Seguridad

La Guardia Civil ha abierto una 'información reservada'

El teniente coronel hijo de Tejero llevaba varios años montando comidas para celebrar el 23-F

Los oficiales de su unidad tuvieron una tensa reunión con él tras la cual decidieron filtrar la noticia de la paella en el cuartel de Valdemoro

Imagen de archivo de Antonio Tejero.
photo_camera Imagen de archivo de Antonio Tejero.

Se llama ‘La Fragua’, y es una especie de chiringuito ubicado en el interior del cuartel de la Guardia Civil en Valdemoro. La pasada semana, este bar saltó a las portadas de los periódicos por haberse celebrado allí una reunión para ‘conmemorar’ el golpe de Estado del 23-F, montada por el teniente coronel Antonio Tejero Díez. Pero no era la primera comida que organizaba para recordar esa fecha.

La noticia de la comida del 18 de febrero en Valdemoro, a la que asistió el teniente coronel golpista junto con otras personas relacionadas con el 23-F, provocó el cese inmediato del teniente coronel Antonio Tejero Díaz como jefe del Grupo de Reserva y Seguridad (GRS) número 1 de la Guardia Civil, con sede en el acuartelamiento. Según publicó El País, entre otras cosas había dado orden de que no se registraran los datos de las personas que entraron al recinto y se reunieron en ‘La Fragua’.

Fuentes de la Guardia Civil han revelado a El Confidencial Digital que el almuerzo del pasado día 18 no era la primera vez que se organizaba. Al contrario, el hijo de Tejero lleva años ‘conmemorando’ el día que su padre entró armado en el Congreso de los Diputados. Hay varios antecedentes de estos encuentros anteriores, a los que asistieron el propio Tejero padre, junto a otros compañeros implicados o relacionados con la intentona golpista.

Varios años 'celebrando' el 23-F

Las mismas fuentes insisten en que Tejero Jr., conocido en las dependencias de Valdemoro como “Tejerín”, ha participado durante varios años en comidas y reuniones para ‘celebrar’ el aniversario del 23-F.

Son almuerzos que se han celebrado siempre en bares y restaurantes privados, no oficiales, y fuera de las instalaciones de la Guardia Civil. La de este año ha sido la primera vez que se han reunido en unas dependencias de la Benemérita.

Agentes del instituto armado recuerdan que locales de Chinchón, Titulcia y Ciempozuelos, localidades próximas a Valdemoro, han sido en los últimos años escenario de estas comidas con motivo del intento de golpe de Estado de 1981.

Se han celebrado a lo largo del mes de febrero, y a ellos también ha acudido, añaden, el teniente coronel Tejero, quien gritó aquel 23 de febrero: “Quieto todo el mundo”.

El polémico bar ‘La Fragua’

El local donde Tejero, padre e hijo, junto al el ex capitán Jesús Muñecas, condenado a cinco años de prisión por el 23-F, y otros mandos de la Guardia Civil degustaron una paella es “un chiringuito ilegal”, según publicó ayer El Mundo.

El vídeo del día

Arrimadas valora la armonización fiscal propuesta por ERC.

Se trata de un bar donde “no hay control económico”, y que hace “competencia desleal al bar del Colegio de Guardias Jóvenes”, este sí oficial.

'La Fragua' está rodeado de varias polémicas. Según explican a ECD fuentes del acuartelamiento de Valdemoro, calculan que en ese chiringuito se han llegado a mover hasta 100.000 euros en los cuatro años que lleva funcionando, contabilizando las bebidas y comidas que allí se han degustado.

Se puso en funcionamiento durante la etapa en la que el entonces coronel Alfredo González Ruiz era jefe de la Agrupación de Reserva y Seguridad (GRS), ubicado en Valdemoro. González Ruiz, ahora al frente de la zona de Castilla-La Mancha, ascendió a general de brigada en abril de 2013 y Antonio Tejero Díaz pasó a mandar la unidad.

Guardias civiles de Valdemoro aseguran a ECD que por esa cantina extraoficial del cuartel han ido pasando varios generales del cuerpo, por invitación del teniente coronel Tejero.

Definen el local como “un antro” y “cutre”. Afirman que ha sido un lugar con “servicio de fiesta y exhibición para amigos”.

Incluso, denuncian que hasta ocho agentes del GRS, que son especialistas en control de masas, han estado dedicados regularmente a mantener en funcionamiento ‘La Fragua’. Este detalle está incluido en la denuncia que ha presentado la Asociación Unificada de la Guardia Civil (AUGC).

La relación de Tejero con su unidad

El día a día del teniente coronel Tejero era “bastante difícil” con algunos de sus subordinados. Los “hombres de negro”, como se conoce en la Guardia Civil a la selectiva unidad de los GRS, son profesionales con un gran sentido del deber, que no soportan excesos ni determinadas actitudes.

Las fuentes a las que ha tenido acceso ECD señalan que, hace dos semanas, se desarrollo una “tensa reunión” del jefe del GRS con los oficiales de la unidad. Añaden que Tejero “arremetió contra varios de ellos” incluso con alguna palabra “amenazante”.

Los oficiales salieron de la sala muy molestos con el teniente coronel, por lo que decidieron tomar una medida: filtrar a los medios de comunicación la celebración del almuerzo en Valdemoro con motivo del 23-F. Incluso, tomaron imágenes del padre de Tejero dentro del recinto, que enviaron a El País.

Algunos agentes veteranos recuerdan el teniente coronel Tejero ya provocó algunas polémicas en el GRS de León, unidad que mandó antes de ser destinado en Valdemoro. Hubo quejas a la dirección general durante esta etapa.

Guardias civiles han escuchado al propio Tejero afirmar en público que “nunca le han dejado mandar”.

[OBJECT]El futuro de Tejero

El futuro del teniente coronel Tejero Díaz en la Guardia Civil es, a día de hoy, una incógnita. Según ha podido saber El Confidencial Digital, la dirección general ha abierto lo que califica de 'una información reservada', para determinar si vulneró el régimen disciplinario del cuerpo.

De momento, desde Guzmán el Bueno están intentando confirmar quién estuvo en la comida, cómo se celebró, qué órdenes se dieron antes y durante…

Tejero Jr. se encuentra en estos momentos sin destino, aunque está previsto que en los próximos días se le adjudique uno nuevo. Mientras, continúa residiendo en la vivienda para oficiales de Valdemoro.

En el consejo de la Guardia Civil celebrado ayer, la AUGC planteó al director general, Arsenio Fernández de Mesa , que protagonizara algún reproche público por la actuación del teniente coronel Tejero. La respuesta del director general fue que no era competencia del consejo.

Comentarios
Somos ECD
¿Quieres formar parte de ECD?