata de que los funcionarios dedicados a estas tareas en las cárceles mejoren su conocimiento y sensibilización sobre el fenómeno de la radicalización en los centros penitenciarios, “así como dar a conocer las estrategias de prevención y tratamiento existentes, y a la vez explorar nuevas vías de actuación orientadas a la prevención”.

El curso se enmarca en el proyecto UE/CdE HELP “Radicalisation Prevention”, que se organiza en colaboración con el Programa Europeo de Educación en Derechos Humanos para Profesionales Jurídicos en los estados miembros de la Unión Europea (HELP) cuyo objetivo es apoyar a los estados miembros del Consejo de Europa en la implementación del Convenio Europeo de Derechos Humanos.

Los objetivos generales del curso son, entre otros: comprender el complejo concepto de la radicalización en su dimensión dinámica, comprender su naturaleza particular lejos de un concepto jurídico claro, tomar conciencia de las diferentes definiciones existentes y de los enfoques del concepto de radicalización y de las consecuencias de cada uno, conocer los elementos esenciales de la radicalización, comprender los principios generales que determinan la acción contra la radicalización, tomar conciencia de los nuevos desafíos relativos al proceso de radicalización.

También servirá para informar sobre las recomendaciones del Consejo de Europa así como de sus buenas prácticas para la gestión de los centros penitenciarios, estudiar los problemas comunes de los servicios penitenciarios en el trato con personas vinculadas al extremismo violento y a la radicalización, facilitar información sobre buenas prácticas respetuosas con los derechos humanos establecimientos penitenciarios y de libertad vigilada, conocer las modalidades de intervención en los establecimientos penitenciarios, analizar la radicalización en los centros penitenciarios y aprender métodos y señales de identificación y evaluación, así como técnicas de intervención.

Arabia Saudi 1-2 México
                Copa Mundial de la FIFA Catar 2022                

México se queda fuera del Mundial por un gol
Comentarios
Somos ECD
Queremos escucharte y queremos que nos ayudes