Seguridad

Los talibán aprovechan la falta de control de Twitter y multiplican sus cuentas para difundir propaganda

Aparecen deteniendo ladrones, recibiendo felicitaciones de la población y cambiando las chilabas por uniformes militares. Facebook decidió cortar ese contenido

Combatientes talibanes en un pueblo durante la ofensiva de 2021. Foto: Sayed Hasib Maududi, Roshan Noorzai (VOA), Public domain, via Wikimedia Commons.
photo_camera Combatientes talibanes en un pueblo durante la ofensiva de 2021. Foto: Sayed Hasib Maududi, Roshan Noorzai (VOA), Public domain, via Wikimedia Commons.

Las guerras del siglo XXI no se libran sólo con balas. Las escuelas militares y los generales reconocen que la información y la propaganda juegan un papel central en los conflictos bélicos modernos. Los talibán han aprendido la lección y en su segunda conquista de Afganistán están desplegando una habilidad comunicativa de la que carecían en los años 90.

El coronel del Ejército Pedro Baños reconoce a El Confidencial Digital que los talibán de 2021  "son grandes expertos (en la comunicación) y lo están demostrando", emplean las redes sociales para sus mensajes políticos.

"Hay muchos que twittean incluso en inglés, diciendo que hay una propaganda negativa contra ellos por parte de occidente y que ellos no son como se dice", expresa el coronel, y añade que es una "característica propia de la guerra de la información de nuestros días".

Según empezaba la ofensiva final talibán hace diez días, multitud de cuentas en redes sociales apoyaban el avance. Las publicaciones trataban de transmitir seguridad y tranquilidad a los locales y al mundo cuando los insurgentes entraban en las principales ciudades. A la vez que pequeños textos transmitiendo un mensaje conciso, los ciberpropagandistas emplean vídeos e imágenes que recuerdan en su estilo a aquellas empleadas por el Estado Islámico pero adaptados al formato de videos cortos de TikTok.

Facebook decidió poner coto al uso que los talibán daban a sus redes sociales para hacer propaganda. La multinacional norteamericana eliminó todas las publicaciones que estuvieran relacionadas o parecieran hacer propaganda de los insurgentes. Para llevar a término esta purga, la empresa se escudó en una política de no permitir contenidos de grupos violentos en las redes sociales de la compañía. Anteriormente otros islamistas y los paramilitares de Irlanda del Norte vieron su contenido eliminado por la misma norma. 

Discurso libre

Twitter por su parte no ha eliminado las cuentas de los talibán y les permite combatir en el escenario bélico de la opinión pública. Además, desde que los insurgentes declararan de manera unilateral el fin de la guerra de Afganistán han proliferado cuentas que tratan de dar una imagen benévola de los muyahidines. 

No sólo aumentan los afganos que apoyan a los insurgentes. Desde el pasado sábado por la noche, cuando colapsó el gobierno afgano, Twitter se llenó de mensajes de los talibán. Estos se escribían en inglés o en pastún, idioma hablado por el pueblo pastún que es mayoría en  Afganistán. En un principio se les veía recibir ánimos de las poblaciones que "liberaban", y mandar por la red social supuestas órdenes a los insurgentes de dejar en prisión a todos los reos, los del Estado Islámico incluido, cuando asaltaban las prisiones para liberar a sus combatientes

Estos mensajes intentan dar seguridad a la comunidad internacional, que debe reconocer el nuevo régimen islámico, y a los afganos de que el Talibán no apoyará el terrorismo, no cometerá tropelías con la población, no saqueará y no habrá ninguna represalia para los colaboradores con el gobierno depuesto ni con occidente. Incluso, llegaron a asegurar a los españoles que respetarán al personal de la embajada española.

 

La seguridad es un tema del que los muyahidines tratan de sacar rédito. Continuamente los perfiles afines denuncian saqueos por parte de ladrones vestidos como sus hombres y muestran castigos a los que delincuentes cazados, por ejemplo pasear a dos supuestos criminales con una soga al cuello y la cara pintada de negro.

Las tropas de los talibán han sufrido un notable lavado de cara en las redes sociales, y han pasado de posar con las chilabas y gorros pakol, típicos de las zonas pastunes a aparecer con las barbas recortadas, enfundados en uniformes militares y equipados con material bélico moderno. Las tropas del grupo islamista más profesionales, el llamado Badri 313, contrasta con las imágenes de hace 30 años de guerrilleros descalzos armados con rifles que pudieron haber servido en la batalla de Stalingrado.

La comunicación que realizan cuentas afines al movimiento islamista en Twitter trata también de promover, de cara al exterior una imagen muy diferente a la de que dieron en 2001 cuando dinamitaron los Budas de Bamiyan de 1.500 años de antigüedad. A la vez que sus portavoces dan ruedas de prensa en televisión, los afines al grupo en redes sociales informan que, en el país, la mujer podrá trabajar, tal y como el Corán indique; marcando distancias con uno de los puntos más polémicos de su anterior gobierno a finales de los 90, la total sumisión de la mujer.

Información y desinformación

Con todo, los talibán también emplean Twitter para tachar como fake news noticias dadas por sus enemigos. En las pasadas horas, el hijo del fallecido líder de la Alianza del Norte, Ahmad Shah Masud, anunciaba que continuaría la lucha contra el talibán en la provincia de Panshir. Al mismo tiempo, los tuiteros talibán anunciaban que su grupo se había hecho con el control de toda la provincia, por lo que no habría ninguna resistencia allí. 

Los  muyahidines además aprovechan las redes para atacar al presidente huido tras la debacle del Estado afgano, Ashraf Ghani Ahmadzai, al cual acusan de ser un corrupto y de abandonar a su pueblo; y en su caso, parece que no habrá perdón porque aseguran que pagará por sus actos.

La opinión pública se ha convertido en un campo de batalla; y parece que a Twitter no le importa ser un arma de guerra, al contrario que las fake news o el inducir asaltos al Capitolio de Estados Unidos. 

Tom Holland y Mark Wahlberg protagonizan Uncharted

Comentarios
Somos ECD
¿Buscas un medio de información libre, que no se casa con nadie?