Seguridad

Torra exige al Gobierno armas de guerra para los Mossos

A cambio de su apoyo a los Presupuestos. Se trata de fusiles de asalto G-36 y subfusiles UMP

Agentes de los GEI de los Mossos d'Escuadra.
photo_cameraAgentes de los GEI de los Mossos d'Escuadra.

En plena polémica por la llamada ‘vía eslovena’, la opción predilecta de Quim Torra para hacer efectiva la independencia, el govern catalán va a volver a intentar la compra de armas largas y material de guerra para los Mossos.

No es la primera vez que se produce una demanda de este tipo. En diciembre de 2016 el Gobierno español bloqueó la adquisición de 850 subfusiles, fusiles y rifles de precisión que había solicitado el Govern de la Generalitat para dotar a los cuerpos de lucha antiterrorista de los Mossos.

Veto de Defensa

Pero una compra de este tipo exige el visto bueno del Ministerio del Interior y del de Defensa. La desproporcionada cantidad de armas que incluía el pedido encendió las alarmas del gobierno central, que decidió no dar luz verde a la solicitud. Existía un gran recelo por el posible uso que se le pudiera dar a un arsenal de ese calibre en pleno despliegue del ‘proces’.

El Departamento de Interior catalán solicitó permiso para adquirir concretamente 400 fusiles G-36, los mismos que tienen en dotación las Fuerzas Armadas españolas, así como 300 subfusiles UMP, muy utilizados por cuerpos de intervención policial de toda Europa.

El resto del pedido se componía de unos 150 fusiles de precisión de diversos calibres, granadas aturdidoras tipo ‘flashbang’ y abundante munición para cubrir las necesidades de todas estas armas.

Lo curioso del caso es que algunas de esas armas, explican, “ya han sido compradas por el gobierno catalán”. Están almacenadas en instalaciones de la Guardia Civil, esperando que se apruebe el traspaso y se sellen los albaranes.

Ultimando una nueva petición de armas

Según ha podido saber ECD por fuentes bien situadas, el govern catalán ya está ultimando la documentación necesaria para presentar al Gobierno español el nuevo requerimiento para disponer de más armas largas. Es el paso previo a la autorización para la compra. En este caso, aseguran las voces consultadas, el pedido “es menor que el que se tramitó hace dos años”.

Lo cierto es que la vigilancia por parte del Gobierno español sobre este tipo de compras ha aumentado en los últimos años. Antes, la adquisición de este tipo de armamento no se solía bloquear desde Madrid. Sin embargo, la desconfianza hacia el govern ha ido creciendo hasta alcanzar la situación actual. Hasta ahora este tipo de solicitudes se “deniegan por sistema”.

Una contrapartida por los presupuestos

Por el momento se desconoce cuál será la respuesta oficial del gobierno de Sánchez a esta petición. Pero las fuentes consultadas recuerdan que el visto bueno a la compra de armas largas para los Mossos es “una de las contrapartidas” que pedirá el govern a cambio del apoyo al PSOE en el Congreso.

Especialmente de cara a la aprobación de los Presupuestos Generales del Estado, que permitiría al Ejecutivo de Pedro Sánchez alargar su mandato y el aplazamiento de unas hipotéticas elecciones generales.

Comentarios
Somos ECD
¿Quieres formar parte de ECD?