Seguridad

Los saltos a las vallas de Ceuta y Melilla caen un 87% durante el estado de alarma

Entre el 15 de marzo y el 15 de mayo se registraron 126 entradas ilegales, frente a las 1.023 durante el mismo período del año pasado

Valla fronteriza entre Marruecos y Melilla.
photo_cameraValla fronteriza entre Marruecos y Melilla.

La pandemia de coronavirus y su especial incidencia en España no sólo ha frenado en seco el tránsito de visitantes, sobre todo turistas, que llegan legalmente a nuestro país. También las entradas irregulares de inmigrantes se han reducido considerablemente desde que el Gobierno decretó el estado de alarma.

Confidencial Digital ha consultado los últimos informes sobre inmigración irregular que ha publicado el Ministerio del Interior. Estos estudios se publica quincenalmente, y el último se cerró este 15 de mayo, aunque el documento precisa que los datos se recogieron hasta el 14 de mayo en algunos casos.

El análisis de este estudio con los anteriores de este año 2020 y con los correspondientes al mismo período de 2019 permite concluir que una de las mayores caídas en las entradas de inmigrantes sin papeles a España se ha producido en Ceuta y Melilla, tanto por vía marítima (que es más bien reducida) como por vía terrestre.

La vía terrestre en las dos ciudades españoles del norte de África implica las entradas ilegales por los puntos fronterizos con Marruecos, pero sobre todo los saltos a las vallas que separan el territorio español del territorio marroquí.

De 1.023 a 126 personas

Entre el 1 de enero y el 15 de mayo de 2020 llegaron de manera ilegal por vía terrestre a Ceuta y Melilla 1.243 extranjeros. Desde el 1 de enero al 15 de marzo (el día después de que se aprobara el estado de alarma) se registraron 1.117.

Restanto ambas cifras se obtiene 126 personas que entraron de forma irregular por tierra a las dos ciudades autónomas entre el 15 de marzo y el 15 de mayo de este año 2020.

Haciendo los mismos cálculos con los datos de 2019 se ve que fueron 1.023 las personas que entraron ilegalmente a Ceuta y Melilla entre el 15 de marzo y el 15 de mayo, es decir, el mismo período que se analizar ahora por los dos meses de estado de alarma motivado por el coronavirus.

Por tanto, el número de inmigrantes que accedieron a territorio español en estos dos meses saltando las vallas de Ceuta y Melilla, o colándose por los pasos fronterizos, ha caído de 1.023 a 126: eso supone un descenso del 87,68% respecto al mismo período del año anterior.

Hasta que se declaró el estado de alarma, la evolución general de la inmigración ilegal en España era descendiente, pero en Ceuta y Melilla por tierra apenas había caído de 1.124 a 1.117 personas.

El descenso se ha acelerado bruscamente en estos dos meses de estado de alarma; por cierto, un tiempo en el que militares de la Legión y de Regulares han apoyado a la Guardia Civil en el control de las vallas fronterizas con Marruecos en Ceuta y Melilla, del mismo modo que otras unidades de las Fuerzas Armadas han hecho lo mismo en las fronteras peninsulares con Francia y Portugal, en el marco de la “Operación Balmis”.

Comentarios
Somos ECD
Periodismo libre, valiente, independiente, indispensable