Seguridad

Prisiones restablece los horarios pre-covid y provoca el enfado de los funcionarios

Los trabajadores defienden que concentrar las horas en menos días ha tenido efectos positivos con los presos y anuncian movilizaciones

EuropaPress_3518971_marlaska_agradece_magnifica_labor_agrupacion_trafico_guardia_civil_temporal
photo_camera Fernando Grande-Marlaska

Instituciones Penitenciarias ha ordenado volver a la normalidad de los horarios de los trabajadores en prácticamente todas las cárceles españolas, después de un año y medio de modificaciones a causa del Covid-19. Los trabajadores querían un modelo híbrido porque defienden que los cambios de la pandemia han revelado cambios interesantes tanto para la conciliación como con la relación con los presos. La negativa del Ministerio del Interior a negociar este extremo, unida a la larga espera por una ley propia para los funcionarios de prisiones ha colmado el vaso de los sindicatos y anuncian movilizaciones durante el mes de septiembre. 

El secretario general de Instituciones Penitenciarias, Ángel Luis Ortiz, ha enviado este miércoles dos resoluciones a todas las cárceles españolas para volver a la normalidad anterior al Covid con los horarios a partir de mitad de septiembre. 

Cuando comenzó la pandemia se concentraron las horas de los trabajadores en menos días a cambio de más días de libranzas para evitar los desplazamientos a las cárceles. De manera que los que trabajaban en oficina pasaron de ir de lunes a viernes a concentrar en tres días el trabajo y librar otros dos de la semana de forma rotativa, mientras que los que trabajan en la vigilancia llegaron a acumular turnos de hasta 24 horas, pero pasaron de 5 días libres a seis después de cada jornada. 

Esta modificación que los funcionarios acogieron con comprensión en la primera ola del virus acabó resultando muy beneficiosa, en boca de algunos de ellos: “nos evita desplazamientos durante toda la semana, supone un ahorro de costes y de tiempo y, además, se ha comprobado que los incidentes por la noche se han reducido mucho porque el mismo funcionario que alarga el turno consigue saber mejor qué problemas y cómo ha estado ese preso a lo largo del día”. 

Sin embargo, el intento de negociar un modelo híbrido para la vuelta a la normalidad -en el que cada centro escogiera cómo repartirse los turnos- no ha prosperado en el departamento que dirige Fernando Grande-Marlaska. Desde Instituciones Penitenciarias señalan que los horarios anteriores llevan acordados desde hace años y que, igual que sucede en otros muchos trabajos, lo normal es regresar a un estado pre-pandémico. 

Además, defienden, que trabajar en jornadas de 24 horas es una ilegalidad y se apoyan para ello en una Directiva del Parlamento Europeo de 2003 relativa a la ordenación del tiempo del trabajo en el que se especifica que “los períodos largos de trabajo nocturno son perjudiciales para la salud de los trabajadores y pueden poner en peligro su seguridad en el trabajo”. Los trabajadores, por su parte, señalan que esa Directiva tiene excepciones (artículo 17) en las que se especifica el trabajo "para actividades de guardia y vigilancia que exijan una presencia continua con el fin de garantizar la protección de bienes y personas". 

La excepción la conforman los centros penitenciarios de Castellón II (Albocàsser), Sevilla II (Morón de la Frontera) y Madrid VII (Estremera) en los que sí se permitirá prolongar el horario concentrado del Covid-19, pero solo para los trabajadores de oficina. Prisiones lo justifica con la necesidad de reducir los desplazamientos por la lejanía respecto a las capitales de provincias.  

Los sindicatos como Acaip-Ugt no pueden entender por qué desde el Ministerio ni siquiera se ha puesto sobre la mesa la posibilidad de negociar unos nuevos horarios para todas las cárceles. “No cuesta dinero, lo puedes hacer tú [Instituciones Penitenciarias] y no depende de nadie”, exponen. Consideran que los puentes para conversar se han roto: “esto supone una mala fe de negociación”. 

La eterna espera por la Ley de Cuerpos 

Asociaciones como Tu Abandono me puede Matar ya han anunciado movilizaciones para este mes de septiembre y otros sindicatos, aunque todavía no han hecho públicas las fechas, están trabajando en ellos. Sus reivindicaciones principales pasan por los años que llevan esperando una ley propia que regule elementos básicos como su salario. 

El marco normativo de los cuerpos penitenciarios está regulado por una norma preconstitucional de 1970 y el Ministerio del Interior había prometido la aprobación de la Ley de Cuerpos. Los sindicatos llevan esperando desde febrero para conocer su contenido, pero aseguran que todavía no han tenido acceso ni al borrador.

Lolita Flores da detalles del dumpleaños de su nieto y revela a quién se parece

Comentarios
Somos ECD
¿Quieres ser protagonista del Confidencial Digital?